Noticias

Sevilla

Córdoba

Rafael López, socio del Departamento de Derecho Laboral en Sevilla de Garrigues y profesor de Loyola Másteres.

Rafael López: «Un profesional de las relaciones laborales ha de saber conectar las necesidades de la empresa con el marco legal de aplicación»

Rafael López Martín es socio del Departamento de Derecho Laboral en Sevilla de Garrigues, Despacho donde ha desarrollado toda su carrera profesional. Está especializado en todos los asuntos relacionados con la Negociación Colectiva, habiendo participado y dirigido en los últimos años importantes operaciones de reestructuración en diferentes sectores de actividad como la industria y servicios públicos.
Asimismo desarrolla y domina una amplísima gama de actividades, entre otras, el asesoramiento laboral general y la práctica forense. En la Universidad Loyola imparte clases en el Máster en Asesoría y Consultoría Laboral de Loyola Másteres.

(P): ¿Qué materia imparte en el Máster en Asesoría y Consultoría Laboral y por qué es importante que los estudiantes sepan de ella?

(R): Loyola me ha pedido que me encargue de sesiones relacionadas con la contratación laboral, así como del módulo de derechos fundamentales en el ámbito de las relaciones laborales. Un profesional de las relaciones laborales ha de conocer las figuras contractuales permitidas por la legislación española y especialmente saber conectar las necesidades de la empresa con el marco legal de aplicación.

En el ámbito de los derechos fundamentales la realidad demuestra que un profesional de las relaciones laborales debe estar al día y conocer los límites de derechos fundamentales como la huelga o la utilización contra la empresa por parte de trabajadores y/o sindicatos de la construcción jurisprudencial de la ‘garantía de indemnidad’. En una economía abierta como la actual, con las empresas expuestas a riesgos reputacionales e incluso a campañas sociales de cancelación, los riesgos asociados a este tipo de denuncias de trabajadores y/o sindicatos deben ser afrontados con rigor y profesionalidad.

(P): ¿Qué destaca del Máster en Asesoría y Consultoría Laboral de Loyola?

(R): Sin duda cubre un hueco en la formación de posgrado que no tiene competencia en Andalucía. Para encontrar alternativas comparables habría que buscar en Madrid o Barcelona. El profesional con un alto grado de formación especializada en el ámbito de las relaciones laborales es una demanda de las empresas en Andalucía. Loyola acierta cuando desempeña un papel relevante en la atención de esta necesidad, lo que hace altamente recomendable este Máster desde el punto de vista, no sólo de la calidad de sus contenidos, sino de las opciones de salida profesional que facilita.

A día de hoy, el profesional de relaciones laborales con un alto grado de formación es un profesional demandado y con interesantes posibilidades de futuro en nuestro entorno empresarial. Si a ello se une que son pocos los estudiantes recién graduados que se interesan, probablemente por desconocimiento, por esta salida profesional, las oportunidades de éxito resultan atractivas.

(P): ¿Cómo ve la situación de los trabajadores actualmente, deben ser optimistas o deben prepararse para momentos duros?

(R): Lo mejor siempre es lo que está por venir; sobre todo si eres joven y con acceso formación especializada y de calidad.

El mercado laboral se va segmentando cada vez más entre trabajadores con alto nivel de formación y capacitación, y los trabajadores sin este nivel. En las economías abiertas y las de mayor nivel tecnológico el trabajador con alto nivel de formación y capacitación tiene un futuro, incluso brillante, si consigue destacar en su campo de acción.

Atravesamos un momento de crisis, de transformación y adaptación a la coyuntura económica post-Covid. No hay que ser pesimista ante una adaptación a la nueva coyuntura. Pasados los momentos más complicados, se prevé una época de crecimiento económico y de oportunidades profesionales. Después de la gripe mal llamada ‘española’ de 1919-20 que tuvo una letalidad aún más dramática que la pandemia Covid-19, vinieron los ‘felices años veinte’, donde a pesar de la combinación de temor, esperanza y desconcierto tecnológico, la economía en general y las clases medias en particular crecieron.

(P): ¿Cómo ha afectado la pandemia al mundo del Derecho Laboral? En particular, a la conciliación laboral y familiar desde el punto de vista del Derecho.

(R): Paradójicamente, desde mi punto de vista, la pandemia ha tenido un impacto positivo en el ámbito de la conciliación laboral y familiar. En nuestro país existe una resistencia ‘cultural’ de las empresas hacia la figura del teletrabajo al que se ha visto como contrario a la productividad. La perentoriedad de reducir el riesgo de contagio y la general implantación del teletrabajo ha propiciado que esa resistencia sea menor; y que se concluya que el teletrabajo no tiene por qué incidir negativamente en la productividad.

La generalización del teletrabajo, sin embargo, abre retos nuevos como son los relacionados con la desconexión digital. Las fronteras entre el tiempo de trabajo y el tiempo de descanso se han hecho más líquidas que nunca.

(P): ¿Cuáles serán los principales retos a los que tendrán que enfrentarse nuestros estudiantes cuando comiencen sus prácticas profesionales?

(R): El reto estará en ganar su hueco en el mundo profesional, en empresas que suelen operar en economías abiertas, mercados internacionales, digitalizadas, donde lo bueno es enemigo de lo excelente.

La capacidad de trabajar en idiomas distintos al español (inglés generalmente), en distintos sectores económicos, con capacidad para conocer el negocio de la empresa, en entornos digitalizados pero que requieren del talento humano al tiempo que ha de trabajarse con fórmulas legales y sindicales más propias del Siglo XX que del XXI, es y será un reto apasionante para los nuevos profesionales.

(P): ¿Qué recomendación le da a los estudiantes del Máster en Asesoría y Consultoría Laboral, que le hubiese gustado a usted recibir cuando comenzó a trabajar en este mundo?

(R): Creo que es importante identificar un sector de especialidad profesional, enfocarse en él y tratar de ser el mejor en el mismo. Sea cual sea el desenlace profesional a largo plazo, el camino andado merecerá la pena.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *