La pintura mural de la Virgen del Coral de la Iglesia de San Ildefonso de Sevilla es un tesoro del patrimonio artístico de la ciudad.

La Virgen del Coral de Sevilla

Una de las imágenes de la Virgen de pintura mural que se encuentran en la capital hispalense, está en la Iglesia de San Ildefonso: la Virgen del Coral.

Es de la época de la Virgen de la Antigua, en la Catedral de Sevilla, y la Virgen de Rocamador, en la Iglesia de San Lorenzo. Las tres están dotadas de una tradición bien documentada,y gozaron en tiempos pasados de una gran devoción popular.

La Virgen del Coral (como las otras dos) es del tipo de las llamadas ‘Virgen que muestra a su Hijo,que es el camino’ (Hodegetría), de tradición bizantina.

Porta en su brazo derecho al Niño, que lleva a su vez un pajarito en la mano y de su cuello cuelga un cordón con un coral:de este detalle le viene a la imagen la advocación de Virgen del Coral. El fondo de la pintura imita un resplandor de rayos, que dan al conjunto un sentido de luminosidad. El estilo de la imagen se podría situar alfi nal del siglo XIV.

La Virgen del Coral, un tesoro artístico

La devoción a la Virgen del Coral se extendió hasta el siglo XVIII, y se hicieron cantidad de grabados para darla a conocer hasta el siglo XIX. En el siglo XVIII, en que la primitiva iglesia mudéjar amenazaba ruina, se construyó el nuevo templo, y a comienzos del siglo XIX se realizó la traslación del trozo de muro en que estaba la pintura de la Virgen y se colocó en el nuevo testero.

La diferencia de esta imagen de la Virgen con las dos pinturas murales de Sevilla, está en que la Virgen de la Antigua y la de Rocamador llevan al Niño en el brazo izquierdo, y la Virgen del Coral en el derecho. En las tres se da la tipología de origen bizantino, en que la Virgen muestra en el Niño el camino a seguir.

Esta pintura mural de la Virgen del Coral es un tesoro dentro del patrimonio artístico, dada su antigüedad y los pocos ejemplos que perduran de este tipo de pinturas en la diócesis de Sevilla.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>