Imagen de Santo Domingo Penitente de Jerónimo Hernández

Santo Domingo Penitente

El convento de Santo Domingo de Osuna fue fundado bajo el patrocinio del duque de Ureña, don Juan Téllez Girón, en 1531. Aunque se comenzó la construcción en el siglo XVI, durante los siglos XVII y XVIII se hicieron en él varias reformas importantes.

Ya en tiempos más recientes sufrió un gran deterioro, hasta el punto de haber estado cerrado durante años; últimamente ha sido restaurado en su totalidad, alcanzando su belleza original.

El retablo mayor fue contratado por Diego de Velasco y Jerónimo Hernández en 1582. En la hornacina central hay una escultura extraordinaria de Santo Domingo penitente, realizada por Jerónimo Hernández en el último cuarto del siglo XVI.

 

Santo Domingo Penitente, obra de Jerónimo Hernández

Jerónimo Hernández (1540-1586) nació en Ávila, y se formó en el taller toledano de Juan Bautista Vázquez el Viejo. Se trasladó más tarde a Sevilla, y puede considerarse uno de los creadores de la Escuela Sevillana de Escultura, ya que en esta ciudad realizó la mayor parte de su obra. Esculturas suyas son el San Jerónimo del retablo de la Visitación, de la Catedral de Sevilla (1567); la imagen de la Virgen de la O (1575), en la parroquia de esta advocación de Ubrique (Cádiz) y el Cristo Resucitado (1582), de la parroquia de Santa María Magdalena de Sevilla.

La imagen de Santo Domingo penitente es una de las obras más imponentes de Jerónimo Hernández. En esta imagen los paños adquieren un despliegue especial, a pesar de tenerlos recogidos en la cintura: ésta es una característica de Jerónimo Hernández, que así da más vida a sus esculturas. La mirada clavada en la cruz, que mantiene en su mano izquierda, explica el sentido interior que le lleva a la penitencia.

Todo el torso tenso por los dolores impuestos a su cuerpo, no tiene más explicación que el amor que refl eja su rostro encendido en amor de Cristo. Esta imagen es una mezcla de naturalismo e idealización que este artista logra en sus obras.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>