Sobre la abdicación del Rey

La Constitución española prevé que la abdicación del Rey ha de resolverse por una Ley Orgánica, de modo que en última instancia corresponde a la mayoría absoluta del Congreso de los Diputados resolver el orden sucesorio en favor del príncipe D. Felipe.

De este modo, la Constitución quiso introducir un mecanismo de legitimación democrática de una decisión relevante como la abdicación en favor del Príncipe heredero o la renuncia a la Corona. No obstante, la decisión y, por tanto, el impulso de este tipo de procesos sucesorios corresponde exclusivamente al Rey, que ha actuado en este sentido dentro de la lógica constitucional.

 

Relevo constitucional

Se trata de una decisión que D. Juan Carlos ha explicado en términos de relevo constitucional y que se toma en un momento en el que arrastramos una crisis constitucional e institucional palmaria, mucho más profunda y duradera que la crisis económica que vivimos. Pone fin así a una ejecutoria de 40 años en la que el papel de D. Juan Carlos como árbitro y moderador del funcionamiento de las instituciones, sobre todo en la primera etapa constitucional, ha sido determinante para la consolidación democrática de nuestro país.

Por otra parte, creo que no es desdeñable la reacción espontánea de una parte de la sociedad civil y de la clase política que desde posiciones de izquierda cuestiona la fórmula de la Monarquía Parlamentaria que consagra la Constitución y reclama la celebración de un referéndum para la restauración de la República.

Además de la presencia que estas posiciones pueden tener en el debate parlamentario de la Ley Orgánica a la que me refería, que a todas luces va a ser intrascendente para su aprobación, creo que se trata de un debate que ha irrumpido para instalarse definitivamente en nuestro ya muy convulso clima político e institucional.

En mi opinión, el Príncipe de Asturias debería tener muy en consideración esta situación desde las primeras declaraciones públicas que haga. No debe olvidar algo que su padre ha dicho en alguna ocasión: la obligación que tiene la Corona de sumar lealtades entre personas de convicción republicana; lo que él consiguió en momentos muy delicados de la transición, como en el de la legalización del Partido Comunista o el apoyo de la cúpula dirigente del PSOE tras el Congreso histórico de Suresnes.

Autor

Juan Antonio Carrillo Donaire

¡Atrévete a saber, da el primer paso! Este verso de Horacio nos anima a la búsqueda del conocimiento y al logro del equilibrio interno, al establecimiento de una vida a partir de valores y principios éticos. El conocimiento inspirado en valores y orientado a la acción, al servicio a los demás, es el mejor instrumento para la subversión del desorden establecido. Se trata de aprender a ser, pero también de atreverse a hacer. Porque además de atreverse a saber, es imprescindible saber atreverse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« noviembre 2017 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3