Camilo Constantino Alfaro, premio al mejor orador en el UNMUN 2015.

Camilo Constantino: “La elocuencia es una característica muy importante a la hora de hablar en público y de transmitir una idea”

Camilo Constantino Alfaro estudia el segundo año del Grado en Economía, recientemente fue nombrado mejor orador de la simulación de las Naciones Unidas que cada año celebra la Universidad de Navarra, donde, además, la Universidad Loyola Andalucía fue premiada como mejor delegación.

¿Admiras a algún orador en especial? 

La historia ha concebido a una gran cantidad de oradores de gran renombre. Partiendo desde la Edad Antigua, pasando por la Edad Media y la Edad Moderna, hasta llegar a la Edad Contemporánea puedo nombrar a un sinfín de grandes oradores y predicadores tales como Marco Tulio Cicerón, Abraham Lincoln, Winston Churchill, Nelson Mandela,  Martin Luther King o John F. Kennedy entre otros, pero sin duda alguna el orador que personalmente destaco por encima del resto es Randolph Frederick Pausch. Randy Pausch, como es conocido en sus conferencias y en la red, fue un profesor universitario de ciencias de la computación de la Universidad Carnegie Mellon, de Pensilvania.

En 2007, el profesor Pausch tenía previsto dirigirse a 400 estudiantes y conocidos de su universidad con el objetivo de cumplir con una tradición académica denominada ‘La última lección’. Lo que nadie se esperaba es que abriese su intervención con un anuncio: tenía cáncer de páncreas y los médicos le daban entre tres y seis meses de vida. Este profesor se convirtió en el autor del best-seller mundial ‘The Last Lecture’, basado en su famosa charla magistral que dio al mismo tiempo que anunciaba su cáncer terminal. Su humor y sentido común le hicieron famoso en toda la red al mismo tiempo que daba una lección de vida y de muerte. Este profesor es una persona ejemplar tanto en ámbito educativo, profesional y familiar. Demuestra en sus conferencias que no hace falta ser perfecto para llegar a ser excelente. También me gustaría destacar su humildad, su sencillez, su convicción, su autenticidad, y ante todo la pasión que demuestra a la hora de transmitir sus ideas a los demás.

¿Cuáles son las características que crees, debe tener un buen orador?

La oratoria es el arte de hablar con elocuencia, y esta es la capacidad que tiene una persona de expresarse en público de forma natural, elegante y persuasiva. Pienso que la elocuencia es una característica muy importante a la hora de hablar en público y de transmitir una idea. Existen otras características también muy importantes como pueden ser elegir las frases que se van a recitar de forma meticulosa, escribir con un sentido y con un propósito, ser muy organizado, practicar los discursos antes de exponerlos y ser conciso y breve debido a que “lo bueno, si breve, dos veces bueno”. Es cierto que estas características son muy importantes para desarrollar una buena técnica discursiva y de oratoria, pero ante todas estas características destaco como las más importantes la innovación en los discursos, la sencillez, la convicción, la humildad, la autenticidad y la pasión a la hora de conversar con los oyentes.

¿Qué te llevó a participar en el UNMUN 2015?

Participar en UNMUN 2015 ha sido todo un reto para mí. La idea de participar en la simulación era ampliar mi formación conociendo las normas, protocolo y procedimiento parlamentario de la Organización de las Naciones Unidas. Todo esto, aprendiendo a través del intercambio de formación con otros alumnos de diferentes universidades de toda España (Deusto, Comillas, Universidad de Navarra, ESADE, Universidad de A Coruña, etc.) con perfiles similares al mío.

Quiero agradecer a mi compañera y amiga de la Universidad Loyola Andalucía, Carmen Cuadrado Briones, su interés y confianza depositada en mí para asistir a UNMUN 2015 desde un principio. Quiero destacar su enorme esfuerzo y trabajo con el cual ha logrado consolidar una delegación formada por un total de cincuenta y cuatro alumnos de la Universidad Loyola Andalucía, incluyendo tanto al Campus de Sevilla como al Campus de Córdoba.

¿Qué ha supuesto para ti participar en el UNMUN 2015?

Para mí, ha sido todo un orgullo poder participar en un acto de tan alto nivel académico y poder representar a mi universidad que me ha dado la oportunidad de poder ampliar mi formación académica universitaria al fomentar este tipo de proyectos. En cuanto a la vida universitaria, UNMUN 2015 ha supuesto un antes y un después. En esta experiencia he podido hacer una gran cantidad de amigos y es muy posible que en un futuro nos encontremos en proyectos comunes y afines. Realmente ha sido todo un privilegio conocer a tantas maravillosas y excelentes personas tanto de la Universidad Loyola Andalucía como del resto de España y Latinoamérica.

¿Qué piensas de la ONU?

La Organización de las Naciones Unidas es un proyecto internacional necesario para el acercamiento de posturas entre los distintos países que conforman esta organización, tratando siempre que la diplomacia y el consenso tengan éxito. Es cierto que el sistema burocrático caracterizado en las Naciones Unidas ha sido el causante de que esta organización reciba una gran cantidad de críticas debido a un cúmulo de deficiencias y debilidades.

Personalmente, no soy muy partidario de los métodos y procedimientos burocráticos ya que conllevan una gran pérdida de tiempo y dinero, pero por la experiencia vivida en la simulación de la ONU, puedo asegurar que la burocracia establecida en las Naciones Unidas es en mi opinión el método más eficaz conocido debido a que es bastante complicado poner en consenso al gran número de países que conforman este organismo internacional. Por tanto, la ONU resulta no solo imprescindible sino digna de apoyo y debe ser defendida, incluso elogiada en la medida de sus merecidos objetivos, registrados desde su fundación.

¿Qué te llama la atención de las Relaciones Internacionales?

A pesar de la distancia que separa países tan dispares como pueden ser Rusia y Estados Unidos, las relaciones internacionales fomentan las iniciativas que son capaces de poner a países en frentes comunes como el terrorismo, la pobreza extrema o el hambre, incluso cuando las distancias son infranqueables. Teniendo en cuenta que una política responsable no puede estar basada en la esperanza de que la diplomacia siempre tenga éxito.

Autor

Francisco Javier Burrero

Periodista del Servicio de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Universidad Loyola Andalucía. fjburrero@uloyola.es Twitter: @javierburrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *