Noticias

Sevilla

Córdoba

Presentado el primer Trabajo de Investigación Equivalente de forma virtual sobre la seguridad democrática en Centroamérica

La Universidad Loyola, continuando con la normalidad habitual de su calendario tanto de docencia como de investigación en modo presencial-virtual, está preparada de igual forma para afrontar la defensa virtual tanto de Tésis como de Trabajos de Investigación Equivalentes y Trabajos Fin de Máster. Es el caso de la presentación virtual que ha realizado la investigadora Olga Pozo de su Trabajo de Investigación Equivalente, primera experiencia virtual de defensa realizada con éxito  por la Escuela de Doctorado.

La investigadora matriculada en Programa de Doctorado en Desarrollo Inclusivo y Sostenible de la Universidad Loyola es asesora principal del Fondo España SICA. Licenciada en Derecho, Sociología  y Ciencias Políticas por la Universidad de Granada, con estudios de especialización en género y políticas de igualdad, cuenta con más de 20 años de experiencia en cooperación internacional para el desarrollo desempeñando distintos puestos de dirección y coordinación.

El trabajo presentado titulado “La Confluencia de conceptos de seguridad en el modelo de seguridad democrática de Centroamérica y su influencia en el desarrollo del modelo” ha estado dirigido por los profesores de la Universidad Loyola Pedro Caldentey del Pozo y Antonio Sianes Castaño, y han estado presentes en la sesión el tribunal compuesto por los doctores Francisco Santos Carrillo, Pedro Rivas Nieto y Pilar Campoy Muñoz.

El estudio presentado se trata de una investigación con el objetivo de analizar cómo se entiende la seguridad democrática en el contexto latinoamericano, con especial incidencia en el centroamericano. Según indica la investigadora Olga Pozo: “Este estudio presentó la complejidad inicial de que el concepto de seguridad democrática ha evolucionado en contextos históricos distintos y marcados por los diferentes desarrollos de las democracias en América Latina, por lo cual hemos tenido que analizar aspectos como los contextos de cada democracia, la región o la práxis”.

Tras realizar un análisis académico de los estudios de seguridad, además de un análisis de la percepción de la ciudadanía ante la violencia y la inseguridad, se estableció un marco de referencia sobre el discurso de seguridad en América Latina a través de técnicas cualitativas de investigación.

Esta investigación ha derivado en una serie de conclusiones y líneas de investigación a abordar a partir de este momento como por ejemplo una necesidad clara de mayor profundización en América Latina, nuevos enfoques y nuevas metodologías que permitan dar certezas respecto a la construcción del discurso de seguridad. El estudio de la seguridad relacionado con la calidad de vida en países donde existen democracias consolidadas, pero sin embargo esto no ha ido aparejado con mejores condiciones de vida para algunas áreas de la población, han sido otras de las conclusiones del estudio.

¿Son el narcotráfico y el crimen organizado las únicas amenazas?

Así mismo, otras de las conclusiones que apunta el trabajo es que el narcotráfico y el crimen organizado son el gran “enemigo”. Se representa en el discurso como el gran “responsable” de la inestabilidad y la ingobernabilidad de los países, funciona de manera paralela al Estado y representa un espacio simbólico de la construcción social, “lo narco”. Sin embargo, en el caso de América Latina, siempre late la incógnita de si realmente es el narcotráfico y el crimen organizado la única y principal amenaza de la región, y si es así, tal y como la presentan en el discurso de seguridad, qué rol juegan los estados catalogados como débiles e incapaces de hacer frente a las demandas sociales. Estos elementos introducen un campo societal que introduce nuevos enfoques en los estudios de seguridad.

La necesidad de homogeneizar criterios e indicadores de la región desde el punto de vista de la calidad estadística, un discurso más apegado a nuevos retos de la región, orientar más los estudios al análisis de los modos de ejecución de las políticas públicas de seguridad y la medición de los resultados fueron otras de las conclusiones del trabajo presentadas.

Finalmente, la investigadora expuso su línea de investigación que dará continuidad a este trabajo previo, la cual se basará en la evolución de las bases del concepto de seguridad democrática, el cual se sostiene en una estructura creada a finales de los 90 con una coyuntura muy diferente a la actual y que no ha terminado de desarrollar un un modelo que permita atender de manera pragmática los principios inspiradores del propio Tratado Marco de Seguridad Democrática.

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *