Agenda

Noticias

Sevilla

Córdoba

Miércoles del SED.

Miércoles del SED ¿Hay lugar para Dios…?

La última sesión de los Miércoles del SED ha abordado en sendas mesas redondas celebradas en los Campus de Córdoba y Sevilla el tema ‘¿Hay lugar para Dios…?’ 

En un mundo que parece funcionar sin tener que recurrir a Dios; en un mundo en que la ciencia y la tecnología parecen tener todas las respuestas; en un mundo en donde “eso de creer” parece pertenecer a otra época, Loyola SED ha planteado esta cuestión a la que se ha tratado de dar respuesta desde tres enfoques: el de la Teología, el de la Psicología y el de la propia experiencia de vida. Estas mesas redondas han sido organizadas por el SED con la colaboración de los profesores de la asignatura Humanismo y Ética Básica.

En la jornada celebrada en el Campus de Sevilla participaron Marta Medina, profesora de Teología en la Universidad Pontificia de Comillas; Carlos Domínguez, SJ, doctor en Psicología y profesor emérito de la Facultad de Teología de Granada, y Teresa González coordinadora de planificación y desarrollo organizativo de InteRed.

Tres acercamientos a la pregunta ¿Hay lugar para Dios?

Carlos Domínguez SJ, expuso que «la Psicología, en su análisis de la conducta humana, presta atención a Dios en cuanto a objeto mental que puede cumplir unas funciones determinadas en la persona, funciones que pueden ser positivas y saludables para el desarrollo de la persona o que también pueden ejercer una influencia conflictiva, problemática o patologizante».

Por su parte, Marta Medina, afirmó que esta pregunta «exige una respuesta personal y libre» y desde el punto de vista teológico «no sólo puede haber lugar para Dios sino que además sería deseable que se lo hiciésemos, porque todo aquello que nosotros buscamos y deseamos, todos los anhelos que experimentamos en nuestra vida, la verdadera respuesta para ellos es Dios. Y cuando nos abrimos a esa respuesta nos damos cuenta de que ganamos en humanidad, en plenitud y en felicidad».

Finalmente, Teresa González aseguró que es posible encontrar el lugar de Dios en muchos momentos de nuestra vida, en muchísimas realidades que se nos presentan «desde las cosas más pequeñitas y cotidianas como el despertar de tu hijo pequeño, hasta de las grandes causas por la justicia que nos invitan a revelar un Dios que se impacienta por este mundo roto al que tenemos que ayudar. Hay lugar también para Dios en la naturaleza, en el silencio o en el estudio, un Dios que se nos revela y es parte de nuestra propia identidad sin el que no podemos sentirnos plenos».

 

Autor

Nuria Gordillo

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. ngordillo@uloyola.es Twitter: @Nuria_GR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *