Joan Roca, Copyright "Acción contra el Hambre"

Restaurantes contra el hambre

En el año 2009, la ONG Acción Contra el Hambre,  puso en marcha  un programa de colaboración con empresas españolas vinculadas al sector de la restauración, para trabajar juntos en la lucha contra el hambre y la desnutrición.

Hoy, tras seis años de andadura,  es la mayor iniciativa solidaria en el sector de la hostelería en España centrada en la lucha contra la desnutrición infantil, cuenta con más de 830 restaurantes*  repartidos por toda la geografía española, según los datos que nos ha facilitado Alfonso Calderón,  responsable de Campañas y Eventos de esta ONG y uno de los precursores de la iniciativa.

El modelo de trabajo de esta campaña es el siguiente: los establecimientos eligen en su carta los platos o menús solidarios y por cada uno de ellos que pida el cliente, dona una cantidad previamente acordada que se destinará a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la desnutrición. También se puede colaborar enviando un SMS con la palabra HAMBRE al 28010 o haciendo un donativo en las huchas colocadas en los restaurantes, (podéis encontrar más información sobre el funcionamiento de la campaña en la web, www.restaurantescontraelhambre.org).

El programa cuenta además con la implicación de  chefs de los mejores restaurantes de España, como Joan Roca, que anima a otros compañeros de profesión a sumarse a esta iniciativa:  Es inaceptable que 8.500 personas mueran cada día por causas relacionadas con la desnutrición cuando vivimos en un mundo que produce suficientes alimentos para todos. Campañas como esta sirven para tomar conciencia, acercarnos hacia soluciones  prácticas y entender que con pequeñas acciones podemos resolver grandes problemas.

Otros chefs  de prestigio a nivel autonómico se han sumado a la campaña como  Quique Acosta en la Comunidad Valenciana o  Julio Fernandez en Andalucía. 

Pero, ¿por qué destacamos en este post, esta acción? Más allá de la encomiable labor que esta  ONG desarrolla, creo que es una iniciativa clara y muy  global  de “win/win” con un importante valor añadido ético.  Todas las partes implicadas  tienen  sea ética y/o económicamente un plus añadido, cuyo  contenido lo dota de un valor diferencial y social.

Si analizamos las implicaciones para las diferentes partes, la ONG gana en su labor de captación de fondos y en la  difusión de su trabajo a través de los materiales que se muestran en los diversos locales. Además, en igual rango o más  de importancia hay  una clara labor de concienciación y sensibilización hacia la sociedad, sobre esta problemática. Una acción con muchos puntos fuertes de difusión de trabajo que capilarizará en la sociedad española.

Para la empresa, por una parte la dota de un elemento de diferenciación frente  a su competencia directa desde una acción que le aporta  un valor añadido a su  oferta y su marca,  puesto  que no olvidemos que es un restaurante y por tanto un sector con enorme competencia y  con  una elevada dificultad de diferenciación. Además de implicar unos valores hacia su marca claramente positivos, de compromiso, solidaridad, etc. En muchas ocasiones y desde un planteamiento más estratégico, puede ser la puerta de entrada para un programa de RSC corporativo. Recordemos que se trata de restaurantes y por tanto PYMES, sector empresarial este cuyas políticas de RSC destacan generalmente por su ausencia. Esta puede ser una semilla para la implantación de un programa de RSC dentro de la empresa, con una pata, esta, de acción social, y la posibilidad de vincular a sus proveedores, de implicar a sus clientes y por tanto fidelizarlos y también implicar a sus empleados en un proyecto común, vinculado al proyecto, etc. Un valor diferencial que sin duda  puede dar notoriedad a un local determinado en su localidad desde un comportamiento ético y de valor hacia la sociedad, como ya ocurre en otras sociedades como las anglosajonas.

Al cliente, tercera parte implicada,  también le aporta un valor añadido, puesto que puede sumarse a esta  iniciativa, ser solidario y colaborar con la ONG con su decisión de  tomar uno u otro producto por una parte y por otro y previamente a esta acción, poder elegir  un local donde además del servicio habitual lo han dotado de un valor añadido que puede ser un elemento de enorme importancia en la decisión de compra del mismo al decantarse por comer en este local con un valor solidario y otro que carece de esta sensibilidad social.

Por todo ello, en este post hemos querido destacar esta iniciativa de trabajo colaborativo entre Acción Contra el Hambre y el sector de la hostelería a través de esta brillante campaña, “restaurantes contra el hambre”.

         *fuentes de datos: Acción contra el hambre

Autor

Eduardo López Ramiro

Eduardo Lopez Ramiro, profesional con más de diez años de trabajo en Comunicación Social en las diferentes ramas de la misma: sensibilización, marketing relacional, marketing directo, redes sociales, canales on line, fundraising y RSC. “Creo en la importancia de relacionar ética y consumo en una triple dirección: desde el consumidor hacia el producto y la compañía, y viceversa".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos