Noticias

Sevilla

Córdoba

Alumnos de la Universidad Loyola Andalucía en Harvard.

Último día en el ‘Harvard United Nations Simulation’

Os dejamos con la última entrega de las vivencias de nuestros estudiantes de Grado de la Universidad Loyola Andalucía que están participando en el ‘Harvard United Nations Simulation’ celebrado en la Universidad de Harvard:

Hoy finaliza esta 64ª edición de la simulación de Naciones Unidas en Harvard. En este último día, las delegaciones llegan a los acuerdos finales, se plantean algunas enmiendas que aún quedaban pendientes por discutir y se procede a las votaciones. Hay quien ni en el baile de delegados ha dejado de negociar y seguir ganando votantes para su resolución.

Una experiencia gratificante

El cansancio empieza a pasar factura y se intenta agilizar todo el proceso para votar lo antes posible. Un solo proyecto de resolución podrá adoptarse y convertirse en resolución. En algunos casos, al no haber mayorías suficientes, no se consigue solucionar el problema y adoptar una resolución. En el caso de Disney en la última se constituye en comité de crisis y, al no conseguirse un acuerdo, todos terminan despedidos y Universal adquiere la compañía.

La experiencia, sin duda, ha sido muy gratificante en todos los niveles: tanto intelectual, como personal y, además, tendremos la oportunidad de dedicar algo de tiempo a visitar Boston y disfrutar de esta maravillosa ciudad. Para poner el broche a esta edición, en cada comité se cede un período de tiempo para hablar libremente a cada uno de los delegados.

Una simulación multitudinaria y diversa

Sin embargo, ya no hablarán como delegados y representantes de un determinado país, sino como ellos mismos. En una simulación que acoge a casi 3.000 delegados de 69 países de todo el mundo, escuchar ciertas historias nos deja impactados. Por ilustrar un ejemplo, dos jóvenes que formaban una delegación en el Comité Social y Humanitario iban ataviados con boinas azules.

Después de las sesiones explicaron el por qué. Estas boinas representaban un distintivo del país del cual eran originarios y en el que estudiaban, Venezuela. Durante este tiempo hablaron de que realmente agradecían vivir esta oportunidad, salir de su país y debatir cómo solucionar los problemas del mundo. Es sorprendente que ninguno de los comités trataba la cuestión venezolana; sin embargo, ellos asistían a la simulación porque creían que era un buen modo de hacer correr la voz.

Esos chicos que llevaban una boina azul nos dieron toda una lección de lo que de verdad representaba estar allí. No es simplemente una cuestión referida a la oportunidad que tenemos de ser parte de una simulación como la de Harvard. Es una cuestión acerca de la responsabilidad que tenemos con nuestra formación, nuestro trabajo diario y, en general, con lo que hacemos en nuestra vida. Porque, sin darnos cuenta, nos encontramos en una posición de ventaja con respecto a muchos y eso, al fin y al cabo, hemos de devolverlo de alguna manera. Quizá construir un mundo mejor sea el comienzo.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *