“La Fundación ETEA juega un papel clave en la construcción de una universidad global”

Por el 3 mayo 2015
José Manuel Martín habla del papel que tiene la Fundación ETEA
Pie de foto +

José Manuel Martín es el nuevo director de la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales. Ha sido Director de Investigación y Posgrado desde 1999 hasta 2008 en ETEA (ahora Universidad Loyola Andalucía). Actualmente es coordinador del Grupo de Investigación Estudios Rurales-ETEA (SEJ-416) del Plan Andaluz de Investigación (Grupo PAI) de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía. Como investigador ha participado en numerosos proyectos de investigación y asesoría a lo largo de los años de carrera docente relacionados con el Desarrollo Rural, Política Agraria y Economía Agraria, tanto nacionales como internacionales.

En esta entrevista para LoyolaAndNews, José Manuel Martín avanza algunas de las actuaciones que tiene previstas y recuerda que “nuestra máxima es el magis ignaciano, es decir, dar todo de nosotros mismos para ponerlo al servicio de los demás”.

P.- ¿Cómo ha sido su aterrizaje al frente de la Fundación ETEA?

R.- Bueno, llevo muchos años vinculado a la institución como colaborador y tengo que agradecer al Patronato de la Fundación la confianza que han depositado en mí al haberme dado la oportunidad de gestionar una institución con tan destacable trayectoria en el ámbito del desarrollo y la cooperación, algo que sin duda me parece un reto apasionante.

P.- ¿Tiene ya en mente alguna medida prioritaria para poner en marcha?

R.- La verdad es que mi intención es avanzar en la línea planteada por mi antecesor, Pedro Caldentey, quien ha realizado una magnífica labor para impulsar la investigación en el campo del desarrollo y la vinculación con su principal socio, la Universidad Loyola Andalucía. Lo que sí tengo claro es que la fundación juega un papel clave en la construcción de una Universidad global y abierta al mundo y en el cumplimiento de la misión de la Compañía de Jesús y cuento con el firme propósito de poner un especial esfuerzo en ello.

P.- Entonces ¿su intención es alejarse del enfoque tradicional de los proyectos de cooperación y centrarse en la investigación académica?

R.- Una cosa no quita la otra. Es necesario aprovechar el know-how y la experiencia en cooperación y desarrollo que la fundación tiene en Europa, América Latina, Sudeste Asiático y Magreb. Ahí tenemos una valiosísima fuente de información. Hay que aprender de lo que se hace para mejorar las intervenciones y potenciar sus efectos positivos. Y aquí es donde entra en juego tanto la investigación como la sistematización de experiencias y la evaluación de impacto. Pero continuaremos con la acción en el terreno, en la medida en que el sector de la cooperación lo permita, y compartiremos el aprendizaje de nuestras intervenciones. Nuestra máxima es el magis ignaciano, es decir, dar todo de nosotros mismos para ponerlo al servicio de los demás.

P.- ¿Cómo cree que su experiencia profesional puede a contribuir a este nuevo reto?

R.- ¡Vaya pregunta! A ver, por un lado, pretendo sacarle el máximo partido a toda mi experiencia de gestión al frente de distintos proyectos y grupos de investigación. Por otra parte, como investigador afín a la temática de ‘Economía agraria, de los recursos naturales y desarrollo rural’, continuaré formando parte del grupo de investigadores que conforman esta línea de trabajo. En el resto de líneas de investigación -como la de ‘Estudios en Integración Regional Comparada’, la línea de ‘Educación y Cooperación para el Desarrollo’ o la línea de ‘Economía del desarrollo y la pobreza’- contamos con un magnífico equipo de profesionales en el que apoyarme para afrontar esta nueva etapa y que además trabajan conectados a redes de investigadores, universidades e instituciones de desarrollo de todo el mundo.

P.- Ha hecho referencia antes a la Universidad Loyola Andalucía como principal socio de la Fundación ETEA. ¿Cómo se materializa esta relación en la práctica?

R.- La Universidad Loyola Andalucía nace de ETEA y la Fundación ETEA hereda la experiencia de más de 25 años de cooperación al desarrollo de ETEA…ambas surgen de la misma semilla, ambas son instituciones de la Compañía de Jesús. El respaldo de la Universidad Loyola Andalucía a la Fundación ha sido y sigue siendo fundamental y no solamente desde el punto de vista material. El proyecto universitario del que nace la Universidad Loyola Andalucía es al mismo tiempo global y local y por eso el personal docente e investigador de la universidad siempre ha sido especialmente sensible al tema del desarrollo. En la actualidad estamos trabajando conjuntamente para impulsar aún más el trabajo conjunto en torno a este ámbito. El desarrollo siempre ha sido importante en la universidad…a partir de ahora lo va a ser más.

Pablo Simón

Pablo Simón

Responsable de Comunicación de la Fundación ETEA para el Desarrollo y la Cooperación. pablo.simon@fundacionetea.org

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>