La práctica de la meditación es recomendable como terapia de enfermedades mentales y crónicas.

Meditación y Mindfulness

Con los nuevos estilos de vida basados en la buena alimentación y ejercicio, en ocasiones se menciona la meditación, pero no todo el mundo está en contacto con este término ni con su ejercicio.

Desde hace tiempo practico la meditación y he experimentado los beneficios que aporta, por lo que veo la necesidad de difundirla. ¿Por qué no practicar algo que es tan beneficioso tanto para el día a día como para momentos difíciles?

Gran parte de las religiones aúnan esta práctica (la cristiana, la musulmana, la budista, taoísmo, etc.), la diferencia se encuentra en el nombre, ya que en algunas religiones se denomina oración, en otras se llama meditación, pero el ejercicio es el mismo.

Meditación, trabajo de la conciencia

Los orígenes históricos de la meditación se pueden datar en el siglo VI a.C. donde se menciona la transmisión de principios de vida orientados al desarrollo de la espiritualidad y la disciplina religiosa.

En la Universidad Loyola Andalucía se practica el mindfulnessLa meditación es un trabajo de la conciencia dirigido a fomentar la evolución de la mente y sus funciones. Esto se ve reflejado en el aspecto espiritual y moral que determina la manera de actuar de las personas y por tanto su estilo de vida.

En relación con esto, surge el concepto del Mindfulness. Actualmente, este ejercicio es foco de investigaciones y se está incorporando en todo tipo de terapias e intervenciones. Se han mostrado beneficios cuando se aplican al manejo de la ansiedad, depresión y estrés (Shapiro, Schwartz, and Bonner, 1998; Tacón, 2004; Proulx, 2003).

También en enfermedades crónicas,  como la esclerosis múltiple, enfermedades carviovasculares, cáncer y SIDA, se han encontrado posibles beneficios psicofisiológicos en el proceso de enfermedad (Ahmadi y otros, 2010; Liu y otros, 2007; Schneider y otros, 2005; Carlson y Garland, 2005; Tacón, 2004; Molassiotis y Maneesakorn, 2004; Robinson y otros, 2003).

Practicar mindfulness

La palabra mindfulness se traduce al castellano como conciencia plena y se basa en la idea de que deberíamos ser espectadores de nuestra propia vida, viviendo minuto a minuto lo que hacemos, sin centrarnos en el pasado o futuro. El intento por alejarnos del dolor nos genera más sufrimiento. En cambio, la actitud de aceptar lo que nos pase nos lleva a una sensación más plena y un mayor control de la propia mente. Una práctica habitual del mindfulness es la meditación.

Es difícil frenar la dinámica del día a día y dedicarse un momento para uno mismo, por suerte en la Universidad Loyola Andalucía se da cabida a esta práctica. En concreto en el Campus de Palmas Altas, todos los martes de 14 a 14,30h ocurre la Escuela del Silencio, guiada fantásticamente por el Profesor Manuel López Casquete.

Os invito a probar, desde el primer momento se perciben los beneficios.

Alina Rigabert
Linea de Investigación: Prevención y Promoción de la salud
 

Autor

Alina Rigabert

Alina Rigabert es becaria predoctoral de investigación del Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Calendario de Eventos

« diciembre 2017 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31