Reforma fiscal, ¿era la que necesitabamos?

Pues no. Ni era la que la Comisión Europea nos pedía, ni era la que la Comisión Lagares planteaba y ni era la que la economía española necesitaba. Entonces, si a nadie le gusta, ¿por qué han planteado este paquete de medidas fiscales -pues no podemos llamarla reforma-? Pues sólo se puede entender en clave electoral.

La pérdida de apoyo electoral del Partido Popular ha  hecho saltar las alarmas y han tenido que presentar algo rápido y mediáticamente contundente. Y para eso, nada mejor que hacer una reforma fiscal y parecer que los impuestos bajan. Y digo “parecer” porque en términos netos no tengo claro que la reforma fiscal realmente rebaje impuestos.

Reducción de impuestos

No voy a hacer un repaso de la larga batería de medidas -que ya de primeras va en contra de la simplificación que se nos ha pedido y sugerido- pero salvo en el IRPF, donde las rentas más bajas parecen la mejor paradas, el resto va a pagar más o en el mejor de los escenarios lo mismo. Y digo tampoco tengo claro que las más bajas vayan a pagar menos, pues la subida de otros impuestos directos e indirectos también le van a afectar de lleno.

El momento es el adecuado para una reducción de impuestos, pues con un ciclo económico alcista, es el mejor escenario posible, pero lo que se ha hecho no posee la valentía que se le presupone al Sr. Montoro a la hora de ejecutar política fiscal.

Ahora sólo queda esperar y ver si encima el déficit público no se estropea y nos suben los impuestos más que antes de esta reforma fiscal. Y si no, que se lo pregunten a los americanos después de la reforma de Reagan…

Autor

Manuel Alejandro Cardenete

En este Blog, el Profesor Manuel Alejandro Cardenete, revisará toda la actualidad macroeconómica tanto regional, nacional como internacional en clave crítica y fácilmente entendible. En el contexto actual, conocer qué está pasando y sobre todo intentar saber qué va a pasar en un entorno económico tan variante, es fundamental para manejarse en los tiempos que corren. Nos subiremos “a Hombros de Gigantes” para ver este futuro de forma más clara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *