Pintura de las obras corporales de misericordia de Murillo

Obras corporales de misericordia: dar de comer al hambriento

La primera de las Obras Corporales de Misericordia está simbolizada en la gran pintura mural de Murillo en la Iglesia de la Santa Caridad de Sevilla.

La magnitud de esta obra (333 x 550 cms.) indica la importancia de esta acción misericordiosa dentro del programa iconográfico de la Iglesia de la Santa Caridad: Miguel de Mañara seguramente quiso que se resaltara en ella la actitud cristiana de socorrer al hambriento.

Multiplicación de los panes

La escena de la Multiplicación de los panes, realizada por Cristo, está descrita en un paisaje de enorme profundidad, con unas colinas en la parte izquierda, ante las que está situado Cristo. Tiene en sus manos los panes que tenía un hombre de entre la multitud, y que se los presenta uno de los discípulos; Cristo los toma en sus manos para bendecirlos, porque desde ellos quiere hacer el milagro de la multiplicación.

Pintura obras corporales de misericordia de MurilloEl gesto transformado del Señor al bendecir los panes, indica el poder sobrenatural que realiza el prodigio.

Es un gesto parecido al del Cristo de la Última Cena de Murillo, que hay en la iglesia de Santa María la Blanca de Sevilla. Un nimbo de luz resalta este poder.

En primer plano, al lado derecho, hay un grupo de mujeres que miran con asombro lo que Cristo está realizando.

En un fondo alargado del paisaje se ve a la multitud, que espera manteniendo su hambre esperanzada, que va a ser saciada por el milagro de la multiplicación de los panes.

La escena es sobrecogedora, como aparece en los gestos de todos los que miran con asombro y expectación. Es la primera de las obras corporales de misericordia de Cristo, que indican un camino a seguir en la predicación de la Buena Nueva.

Autor

Fernando García S.J.

Jesuita. Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Barcelona. En 1956 marcha a Japón, en donde es profesor de Historia del Arte Oriental en la Universidad Sophia (Jochi Daigaku) de Tokio. Es Académico Numerario de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, y Académico Correspondiente de la de Bellas Artes de Cádiz y de la Real Academia San Dionisio de Ciencias, Artes y Letras de Jerez. En 1993 le fue concedida por el Emperador de Japón la cruz de la "Orden del Tesoro Sagrado, con distintivo de Rayos Dorados y Rosetas". En la actualidad es Delegado Diocesano del Patrimonio Histórico-Artístico de Sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>