Análisis sobre los presupuestos de EEUU y cómo pueden afectar a la economía europea.

Los presupuestos de EE.UU., ¿afectarán a Europa?

Como sucede cada año, en torno al otoño las cámaras del poder legislativo norteamericano se reúnen para debatir, enmendar y aprobar la propuesta presidencial de presupuestos correspondiente al ejercicio siguiente. En este caso, al ejercicio del año 2016 que ya está frente a nosotros.

Nos encontramos en el tramo final del segundo mandato para el presidente Obama. Quizá porque ya no necesita ser reelegido, es posible que este mandatario se venga planteando cuál será su legado y cómo será recordado en años venideros.

A tono con estos propósitos, su propuesta de presupuestos se caracteriza por un aumento significativo de la inversión federal en transporte, educación, investigación y experimentación. Se producirá también una elevación de los tipos impositivos sobre el trabajo y el capital, tratando sobre todo de aumentar el gravamen para las rentas más altas, además de moderar el déficit público.

Reforma de las leyes migratorias

Pero uno de los cambios políticos cruciales que acompañarán a estos presupuestos es la paralela reforma de las leyes migratorias. Con ella se tratará de regularizar la situación legal de centenares de miles de inmigrantes irregulares, quienes verán reconocido su acceso a los programas de bienestar social y además comenzarán a pagar impuestos directos.

También se permitirá la llegada de muchos otros inmigrantes. ¿Qué consecuencias macroeconómicas se derivarán de ello? Por traer consigo dotaciones reducidas de capital en su traslado a los EE.UU., estos inmigrantes reducirán el capital per cápita y elevarán los tipos de interés nacionales.

A esto también contribuirá la mencionada expansión de la inversión pública, al reducir la disponibilidad de fondos prestables para la inversión privada, cuya demanda presionará al alza los tipos de interés.

Unos tipos de interés norteamericanos más elevados es de esperar que atraigan el capital financiero internacional hacia los EE.UU. Y esto contribuirá probablemente a la depreciación del euro. Por lo tanto, puede esperarse que el impulso de las leyes migratorias y presupuestarias sobre los tipos de interés y la renta nacional norteamericanas favorezca a nuestras exportaciones.

Finalmente, un mayor volumen de exportaciones europeas podría consolidar nuestro crecimiento y alejar algunos fantasmas de nuestra economía, que trata de dejar atrás la gran recesión.

Sin embargo, estamos hablando sobre todo de futuribles. Existen grandes incertidumbres aún sobre estos efectos, como declaran en sus proyecciones las instituciones norteamericanas (por ejemplo, la Oficina Presupuestaria del Presidente). Existen muchas otras fuerzas en juego en la economía internacional y nuestras incógnitas sólo se despejarán lenta y gradualmente.

Autor

Adolfo Cristóbal

Profesor auxiliar del Departamento de Economía. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Alcalá (Madrid), y Titulado Superior en Economía por la Universidad Autónoma de Barcelona y Boston University, es Doctor en Economía por la Universidad Carlos III de Madrid. Becario de La Caixa para realizar estudios de postgrado en EE.UU. Ganador del premio Rosenstein Rodan concedido por el IDE, Boston University. Ha sido profesor ayudante en Tbilisi (Georgia) y Ekaterinburgo (Federación Rusa), además de profesor visitante en los Emiratos Árabes Unidos. Investigador en temas relacionados con el crecimiento económico, la movilidad de factores productivos y la formación de capital humano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *