San Roque de Hernando Esturmio

Por el 29 junio 2015
Análisis de la pintura de San Roque, obra de Hernando Estrumio
Pie de foto +

De Hernando Esturmio (1515-1556), nacido en Holanda que llegó a Sevilla en 1537, en la tabla de San Roque, que se conserva en el Arzobispado de Sevilla. Procede de la Iglesia del Monasterio de Santa Clara y, después de un largo tiempo en la Residencia Sacerdotal, ha sido recientemente restaurada en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH).

Sobre el origen de esta obra de Esturmio escribe el historiador del arte Gabriel Ferreras Romero: Es muy probable que el origen de la tabla de San Roque… atribuida a Hernando de Esturmio por toda la crítica historiográfica especializada, proceda del patrimonio de la extinta y muy poco conocida Hermandad de Nuestra Señora de la Estrella y del Señor de San Roque. Establecida desde siempre en su propia ermita o capilla, bajo la jurisdicción de la también desaparecida parroquia de San Juan de Acre, junto a la Puerta de San Juan o de los ingenios de la ciudad de Sevilla.

Esta parroquia de San Juan de Acre, perteneció a la Orden Hospitalaria de San Juan de Acre que, procedente de Palestina, estuvo establecida en Sevilla desde el siglo XIII al siglo XVI. En el siglo XV se erigió un convento de Santa Isabel, en la collación de San Marcos, perteneciente a esta Orden. Esta obra debió ser pintada para la Orden de San Juan de Acre, de donde pasó al convento de Santa Clara.

Esta pintura de Esturmio tiene toda la claridad cromática y de composición que presentan sus obras. Esta vez con un tema muy popular desde tiempos antiguos, como es la iconografía de San Roque en Sevilla. Destaca la fuerza escultórica del Santo, y el escueto y delicado paisaje del fondo, que recuerda la mejor escuela flamenca de pintura. El conjunto es de una enorme belleza cromática y compositiva, iluminada por las cualidades de este pintor afincado en Sevilla en el siglo XVI.

Fernando García S.J.

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>