Noticias

Sevilla

Córdoba

Presentado el Diploma de economía del comportamiento con un experimento en el que alumnos de la Universidad Loyola han reclutado a más de 800 participantes

Los estudiantes de la Universidad Loyola de los grados de Economía, ADE y Psicología tienen la posibilidad de dar un plus a su formación con el Diploma en Behavioral Economics (Economía del Comportamiento), un título propio de la Universidad presentado recientemente a los alumnos interesados. Alumnos que además tuvieron la posibilidad de participar en un experimento científico relacionado con las materias que forman parte del programa de dicha especialización.

La economía del comportamiento se basa en el comportamiento humano y pretende aunar el estudio de las decisiones racionales que toma el ser humano en materia de economía y otras motivaciones humanas que influyen en las decisiones económicas igualmente. Por lo que trata la correlación de dos disciplinas: la economía y la psicología.

Pablo Brañas y Maricarmen López, profesores de la Universidad Loyola en la materia han participado en la presentación destacando y aclarando las peculiaridades y las salidas profesionales que aporta esta ciencia y especialización en el ámbito de la economía y la psicología. El catedrático de economía de la Universidad Loyola, Pablo Brañas, destacó experimentos relevantes de economía del comportamiento que han solucionado problemas importantes en el mundo, como el realizado por el Behavioral Insight Team en Reino Unido, que logró en base a una serie de experimentos de comportamiento en muestras de población optimizar las listas de esperas médicas.

Un diploma único en España que ofrece más posibilidades de empleabilidad

El profesor destacó la finalidad principal de hacer a los alumnos de Loyola más empleables, y actualmente ninguna universidad española ofrece este diploma, por lo que aprender conceptos de economía experimental, psicología cognitiva y saber aplicarlo es importante para ofrecer un valor. Es por ello que los interesados en la formación han tenido que hacer previamente a la presentación un pequeño experimento de los muchos y más desarrollados que se abordarán durante el diploma. Este ha estado basado en reclutar participantes y observar en ellos su comportamiento. La alumna Sara Jurado ha sido la ganadora por el uso de sus plataformas de reclutamiento que han permitido aleatorizar.

Los participantes reclutados tenían que lanzar un dado mentalmente y ver el número. En la siguiente pantalla el número que salía se multiplicaba por 5 en euros que recibirían en pagos. Pero según la persona que participara los números parecían crecientes o decrecientes: unos, si pensaban en 1, recibirían 30 euros, o 5 euros según el tipo de test, y de esta forma se comprobaba la honestidad de los participantes. Los alumnos consiguieron la participación de 800 personas en este experimento.

Los pagos decrecientes ofrecen una complejidad cognitiva. Las personas que se encontraron con el tratamiento simple ganaron más dinero que las que se encontraron con el tratamiento complejo. La media sería del número 3, por lo que habrían ganado de media unos 17 euros por persona. Los participantes del tratamiento complejo ganaron menos dinero, y mintieron menos, de lo que se deriva que los participantes que han tenido que hacer más cálculos mentales y mayor esfuerzo, han mentido menos.

Los resultados de los experimentos también han arrojado datos relacionados con el género de los participantes, no habiendo desigualdades de género en las respuestas de los participantes de la opción compleja, mientras que en la opción simple sí se ha comprobado que el género femenino ha mentido más. También se ha comprobado que los más rápidos han mentido más, y que los más reflexivos y que han tardado menos, han sido más honestos. Con respecto a la edad de la muestra, también han demostrado que los más jóvenes han sido menos honestos.

El profesor destacó que el desarrollo de este tipo de experimentos es necesario para numerosas empresas que los han aplicado para comprobar comportamientos de empleados a nivel grupal en creatividad, honestidad o altruismo.

En este diploma, se realizarán experimentos que van mucho más allá de la teoría de juegos más utilizadas para este ámbito, la organización de datos y la programación para interpretar dichos datos es otra de las aplicaciones prácticas de este diploma, y para ello sirve este diploma específico.

Por ello la formación está diseñada con todos los elementos y contenidos relacionados con el ámbito de la economía cono las decisiones económicas, la interacción estratégica o los experimentos económicos, con materias más relacionadas con la psicología como los comportamientos individuales, grupales o las neurociencias. Todas estas materias estarán orientadas a la ciencia de la economía del comportamiento y sus aplicaciones. Por lo que se trata de un conocimiento aplicado a la especialización perseguida.

Salidas profesionales

La economía del comportamiento se aplica al ámbito de las finanzas, el marketing, la banca, decisiones políticas en materia económica. Los egresados que obtengan esta formación tendrán un valor añadido a la hora de optar a puestos de trabajo relacionados con el Neuromarketing o las fiananzas conductuales, por lo que las aplicaciones son variadas, lo que dará un carácter diferenciador a la hora de la empleabilidad con respecto a otras personas. Ofrece mayor posibilidad de trabajar en departamentos de inversión financiera, el ámbito de los recursos humanos o el marketing, organismos y Agencias Públicas, empresas y departamentos de business Intelligence, departamentos de dirección Financiera o profesionales de inversión como la banca, bolsa o seguros, lo que dará una calidad mayor a los puestos de trabajo desarrollados por los egresados de los grados de economía, ADE o Psicología.

Sacar el máximo partido del diploma es complementar la formación sin interferir en la formación de grado, por lo que la docencia se impartirá en periodos de tiempo concretos en los que no hay clases de grados como periodos cortos en verano, o en invierno tras la finalización de la primera convocatoria ordinaria del primer cuatrimestre y el comienzo de las clases del segundo. Todo ello con la pretensión de finalizarlo en unos dos años desde su comienzo alrededor de junio de 2021.

El primer año se ofrecerían las materias introductorias y básicas en un primer bloque, profundizando en el segundo bloque en el ámbito de la psicología, terminando la formación en el tercer bloque de mayor especialización.

La mayor parte de la docencia será por parte de docentes externos pertenecientes a universidades españolas, sobre todo de universidades europeas o estadounidenses. Personas con un nivel elevado en esta disciplina que enriquecerán y aportarán un valor adicional al de la formación básica que se recibe durante el grado. La metodología será eminentemente práctica y con docencia presencial en base al estado de las restricciones en clases por la pandemia.

La inscripción está abierta en este momento y hasta finales de enero aproximadamente y es posible hacerla a través del siguiente enlace. Para poder matricularse es necesario tener aprobados al menos 18 créditos en el primer cuatrimestre.

 

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *