Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

'Servir a los pobres, promover la justicia. Panorámica histórica del apostolado social de la Compañía de Jesús', libro de Patxi Álvarez de los Mozos.

Un libro que en nuestra Universidad debería ser tenido en cuenta

Su autor es conocido por muchos en la Universidad Loyola Andalucía. Patxi Álvarez de los Mozos estuvo al frente del Secretariado para la Justicia Social y la Ecología de la Compañía de Jesús desde 2010 hasta 2017. Esos años de contacto directo con realidades muy diversas le han sido de gran utilidad para completar el volumen que ahora publica: ‘Servir a los pobres, promover la justicia. Panorámica histórica del apostolado social de la Compañía de Jesús’ (Ediciones Mensajero, Bilbao 2018).

Es un libro que conviene tener presente en nuestro mundo académico porque nos ayudará a todos a abrirnos a la sociedad a la que queremos servir, pero también a profundizar en una dimensión esencial de la misión de la Compañía de Jesús, esa que queda reflejada en el título escogido. Según ese enunciado sugiere, servicio a los pobres y promoción de la justicia no deben entenderse como dimensiones separadas: el servicio a los pobres concreta y pone rostro a la promoción de la justicia, al tiempo que la promoción de la justicia adquiere un tono menos teórico y más conectado con la realidad de la pobreza.

El libro puede ayudarnos en tres direcciones, que están presentes siempre en sus páginas.

1) El libro nos ayudará a conocer mejor la historia. Porque ya en Ignacio y en los primeros compañeros la praxis de atender a los necesitados ocupó un lugar relevante, naturalmente según los esquemas mentales del tiempo, pero con una intención clara de atacar las causas y no solo los efectos de la pobreza. Fue a raíz de la revolución industrial cuando la Iglesia comenzó a mostrar un interés renovado por las víctimas del sistema económico y productivo, concretamente las clases asalariadas. También la Compañía puso en marcha iniciativas que intentaron combinar la acción directa con el estudio y la investigación de los problemas. Los centros sociales fueron la línea que poco a poco se fue abriendo camino. La figura del P. Arrupe y la Congregación General 32 (1974-1975) constituyen un paso decisivo para reformular la misión de la Compañía: fue entonces cuando se acuñó la expresión ya conocida de “servicio de la fe y promoción de la justicia”. Pero quedaba abierta, a partir de ese momento, la gran tarea de inspirar todas las actividades de la Compañía con este espíritu, y de un modo muy relevante lo que había sido el campo de acción más importante de los jesuitas, la educación.

2) El libro nos ayudará a conocer mejor el presente. Los nuevos tiempos, en el mundo globalizado y dominado por las tecnologías de la información y las comunicaciones, han hecho posible iniciativas nuevas. Son de especial interés para nosotros las que han contribuido a reorientar la actividad educativa y universitaria, que se han abierto camino no sin dificultades y resistencias. La experiencia de Fe y Alegría en América Latina ocupa un lugar relevante; y al recordarla conviene no ignorar que le sirvieron de inspiración realidades que habían surgido años antes en nuestro entorno geográfico (en Andalucía, la red de Escuelas de la Sagrada Familia, SAFA, y en Canarias, Radio ECCA). El desarrollo de las redes ha contribuido, no solo a multiplicar los efectos de nuestra actividad (las redes propias de cada sector, UNIJES en nuestro caso), sino además a insertar al sector universitario en círculos más amplios de colaboración con otros sectores (redes de misión). ¿Cuáles están funcionando? ¿Con qué logros y con qué obstáculos? Los problemas requieren cada vez más el esfuerzo coordinado de todos, tanto a escala geográfica como a escala sectorial: y esta colaboración ha iniciado un camino prometedor que va encontrando sus cauces propios en la Compañía.

3) El libro nos ayudará a conocer mejor la inspiración última. Y esta no es otra sino la espiritualidad ignaciana. Los Ejercicios Espirituales alimentan actitudes como la compasión, la indignación, el consuelo experimentado al acercarse a los pobres, el acompañamiento, la aspiración de universalidad. Pero todo esto no se vive sin tensiones, que hay que saber gestionar sin excluir extremos que parecen incompatibles: entre generosidad y eficacia, entre parcialidad con los pobres y universalidad, entre inculturación y pertenencia global, entre carisma y organización institucional, entre comunión y conflicto, entre sabiduría y profecía, entre realismo y utopía, entre persona y comunidad…

Autor

Ildefonso Camacho S.J.

Presidente de la Fundación Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias