Noticias

Sevilla

Córdoba

Pablo Rodríguez, alumno del Máster en Neuropsicología.

Pablo Rodríguez Prieto: «El máster en Neuropsicología me ha hecho sentir que ya pertenecía al gremio»

Pablo Rodríguez Prieto, alumno del Doble Máster Universitario en Psicología General Sanitaria + Máster Universitario en Neuropsicología, nos habla del conjunto de experiencias vividas durante el desarrollo del máster, su visión de la profesión, la experiencia de aprendizaje y humana que ha supuesto para él y la situación insólita vivida durante el confinamiento.

Pregunta: ¿Qué te ha aportado para tu carrera profesional este máster?

Respuesta: Este máster me ha permitido especializarme en la rama de la psicología que llevaba años queriendo estudiar, la Neuropsicología. Este es un máster diseñado para ofrecer la mejor formación posible a sus alumnos en el corto período del que dispone, así que es duro y está plagado de desafíos, sin embargo, no exagero al decir que ha sido el período de mi vida en el cual más he aprendido. La enorme cantidad de conocimientos y habilidades que he adquirido durante el último año me ha permitido desarrollarme como profesional más allá de lo que imaginaba antes de comenzar el curso.

«El máster es duro y está plagado de desafíos, sin embargo, no exagero al decir que ha sido el período de mi vida en el cual más he aprendido»

Además de esto, los debates y las relaciones que he entablado tanto con los profesionales que impartían las clases como con mis propios compañeros, me ha abierto un gran abanico de futuros contactos profesionales que de otra forma hubiese sido complicado conseguir.

Es realmente enriquecedor poder mantener conversaciones con, o en ocasiones simplemente escuchar, a personas apasionadas por su profesión, que intentan transmitir su conocimiento de la mejor manera posible. Creo que este conjunto de experiencias, sumado al gran esfuerzo que supone el máster, me han cambiado para mejor no solo como profesional sino también como persona. No ha sido fácil, pero si lo hubiese sido no habría conseguido el nivel de profesionalidad que mis compañeros y yo hemos llegado a desarrollar tras el curso.

(P): ¿Cómo ha cambiado el máster tu forma de desarrollar u observar esta profesión?

(R): Me ha permitido adquirir una visión más real de la profesión y por supuesto los conocimientos necesarios como para tener un criterio propio, más afianzado, sobre ella. Además, he aprendido técnicas, habilidades y nuevos descubrimientos, que no han hecho más que alimentar el gran deseo de aprender y mejorar que tenía antes.

Opino que es una especialidad apasionante, compleja y estimulante, en la que cada día surgen nuevos descubrimientos y se atisban nuevos horizontes. De este modo, creo que para alguien que de verdad esté interesado en ella, este máster puede resultar apasionante.

«Al tener una amplia cantera de docentes, se adquieren multitud de puntos de vista y experiencias»

Además, existe la ventaja de que al tener una amplia cantera de docentes, se adquieren multitud de puntos de vista y experiencias para que los alumnos, mediante el trabajo personal, formen sus propias ideas y visiones sobre la profesión. La mejor forma de saber de algo es experimentarlo desde dentro, y este curso de verdad me ha hecho sentir que ya pertenecía al “gremio” de la Neuropsicología, pudiendo verla desde dentro en todo su esplendor.

(P): ¿Cómo ha sido tu experiencia durante los meses de confinamiento?

(R): Los meses confinamiento han sido difíciles para todos y como es lógico ha supuesto también un problema para la organización y docencia del máster. El no haber tenido las clases presenciales ha hecho que perdamos la oportunidad de conocer a muchos profesionales cara a cara y que no hayamos podido realizar mucho trabajo práctico que se tenía planeado. Sin embargo, la reacción de la dirección y los profesores fue muy rápida y efectiva, consiguiendo adaptar las clases que quedaban al formato digital-presencial en un fin de semana, lo que es de por sí impresionante.

«Al declararse el estado de alarma la reacción de la dirección y los profesores fue rápida y efectiva, consiguiendo adaptar las clases que quedaban al formato digital-presencial en un fin de semana, lo que es de por sí impresionante»

Todos hemos tenido pérdidas durante el período de cuarentena, pero en el máster hemos conseguido mantener las clases incluso con los mismo horarios que si no hubiese ocurrido, lo cual agradecí enormemente. Las clases virtuales se hicieron más duras que las presenciales, pero por lo general acabé satisfecho de que se hiciese todo lo posible por mantener el nivel de excelencia. Mi única pena es no haber podido vivirlo tan intensamente como la primera parte presencial.

Autor

María Victoria Mendoza

Periodista de temas científicos del Servicio de Comunicación, Relaciones Institucionales y Marketing de la Universidad Loyola. mvmendoza@uloyola.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *