Ninguna estrategia puede prescindir de la responsabilidad social empresarial.

Estrategia y Responsabilidad Social

Cuando hablamos de estrategia nos referimos a aquellas decisiones que toma una empresa u organización para garantizar su sostenibilidad, esto es, su supervivencia, lo que, a su vez, tiene que ver con decisiones de largo plazo y con capacidad de adaptación a los cambios del entorno. No se trata sólo de sobrevivir sino también de tener la mejor calidad de vida posible.

Los que nos dedicamos a la responsabilidad social (RS) hemos leído mucho sobre la estrategia de RS de las empresas, como si la RS fuera un añadido más, una estrategia más, como la de comunicación o la de recursos humanos. Es una forma de ver la Responsabilidad Social y de entender la dirección de empresas.

Muchas empresas han entendido que ninguna estrategia que se precie puede prescindir de la dimensión que aporta la RS; el propio modelo EFQM de Excelencia en la Gestión así lo reconoce.

Sin embargo, lo que pretendo plantear en este espacio es que la RS no es una dimensión más que se añade a la estrategia de la empresa, sino que si la estrategia no es socialmente responsable no será estrategia, esto es, no garantizará la sostenibilidad, la supervivencia, ni una razonable calidad de vida en el largo plazo.

Enseñamos en nuestras aulas que las empresas deben generar valor para todos sus grupos de interés o stakeholders. Esta cuestión, que no es más que la idea actualizada de que la empresa debe satisfacer necesidades, es clave en la supervivencia de las empresas.

Generar valor en la empresa

Una empresa que sobrevive en un entorno cada vez más convulso y competitivo, eso que llaman un mundo líquido, es una empresa que está generando valor a sus grupos de interés. Y alguno se preguntará, ¿cómo sabemos que estamos generando valor?

Muchos aún piensan que mientras la cuenta de resultados presente un saldo positivo y cada vez mayor, la empresa está generando valor, pero lo cierto es que la historia está lleva de casos de empresas muy rentables económicamente que han perecido o perdido su protagonismo, Blockbuster, Sega, Kodak, la lista es larga; cada caso tiene una explicación diferente pero también algo en común, los grupos de interés ya no percibían el valor, la satisfacción de necesidades, que experimentaban durante los años de éxito.

Antes de seguir avanzando, permítanme una aclaración, no quiero confundirlos. La primera responsabilidad de una empresa es ser sostenible económicamente, esto es, debe obtener beneficios económicos, pero no a cualquier precio, ni de cualquier modo.

Sin beneficio económico no hay supervivencia, pero el beneficio económico no es sostenible a largo plazo si no se obtiene responsablemente o lo que es igual de forma socialmente responsable. De esto también podríamos aportar muchos ejemplos, algunos de ellos relacionados con la constatación de que la mentira rara vez es sostenible a largo plazo.

Adviértase que hablamos de grupos de interés en plural. Ninguna empresa puede sobrevivir si sólo tiene clientes y empleados y no tiene proveedores, ni accionistas. Tampoco existen empresas que puedan sobrevivir sólo con accionistas, sin empleados, ni clientes. Esto nos lleva a reformular el anterior objetivo, insistiendo en que la empresa debe aportar equilibradamente valor a todos los grupos de interés.

Retomando la pregunta sobre cómo podemos saber si la empresa atiende equilibradamente a clientes, proveedores, accionistas, etc., la respuesta no es compleja, cuando a cada uno de ellos le interesa seguir manteniendo la relación con la empresa. El compromiso y la fidelidad, las relaciones estables con los grupos de interés, son los mejores indicadores de que la empresa está generando valor.

Aspectos intrínsecos a la Responsabilidad Social

Llegados a este punto quisiera exponerles aquellos aspectos intrínsecos a la RS que, desde mi punto de vista, hacen de ella el esqueleto que debe soportar a toda empresa y a toda estrategia, en tanto en cuanto, sienta las bases para la generación sostenible de valor y, por tanto, para ganar el compromiso y la fidelidad de empleados, accionistas, clientes, proveedores y otros grupos de interés.

  • Una visión integral de las tres grandes dimensiones de la sostenibilidad o de la supervivencia: la dimensión económica, los recursos, la dimensión social y la medioambiental.
  • La búsqueda del bien común, lo que la empresa necesita pero lo que también necesitan sus grupos de interés. Más o menos lo que otros llaman estrategias win-win.
  • El diálogo y la transparencia. Esto es, la negociación y la credibilidad, como condiciones indispensables para gestionar unos recursos que son escasos cuando las necesidades y los intereses de las partes son distintos.

Salto cualitativo del papel de la RS empresarial

Las empresas necesitan estrategias sólidas para vivir en un mundo líquido; la RS aporta solidez. Si las empresas y, en general, los mercados entienden esto, la RS debe pasar de ser una ventaja competitiva o un factor clave del éxito a ser un mínimo, una condición necesaria, no podemos asegurar que suficiente, para garantizar la supervivencia.

Las empresas se diferenciarán por el distinto alcance de su RS, pero ninguna podrá eludir su adopción; y desde luego que no hablamos de filantropía empresarial.

¿De qué depende este salto cualitativo del papel de la RS en las empresas? De cada uno de nosotros, de los consumidores, del mercado. Las empresas atienden a las demandas del mercado. Hace tiempo que la pelota dejó de estar en el tejado de las empresas, para estar en el tejado de cada uno de nuestros hogares. ¿Vas a eludir tu responsabilidad o te vas a hacer cargo de ella?

Autor

Araceli de los Ríos Berjillos

Araceli de los Ríos Berjillos es doctora por la Universidad de Córdoba en Ciencias Económicas y Empresariales desde 2000. Tiene una experiencia docente de más de 20 años en las áreas de Economía Aplicada y Organización de Empresas. Ha sido directora del Departamento de Organización de Empresas de la Universidad Loyola Andalucía y actualmente es vicedecana de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de dicha Universidad. Su investigación se ha centrado en las áreas de economía regional, financiación autonómica, sector público, responsabilidad social empresarial y, en general, en el área de organización de empresas. Sobre estos temas ha publicado varios artículos en revistas nacionales e internacionales, ha presentado diversos trabajos en congresos y reuniones de carácter científico. También ha sido miembro de varios Comités Científicos y Organizadores de Congresos nacionales e internacionales. Su labor investigadora la ha llevado a participar como evaluadora de algunas revistas nacionales e internacionales y ha sido invitada a impartir conferencias y a participar como comentarista- contraponente en jornadas científicas de distintos ámbitos. Es miembro del Consejo de Redacción de la revista de Fomento Social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Jul 2017 » loading...
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31