Noticias

Sevilla

Córdoba

¿Publicidad o contenido? Esa es la cuestión

Cada día nos encontramos con un consumidor cansado de la sobrecarga informativa -infoxicación- y que, además, distribuye su escaso tiempo entre múltiples dispositivos: smartphone, tablet, PC y pronto las Google Glass. Esta situación supone un mayor número de oportunidades para conectar con el público objetivo, pero un inconveniente desde el punto de vista de la atención. En definitiva, nos encontramos con un público difícil de impactar.

El consumidor busca historias, experiencias, emociones que le hagan sentir algo diferente. Por eso las marcas deben volcar sus esfuerzos en atraer a su público con un contenido interesante -optimizado a cada dispositivo- para tratar de crear en él una atracción que le lleve a ser embajador de la marca y, por supuesto, consumidor de la misma -aunque en teoría no sea el objetivo. Tenemos casos de éxito recientes a través del vídeo online, un formato idóneo para contar historias: P&G, Dove. Pero resulta difícil encontrar “la historia” que llegue al consumidor, si tenemos en cuenta que, cada minuto, se suben 100 horas de vídeo a YouTube  y que cada día se reproduce casi una hora de vídeo por cada persona del mundo.

Crear contenido exclusivo y de difícil acceso, genera un vínculo entre la marca y su público. Es una tendencia a la que cada vez se están inclinando más las marcas de lujo (IAB Top Tendencias 2014). Tenemos maravillosos ejemplos en los que nos cuesta adivinar qué es publicidad y qué contenido. Algunos recientes como la asociación entre Jaguar y Lana del Rey que invita a seguir “la historia” en internet a través de otro vídeo –a modo de serie– de mayor duración realizado con la colaboración de Ridley Scott y protagonizado por Damian Lewis (Homeland). Pero quiero cerrar mi primer post introduciendo la historia -eso que ahora está tan de moda y lo llaman storytelling- que describe un vídeo de 2011, que sigue despertando en mí emociones distintas cada vez que lo reproduzco: en presencia de la imponente, inspiradora y maravillosa Ópera de París, una pareja espera en su flamante coche el comienzo del espectáculo. Los recuerdos se mezclan con una nueva historia de amor…donde la marca y los productos quedan en un segundo plano. Os dejo disfrutar de los detalles:

[youtube id=»smfckNYz6OU» width=»620″ height=»360″]

¿De qué color quieres pintar tu vida? Sin duda el color de este primer post es el rojo, con sus diferentes tonalidades pantone.

Autor

Pilar Castro

Profesora de marketing por vocación, apasionada de la música, la poesía, los buenos anuncios y el packaging. Este blog pretende ser un reflejo de lo que para mí es el marketing: números...sí, sí, muchos números, datos, análisis, investigación, pero ante todo es observación de tendencias, comportamientos, creatividad, amor por los detalles y color, mucho color con el significado que de él se desprende. ¿De qué color quieres pintar tu vida? @PilarCastroGlez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *