Noticias

Sevilla

Córdoba

La clase de Pensamiento Creativo con Paco Pérez Valencia

Pensamiento Creativo con Paco Pérez Valencia

Soñar, vivir, explorar, imaginar, investigar, reconocer… Sí, todas estas palabras buscan un mismo objetivo: sorprenderse. Me explico. Si estáis acostumbrados a creer que ser creativo es tener unas aptitudes innatas, os equivocáis. Ser creativo es querer ir más allá de los límites establecidos; es aprender cada día cosas nuevas y saber afrontarlas de manera distinta; y ser creativo es buscar ‘El elemento’, título del libro de Ken Robinson, para ser diferente.

Historia con una madeja de lana

Deberíais algún día asistir a una ‘clase’ de Pensamiento Creativo de Paco Pérez Valencia, profesor de la Universidad Loyola Andalucía.¿Por qué? Paco dice que para soñar “es necesario vivir todo con alma, disfrutar de las cosas y valorar cada posibilidad por muy insignificante que parezca”. También reflexiona sobre los procesos creativos “no sabemos dónde se destapan, pero sí sabemos que ocurren en situaciones reales”.

Una de sus clases la ha impartido en el patio de la universidad. Un ejercicio con el  “que el alumnado ha trabajado por grupos en un entorno abierto, ajeno a la seguridad que ofrece el interior del campus», explica Paco con emoción. El objetivo de la actividad era que los alumnos “fueran capaces de contar una historia con una madeja de lana”, según él “un objeto con cualidades especiales: es extensivo, cromático y tiene ligereza”.

Emoción y creatividad 

El resultado “ha sido fantástico” porque “tenían que hacer el ejercicio por estética, creatividad o emoción”, es decir, “contar una historia con libertad absoluta”,  explica Paco. Además trabajar en la calle “es fabuloso, te enfrentas a cualquier inclemencia que pueda ofrecer el día”, pero “también es estar abierto a cualquier deseo que pueda surgir”. Para finalizar, ha querido resumir el ejercicio como “una huella con un rastro poético y bello”.

Como habéis podido comprobar ser creativos no es una cuestión innata, es un objetivo que toda persona puede llegar a alcanzar, pero sí son imprescindibles las ganas de aprender cada día algo nuevo y querer adaptarte a nuevas circunstancias, aunque las inclemencias quieran apagar la libertad de cada uno.

Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *