Negocio + social

¿Es incompatible hablar de negocio y de social a la vez? ¿Chirría? Ha habido momentos en que estos dos términos no se llevaban bien. No se comprendía como ayudar a los demás se podía hacer por medio de un negocio, la palabra negocio estaba demasiado relacionada con especulación. Hoy estos dos términos no sólo conviven en armonía, si no que se necesitan.

El modelo de negocio describe el modo en que una organización crea, distribuye y captura la atención de un segmento de mercado, buscando la generación de beneficio. Cuando el modelo de negocio lo llevamos al campo social, la organización también trata de crear, distribuir, y capturar la atención de un segmento de mercado, pero buscando la generación de beneficios sociales.

La drástica disminución de las ayudas públicas al ámbito social nos ha conducido a aplicar la innovación y crear modelos de negocio social que sigan impactando positivamente en los colectivos más desfavorecidos. La escasez de recursos no ha podido superar el ímpetu de ayudar.

Emprendedores sociales

En un reciente viaje a la Universidad de Santa Clara en Silicon Valley, con motivo de la incorporación de la Universidad Loyola Andalucía a la red Global Social Benefit Institute, he podido entrar en contacto con emprendedores sociales que están haciendo cosas realmente espectaculares, poniendo su experiencia profesional y conocimiento al servicio de colectivos desfavorecidos, y usando la innovación en tecnología, productos y servicios como palanca de impacto. Todos ellos planteaban su proyecto social como un negocio, pero social.

En enero de 2013, El Confidencial publicaba una entrevista a Pau Llop, emprendedor social en Nxtmdia y en algunas de sus contestaciones refleja perfectamente lo que quiero decir en este post. Os transcribo sus palabras.

A la pregunta de qué es un emprendedor social este respondía: “Un emprendedor tradicional, muy lícitamente, detecta nichos de mercado, de negocio. El emprendedor social hace lo mismo, pero buscando no nichos de negocio, sino nichos de necesidades sociales“. Y continuaba diciendo “la gente todavía confunde el emprendimiento social con las ONG´s. Un proyecto social tiene que ser rentable para poder existir, porque un emprendedor social no puede vivir de subvenciones“.

En los próximos meses la Universidad Loyola Andalucía pondrá en marcha un programa de apoyo a emprendedores sociales que incluye formación, mentorización y acceso a financiación.

Como decía en un post anterior, estos son los “nuevos héroes.

Autor

Esteban Almirón

Emprender comparte muchas similitudes con saltar en paracaídas. Ambas actividades son retadoras, requieren preparación y una ejecución casi perfecta. En ambas hay incertidumbre y mucho riesgo, pero ambas te recompensan con una sensación vital de realización y libertad. Desde 'El Salto', Esteban Almirón, director del Servicio de Empleabilidad y Emprendimiento de la Universidad Loyola Andalucía, analizará la actualidad del emprendimiento y los emprendedores. ¿Saltas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3