MarkÉtica

La importancia de optar por ser un consumidor responsable (II)

Concienciación y conocimiento claves para el consumidor responsable
Pie de foto +

En anteriores publicaciones comentábamos la necesidad de involucrarnos como consumidores, artículo titulado puedo ser o no ser”. En este artículo me gustaría profundizar más en el tema a través de un ejemplo concreto donde la adquisición de conciencia medio ambiental y su influencia posterior sobre acciones  de compra pueden hacer evolucionar o al menos mover de la zona de confort a sectores enteros.

Esto es lo que ocurre en el ejemplo que analizamos hoy en el sector textil, un sector que  está comenzando a  transformar  su modelo de producción tras muchos años donde la contaminación y la responsabilidad ambiental no era un motivo de preocupación.

Hoy cada día es más habitual leer mensajes destacados  en tiendas y en prendas de  “uso de algodón orgánico” o  “algodón no transgénico”, incluso hay escuelas de diseño de moda donde comienzan a implantar asignaturas de sostenibilidad.

El problema de la contaminación en los procesos de  producción en terceros países que garanticen en sus colecciones de ropa que no se usan sustancias químicas tóxicas para el ser humano es un tema que cada vez despierta más atención y que junto a la mala praxis choca de bruces con sus políticas y compromisos adquiridos en el ámbito de la Responsabilidad Social Corporativa y, por tanto, debilitan o pueden llegar a debilitar sus marcas al existir incongruencias y contradicciones entre el  discurso corporativo  y la  acción mercantil  y por tanto entrar en zona de riesgo reputacional.

La velocidad con la que han reaccionado algunas marcas, ante crisis reputacionales de su competencia o movimientos sociales de consumidores, sobre todo en el entorno on line es prueba de ello. Ante las crisis de la competencia, demuestran que son conscientes del problema.

Inditex, por ejemplo, ha publicado un compromiso corporativo para eliminar los elementos tóxicos en su cadena de producción, lógicamente esto no se cambia en un día, de hoy para mañana, pero independientemente de la rapidez del cambio lo que sí es innegable es que el sector no pone en duda si se debe producir de forma cada vez más sostenible.

Y todo ello se debe en gran medida al paulatino incremento del conocimiento y la concienciación de los consumidores sobre la importancia del proceso de producción en este caso en el sector textil. Esto  ha sido posible gracias a muchas campañas que desde diferentes sectores sociales se desarrollan en diferentes países desde Estados Unidos a algunos de nuestro entorno como Alemania, Italia o Francia.

Este conocimiento está implicando que las multinacionales del textil estén desarrollando paulatinos cambios globales en consonancia con el nivel de concienciación global. En España, también podemos ver ejemplos de estas prácticas. Así  organizaciones como SETEM o Greenpeace han puesto en marcha campañas para denunciar tanto la contaminación de las aguas por esta industria en países del sur  y sobre las inmorales condiciones de trabajo en los centros de producción como es el caso de SETEM.

Sin embargo, el sector del textil es un sector especialmente estratégico desde el punto  de vista de la sostenibilidad. Cada año se producen  más de 80.000 millones de prendas y por tanto se convierte en un verdadero reto ya que no puede haber un cambio de paradigma en el sector textil sin que se produzca una reducción de la producción.

Centrándonos más en el proceso de producción numerosos tintes, detergentes y estampados contienen sustancias toxicas, que durante la fabricación terminan en las aguas y ríos de las zonas de producción y posteriormente a través de sus cauces llegan al mar, lo que conlleva que el problema sea global. 

Además el proceso contaminante no termina aquí puesto que si las prendas son teñidas con elementos con sustancias toxicas,  siempre quedan restos que se liberan de nuevo a los canales de agua de los países en las que las prendas se lavan, con lo que el problema es absolutamente global.

Movimiento ciudadano y el consumidor responsable

Por ello es muy importante el movimiento ciudadano e incrementar nuestra  conciencia personal sobre nuestro ámbito de responsabilidad, sobre el consumo. Existe una relación muy estrecha entre los canales on line, páginas web, blog,  etc  y el mundo de la moda.

Cada vez podemos conocer nuevos espacios on line y autores que intentan hacer más sostenible este sector e influir en las grandes marcas. Blog de moda como “modaytendencias” o www.slowfashionnext.com apuestan por introducir el tema de la sostenibilidad  en el sector textil  y se muestra o comunica “lo sostenible” como un eje creador de tendencia  o de moda. Las marcas han identificado que apostar por la sostenibilidad es bueno para ellos, para  su imagen de marca y el medio ambiente. Además, la oferta de estas prendas y la información sobre la cadena de producción va en aumento y podemos verlo en semanas internacionales de la moda con espacios dedicados exclusivamente para ropa sostenible.

En definitiva, lo que parece innegable es que el aumento en la sensibilidad del consumidor es escuchada por las marcas y ha comenzado un cambio de tendencia, desde el discurso que impregna la práctica, esperemos que se traslade definitiva y urgentemente a todos los centros de fabricación  y resto de la cadena de producción. Como consumidores deberemos estar atentos y optar por mercados, marcas y productos que coloquen la sostenibilidad medio ambiental entre sus rasgos de identidad.


Eduardo López Ramiro

Eduardo López Ramiro

Eduardo Lopez Ramiro, profesional con más de diez años de trabajo en Comunicación Social en las diferentes ramas de la misma: sensibilización, marketing relacional, marketing directo, redes sociales, canales on line, fundraising y RSC. “Creo en la importancia de relacionar ética y consumo en una triple dirección: desde el consumidor hacia el producto y la compañía, y viceversa".

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>