Artículo de opinión en el que se analiza los efectos psicológicos del verano, sobre todo, en aquellas personas depresivas.

Sobre los mitos y realidades de los efectos psicológicos del verano

Con la llegada de la época estival, comenzamos a hacer planes y a deshacer la rutina, podemos pensar que el cambio provocará en nosotros una mejora inmediata de nuestras emociones. Claro está, vemos cosas diferentes de las habituales, probamos nuevos sabores o al menos recuperamos algunos de la memoria del verano anterior, salimos más, charlamos con mayor intensidad y nuestras relaciones personales aumentan, usamos ropa más ligera y tenemos menos presión laboral… todo ello pronostica el desarrollo de unas emociones extraordinarias.

El problema ocurre cuando existiendo un trastorno emocional de fondo como por ejemplo, el depresivo,  donde estas personas que sufren sistemáticamente un estado de desánimo, de desgana, casi una falta constante de energía, cuando llega el verano pueden caer en el tópico de que unas vacaciones lo arreglarán, de modo que esperando cambios espontáneos abandonan el tratamiento durante estos meses o se relajan en su aplicación.

La cuestión es que no se tienen en cuenta factores como que los cambios de rutina afectan a las pautas del tratamiento psicológico, el cual normalmente es un proceso mediante el que se instauran nuevas estrategias de organización vital y de pensamientos. Por otro lado, el individuo puede llegar a estresarse en exceso al intentar controlar las circunstancias que acontecen en un entorno en el que no se mueve frecuentemente y planificar hasta el último detalle de las vacaciones para teóricamente no desaprovechar nada.

Un fenómeno curioso es el paradójico efecto psicológico de las expectativas, pues tanto en el paciente como en su entorno se pueden desarrollar unas ideas de disfrute, divertimento, descanso y placidez que rara vez bajo estos estados se produce, por lo que se desarrollan dos problemas, uno por no sentirse del todo bien y otro porque “debería” hacerlo y con más razón en vacaciones, como  A. de 36 años comentaba: “Me siento mal porque debería sentirme bien aquí de vacaciones, pero en lugar de eso estoy agobiada”.

Efectos psicológicos

Las personas depresivas tienden a aislarse no sólo físicamente sino también en sus emociones y pensamientos, lo que les impide centrarse en las virtudes o beneficios que les aporta el exterior y tienden a darle cientos de vueltas a una idea que normalmente tiene un cariz negativo, por lo que no dejan de preocuparse y angustiarse.

Por todas estas razones es difícil pensar que el simple “cambio de aires” haga que las personas transformen su humor convirtiéndose en sujetos felices espontáneamente ya que es imprescindible un esfuerzo personal por conocerse en profundidad para llegar a cambiar aquello que es necesario y aceptar aquello que es inmodificable.

Podemos, de todos modos, poner ciertos remedios a esto, como mantener una rutina lo más semejante posible a la establecida en la terapia, respetando las horas de sueño y  los horarios de alimentación,  procurar hacer ejercicio físico diario, no pasar todas las vacaciones fuera de casa procurando permanecer un par de días en ella para dejar todos los asuntos solucionados y volver también algo antes para organizar las actividades posteriores y que la adaptación sea más fácil.

Pero sin duda las soluciones más importantes de los efectos psicológicos del verano pasan por: procurar buscar una razón más simple para estar bien cada día ya que el ser humano es capaz de cumplir sus mejores propósitos; quererse, querer y aceptar el afecto de los demás dado que el amor es una de las emociones más reconfortantes; cuidar el diálogo interno, ser nuestros entrenadores pues una buena automotivación es la base; y aprovechar las oportunidades que surjan dado que la felicidad no se improvisa, se provoca.

Autor

Carmen Párraga

Carmen Párraga Gallardo psicóloga y psicoterapeuta con experiencia profesional tanto en ámbitos académicos como en centros sanitarios. Máster en Psicología Clínica y de la Salud, es colaboradora de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« Agosto 2017 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3