Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

El personalismo nació como una filosofía teórica y práctica para la acción, en el compromiso militante por la defensa de esta vida y dignidad de la persona.

Personalismo, filosofía y teología en la revolución de la fe

Este artículo nace a raíz del reciente libro, “La vitalidad del personalismo. Nuevos retos y perspectivas”, editado por La Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), donde colaboro con el trabajo, “Pensamiento social y ética de la justicia para una política democrática. Claves desde el Papa Francisco con los movimientos populares”.

Es fruto de la ponencia que expuse en el IV Congreso Iberoamericano de Personalismo, “Personalismo, justicia y ciudadanía” (Puebla-México, 28-30 de agosto de 2017), área de “antropología, filosofía social y política” de dicho Congreso.

En donde he tratado de exponer un humanismo ético, social y espiritual (integral) en el horizonte de la fe católica y su teología. Tal como, por ejemplo, nos muestra la corriente de filosofía y pensamiento conocida como personalismo comunitario.

Con autores tan significativos como E. Mounier o el mismo K. Wojtyla, antes de que llegara al ministerio petrino. Y, que como observamos, este personalismo se nota mucho en su magisterio ya como Papa Juan Pablo II. El personalismo, con estos maestros y testimonios como Mounier, ha aportado mucho y bueno a la filosofía y a la teología, a la fe e iglesia con su magisterio. Así se muestra claramente en el Concilio Vaticano II.

Ninguna filosofía ni teología es perfecta. Y, en este sentido, el pensamiento personalista puede tener sus carencias o límites, debiendo ser precisados, con una actualización y profundización siempre constante en la historia de la cultura.

Más, como ha sido estudiado hasta la saciedad por todo tipo de autores o estudios e investigaciones, es innegable la contribución, tan fecunda e importante, que el personalismo ha hecho en todos estos ámbitos del pensamiento y de la fe. Como ha desarrollado el magisterio de la iglesia con los Papas y vamos a presentar, por ejemplo, en el campo de la moral y la doctrina social de la iglesia.

El personalismo propone una verdadera revolución

La filosofía personalista, con sus autores como Mounier, supone toda una revolución antropológica, social y ética para el pensamiento, la cultura y el mundo. Siguiendo a lo más valioso del humanismo filosófico y cristiano, el personalismo pone a la persona como principio, centro y fin de toda la realidad humana, social e histórica.

Es decir, toda ética, relación y estructura o sistema, por ejemplo en el campo del derecho o de la política y economía, debe estar al servicio de la vida y dignidad sagrada e inviolable del ser humano con sus derechos y deberes. De esta forma, por su inspiración cristiana y católica como muestra Mounier, el personalismo está inspirado en lo más valioso del humanismo bíblico del Evangelio.

Tal como se nos revela en Jesús de Nazaret. Dios, revelado en Jesucristo, coloca siempre esta vida y dignidad de la persona, con sus necesidades vitales, por encima de cualquier ley o norma e institución, por más sagrada que se considere. “El sábado se hizo para el hombre” (Mc 2, 27-28).

En su Reino de amor y justicia liberadora con los pobres, Jesús ha venido para que tengamos vida y sea una vida fecunda (Jn 10, 10). Como afirma San Ireneo y actualiza San O. Romero respectivamente, la Gloria de Dios es que el ser humano y el pobre vivan. Ya que, como nos muestra la ciencia social o la misma teología, los pobres son los que mueren antes de tiempo, a los que se les niega el amor fraterno y la solidaridad.

A los pobres se les aplasta su vida, dignidad y derechos. San Juan Pablo II nos enseña de forma muy bella que, “en realidad, ese profundo estupor respecto al valor y a la dignidad del hombre se llama Evangelio, Buena Nueva. Se llama también cristianismo” (RH 10).

Como nos sigue transmitiendo el mismo Papa (SRS 40), a la luz de la fe, esta vida y dignidad del ser humano se entraña en el mismo Dios Trinitario, que inspira una metafísica de las constitutivas relaciones solidarias entre la personas y en la humanidad (Benedicto XVI, CV 54). La persona es imagen e hija del Dios Creador y Padre, ha sido salvada por su Hijo Jesucristo y es vivificada como templo por el Espíritu Santo.

Y es que el personalismo nació como una filosofía teórica y práctica para la acción, en el compromiso militante por la defensa de esta vida y dignidad de la persona. En oposición a los sistemas e ideologías que niegan a la persona. Y la sacrifican a los ídolos del capital y del mercado, como impone el liberalismo economicista con el capitalismo, del estado o partido como hace el comunismo colectivista (colectivismo); o las idolatrías de la nación y raza, como perpetran los fascismos o nacionalismos sectarios y excluyentes.

Frente a todos estos totalitarismos e ideologías burguesas (elitistas), el personalismo nos propone una verdadera revolución. En la que las personas, con sus comunidades o pueblos, y los pobres son los sujetos protagonistas de su promoción liberadora e integral. Los seres humanos no son objetos o cosas y, por lo tanto, no pueden ser sacrificados a estos falsos dioses e idolatrías del capital-mercado y de la riqueza (ser rico), del estado y del poder. Esas idolatrías del poseer y tener que van contra del ser (vida y existencia en dignidad) de la persona (San Juan Pablo II, SRS 28).

Como se observa, desde el personalismo se nos muestra una auténtica antropología y ética para la vida social e histórica. En la que la persona es fruto del Don (Gracia) del amor y solidaridad del Otro, de Dios mismo para la fe, y de los otros. “Soy amado, luego existo”, afirma el personalismo. Y, como es de bien nacido ser agradecido, esta Gracia de la vida y del amor lleva a la persona a la inter-relación y encuentro con los otros.

En el servicio al bien común, con el compromiso y militancia por la justicia liberadora con los pobres de la tierra. Por tanto, desde el personalismo se nos muestra la auténtica naturaleza humana, lo que la tradición filosófica y teológica-moral con la iglesia llama ley natural.

Esto es, el don de la gracia y el amor, que es Dios mismo para la fe, nos constituye como seres humanos, seres personales, corporales, comunitarios, sociales, políticos y espirituales cuya vida y dignidad es sagrada e inviolable. Somos personas enraizadas y religadas en este don y realidad, desde la comunión solidaria con Dios, con los otros en la justicia con los pobres y con la naturaleza-creación, con todo el cosmos. Abiertas a los principios, valores e ideales, a la espiritualidad y trascendencia, a la vida humanizadora, moral, mística, plena y eterna que culmina en los cielos nuevos y en la tierra nueva.

La fe y religión, con la Gracia de Dios, no puede ir en contra de la naturaleza humana, oponerse a la vida, dignidad, corporalidad, sociabilidad y trascendencia (espiritualidad) del ser humano. Sería ir en contra de la creación de Dios u oponerla a su historia de la salvación. Como nos transmitía E. Merino, primer consiliario de la HOAC, con claro sabor personalista: “lo que no es honrado no puede ser cristiano; una vida honrada las 24 horas al día en Gracia de Dios”.

El personalismo con Mounier o Ellacuría

La fe y la gracia no están en contra de la vida, felicidad y alegría de la persona. Por la Encarnación del Verbo en Cristo, la Gracia asume toda la vida, dignidad y humanidad de la persona para, lejos de negarla, llevarla a su plenitud. Tal como nos muestra todo lo anterior Santo Tomás de Aquino que, como se ha estudiado, con su humanismo espiritual e integral es uno de los pilares de todo este personalismo filosófico y teológico.

El personalismo con Mounier o Ellacuría nos traen la revolución de la civilización del trabajo y de la pobreza, frente a la del capital y la riqueza. El capital, el beneficio y la ganancia, no está antes el que trabajo vivo. La vida digna del trabajador y la persona, con sus derechos como un salario justo, está por encima del capital. (Juan Pablo II, LE 15). Como se observa, es una economía y trabajo que, con la propiedad, se pone al servicio de la vida y necesidades de las personas.

El destino universal y socialización de los bienes tienen prioridad sobre la propiedad. Es una economía inspirada por este carácter personalista, para un desarrollo integral (Benedicto XVI, CV 42). Y como raíz de esta civilización del trabajo frente a la del capital, la de la pobreza contra la riqueza. Es la vida de santidad y militancia en el amor fraterno, que se hace pobreza solidaria con la comunión de vida, bienes y luchas por la justicia liberadora con los pobres de la tierra.

En oposición a los ídolos de la riqueza-ser, del poder y la violencia, frente a todos estos totalitarismos e individualismos burgueses. Y es que el pecado del egoísmo con la “codicia (el amor al dinero) es la raíz de todos los males” (1 Tim, 6, 10).

Lo más valioso e importante del personalismo, con autores como Mounier o Ellacuría, es que hicieron vida su filosofía, como medio para la paz y la justicia liberadora, la llevaron la práctica y al testimonio. En una existencia entregada a Dios y a los otros, en la pobreza fraterna y solidaridad para la promoción y liberación integral de las personas, pueblos y pobres.

Autor

Agustín Ortega

Según el autor, este espacio recoge claves de acción-formación social y ética, para colaborar con la espiritualidad y misión ignaciana. Profesor en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador Sede Ibarra (PUCE-SI) e Investigador externo del Departamento de Humanidades y Filosofía de la Universidad Loyola Andalucía. Estudió Trabajo Social, es Doctor en Ciencias Sociales y Experto Universitario en Moral, Doctor en Humanidades y Teología.

Comments

  1. Pienso, si no hay teología perfecta, entonces no hay vida y dignidad perfecta, ni ética perfecta, ni gracia ni amor perfecto, en todo caso, cómo se entiende el término perfecto en este artículo?, creo que la perfección siempre está presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias

La deuda pública de los países que lideran la economía mundial alcanza e 73,5%.

¿La deuda pública se paga?

La deuda pública no es inocua, en términos reales es diferir impuestos hacia el futuro y una muestra clara de falta de solidaridad intergeneracional de la que no estamos previendo las consecuencias. Leer más →