Psicología y Sociología en sus bases Antropológicas-Éticas, estudio de la tesis doctoral de Agustín Ortega.

Realidad humana, realidad social

El Servicio de Publicaciones y Difusión Científica, perteneciente a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), acaba de publicar mi tesis doctoral ‘Psicología y Sociología en sus bases Antropológicas-Éticas. Hacia una guía de las Ciencias Sociales y Filosofía en una Educación-Formación liberadora integral’ (Colección ‘Nuevas Tesis Doctorales’ Nº 2, 2.014. Con prólogo del Dr. J. García Roca, profesor de la Universidad de Valencia).

Este estudio de tesis se enmarca en el doctorado en la rama de Ciencias Sociales, Programa Formación del Profesorado, Departamento de Psicología y Sociología de la ULPGC. Dicha investigación pretende presentar como las ciencias sociales, en lo más valioso de sus orígenes e identidad, trataron de estudiar la relación entre la persona con su sociedad-mundo, con la realidad socio-histórica para mejorarla y transformarla.

Psicología y sociología

Lo más cualificado y vivo de las ciencias sociales, como son la psicología y la sociología- tal como muestra por ejemplo la psicología social-, trataron de articular, conocer o comprender y transformar la realidad humana, comunitaria y social de forma global. Con sus dimensiones o aspectos personales y culturales, sociales e históricos, políticos y económicos.

Un conocimiento, compresión y transformación integral de la persona y de la realidad social, de su conciencia o psique y de la estructura social, de la conducta y del sistema socioeconómico-político, de lo espiritual o ético y de lo histórico.

Es una ciencia social que, más allá de toda imposible neutralidad o asepsia en lo humano, tiene de fondo una filosofía y cosmovisión de la persona, una base antropológica y ética. Es, pues, una ciencia social con conciencia moral y compromiso ético por un efectivo conocimiento y transformación de la realidad humana, social e histórica, por una humanidad con más libertad y justicia, mas solidaridad y fraternidad.

Una ciencia social que promueve el desarrollo y protagonismo universal de las personas, con su vida y dignidad, la promoción y liberación integral con los pobres (oprimidos, víctimas y excluidos) de la tierra que son los sujetos, los protagonistas principales de la transformación social e histórica.

Todo ello contra todo mal, injusticia y opresión contra las personas. Tal como impone el neoliberalismo-capitalismo que es inhumano e inmoral por naturaleza y que con su individualismo e ídolos del mercado, del beneficio y de la competitividad niega la ética y la solidaridad, la justicia e igualdad; causa injusticia y alienación, deshumanización o patologías de todo tipo y que, en este sentido, no quiere cambiar la estructura social y el sistema económico injusto.

Como hizo también esa mala repuesta a la injusticia primera del capitalismo, el comunismo colectivista o colectivismo, de tipo leninista-stalinista, que impide la libertad y la participación democrática, que no contempla el cambio personal y espiritual o moral en sentido amplio.

Como se observa, estas ciencias sociales tienen de fondo una filosofía, ética y antropología solidaria e integral, en la línea de corrientes filosóficas, de pensamiento y autores muy significativos de nuestra época. Tales como los humanismos y teorías críticas, el nuevo pensamiento judío y el personalismo comunitario, el pensamiento liberador como el latinoamericano o del resto del Tercer Mundo (Sur empobrecido).

Autores relevantesía

Autores tan relevantes como Rosenzweig y Levinas, la escuela de Frankfurt, Maritain y Marcel, Mounier y Milani, Rovirosa y Malagón, Zubiri y Ellacuría, Freire, Fals-Borda o E. Dussel, etcétera.  Los cuales, en muy buena medida, han sido inspirados por la fe judeo-cristiana y católica que ha sido esencial, decisiva en la historia de la filosofía y del pensamiento social que, asimismo, es la base en la génesis y desarrollo de las ciencias sociales. La acción-formación social, antropológica y ética, una educación cualificada integral y liberadora, tiene su raíz en la espiritualidad y mística, profunda, encarnada…como es, en este sentido, la cristiana e ignaciana.

En este sentido, igualmente, el estudio está transido de pensadores, filósofos y científicos sociales, perteneciente a la Compañía de Jesús, jesuitas muy significativos, como J. Maréchal, K. Rahner, P.T. de Chardin, J.C. Scannone, en especial, el ya citado I. Ellacuría e I. Martín-Baró (los conocidos y sentidos mártires de la UCA de El Salvador). En donde esta fe cristiana y espiritualidad ignaciana, con su pensamiento social y antropológico-moral, es entraña y fuente de donde siempre hay que beber. Para que haya vida y vida en abundancia.

Por último agradecer, en el alma, el regalo y alegría del maravilloso prólogo que ha hecho al estudio el Dr. J. García Roca (profesor de la Universidad de Valencia), uno de los autores más significativos que tenemos en el ámbito del pensamiento social y de las ciencias humanas, de la acción-formación social y solidaria. La obra y pensamiento de J. García Roca ha sido, asimismo, uno de los referentes muy importantes que han inspirado mi estudio.

Autor

Agustín Ortega

Según el autor, este espacio recoge claves de acción-formación social y ética, para colaborar con la espiritualidad y misión ignaciana. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCE-SI) e Investigador externo del Departamento de Humanidades y Filosofía de la Universidad Loyola Andalucía. Estudió Trabajo Social, es Doctor en Ciencias Sociales y Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3