Percepciones y realidades

La Secretaría de Estado de Comercio hizo públicos hace unos días los datos relativos a la inversión extranjera en España en 2013. La inversión productiva (sin incluir activos financieros) creció un 8,8%  frente a 2012 y alcanzó los 15.812 millones de euros. En torno al 1,5 % del PIB.

El cambio de la percepción exterior sobre la economía española tiene así sustentos reales más allá de las previsiones institucionales, FMIOCDEComisión Europea, y las recomendaciones de mercado, la última y más llamativa la de Morgan Stanley.

España, aún con los habituales avisos pendientes, como ya se escucharon una vez más en el reciente Foro Global 2014 celebrado en Bilbao, ha mejorado su imagen a los ojos –y los bolsillos, esto es lo importante- del inversor extranjero. Las grandes líneas de política económica han ido yendo en un dirección correcta.

Informe de Cáritas

Ahora bien. Este cambio es muy suave y necesita un largo tiempo para asentarse. El país soporta una tasa de paro extraordinariamente alta y muy difícil de reducir, por encima del 25 por ciento. La crisis ha sido, y está siendo, muy dura. Sólo en el cuatrienio 2008-2012, la renta disponible de las familias cayó un 15%, según BBVA, y en 2012 la tasa de pobreza media alcanzó el 28%, explica el último informe de Cáritas.

Este informe, titulado Precariedad y Cohesión Social, pone negro sobre blanco la situación en la calle. La que no percibe que el cambio de rumbo de la economía sea una realidad, sino un ejercicio de voluntarismo cuando no pura propaganda gubernamental.

Esta dicotomía se ha ensanchado en los últimos meses a medida que las señales –y los pequeños pasos- positivos se han hecho más frecuentes. Esto es, a mayor abundancia de buenos datos, igual percepción –cuando no peor- social de la situación.

El último “choque” tuvo lugar la semana pasada cuando el ministro de Hacienda puso en duda la certeza de algunos datos incluidos en el citado informe de Cáritas. En concreto uno de los más lacerantes: el de la pobreza infantil.

Según la organización, el riesgo de pobreza entre los niños menores de 18 años se situó en 2012 en el 29,9 %. Un 8,5 %  más que la media comunitaria que fue el 21,4 por ciento, con números de Eurostat, la oficina estadística europea.

Acción social

La duda pública del ministro sobre la solvencia de estos datos –procedentes de la UE- y su proyección social parece reafirmar, una vez más, esta trampa del pensamiento positivo, sobre la que habla la autora norteamericana Bárbara Ehrenreich, y que consiste, básicamente, en combatir la realidad que no se puede cambiar con un cambio de la percepción de la realidad.

La acción social es una de las grandes prioridades –por no decir la primera- en materia de gobierno y es uno de los grandes desafíos –junto al tecnológico- de la Comunicación. La de los hechos, no la de las palabras.

Por ello, insistir en que la recuperación económica es un hecho consolidado sin guardar las precauciones más elementales, por mucho que se quiera matizar el mensaje, es un error. No basta con decir que vamos por el buen camino –que lo vamos- y que se trata de una cuestión de tiempo –que lo es. Se trata de aceptar la realidad en toda su dimensión

Autor

Francisco José Bocero de la Rosa

Periodista. 29 años de trayectoria profesional. Periodismo económico. Prensa, revistas, radio y alguna experiencia en TV. Comunicación estratégica. Organizaciones empresariales y Corporaciones de Derecho Público. Empresas y entidades financieras. Universidad. Nuevos modelos de comunicación. Análisis. Aprendizaje constante. Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« noviembre 2017 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
Sab 25
Mar 28
Mie 29
Mie 29