Servicios premium de pago ¿el fin de Academia.edu?

En el ámbito de las publicaciones científicas desde hace años existe un creciente clamor ante el modelo comercial dominante, con un claro beneficiario, las grandes empresas editoras (especialmente representada por las prácticas de Elsevier) y varios perdedores: la propia Ciencia y la sociedad en general (que no puede beneficiarse de un acceso ágil a los avances científicos).

El movimiento open-access desde hace años lucha para que, al menos, las publicaciones que surgen del ámbito público (universidades, centro de investigación públicos…) sigan en ese ámbito y se publiquen en abierto. Herederos de este movimiento de publicar en abierto son los repositorios, principalmente de las universidades, que tratan de reflejar la producción científica de cada institución [1].

Otra vía para hacer más accesible la producción científica vino de la mano de las redes sociales “científicas”, como son Academia.edu y ResearchGate.

Precisamente la semana pasada, en el almuerzo, un profesor de la Universidad preguntaba qué red social científica era mejor para subir sus publicaciones, si Academia.edu o ResearchGate. En aquella situación le recomendamos hiciera una prueba: buscar en Google algunos artículos de referencia analizar los resultados: en qué red aparecían y en el caso de que hubieran sido subidos a las dos, ver cual aparecía mejor posicionada en Google.

Pero quizás a corto plazo no sea necesario hacer pruebas porque una de las dos protagonistas claramente se destaque sobre otra. El último movimiento ha sucedido recientemente cuando Academia.edu ha introducido como un servicio premium (7,42€ al mes) la posibilidad de poder hacer búsquedas avanzadas [2]. Las búsquedas normales se hacen solo sobre el título del artículo con la opción premium también se buscará en el texto completo de los artículos [3]. Esta estrategia va claramente en contra de la filosofía fundacional de ambas plataformas, pero ¿cómo reaccionará la comunidad científica? ¿penalizará a Academia.edu por “traicionar” la filosofía colaborativa entre autores que subyacía en su nacimiento o por el contrario valorarán de forma positiva una recuperación de documentos más potente?

Este paso de cobrar por un servicio premium es extraña porque el precio no aportará grandes beneficios económicos a Academia.edu, aunque no debería sorprendernos del todo ya que tanto Academia.edu como ResearchGate no son precisamente ONGs, son empresas y buscarán su lógico beneficio. Como tales empresas, si no generan beneficio, pueden cerrar de un día para otro por lo que no son un buen medio para la preservación a largo plazo de la producción científica de un autor, aunque supongan un magnífico escaparate para difundir dicha producción.

 

[1] La Biblioteca tiene en su agenda la puesta en marcha de un repositorio institucional de la producción científica de la Universidad, así como de otras colecciones : tesis, TFGs, TFMs…

[2] A la hora de escribir esta estrada no aparecía esa posibilidad ¿supone un paso atrás de la plataforma o simplemente está introduciendo gradualmente el servicio premium?

[3] Ico Maly publicaba en Diggit Magazine (https://www.diggitmagazine.com/column/end-academiaedu-how-business-takes-over-again) una búsqueda en Academia.edu que le devolvió 0 resultados en la búsqueda básica y que sin embargo le mostraba que la búsqueda avanzada había recuperado 26 documentos.

Autor

Francisco Cortés

Biblioteca Universidad Loyola Andalucía. Campus Córdoba-ETEA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« octubre 2017 » loading...
L M X J V S D
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5