La mediación es una herramienta eficaz para la resolución de conflictos.

Un cuento de Navidad

Con mucho cariño para todos/as, mi adaptación de Charles Dickens.

El protagonista es el señor Xavi Picapleitos, un hombre avaro y tacaño que no celebra la fiesta de Navidad a causa de su solitaria vida y su adicción al trabajo en su despacho de abogados.

No le importan los demás, ni siquiera su pasante Jon Mata lo único que le importan son los negocios, ir cada mañana al Juzgado de Guardia y ganar dinero, mucho dinero. Una noche, en víspera de Navidad, Picapleitos recibe la visita de un fantasma que resulta ser el de su mejor amigo y socio Fran Mediatio, que dejó de serlo hace ya veinticinco años cuando terminó su carrera de Derecho y se dedicó a ejercer olvidándose de lo que de verdad le había llevado a la facultad “ayudar a los demás”.

El espectro le cuenta que, por haber sido tan buen gestor, aun cuando no hubiera sido capaz de ver que “detrás de los papeles que tramitaba” había personas, con sentimientos y angustias, toda su falta de interés se ha convertido en una larga y pesada cadena que debe arrastrar por toda la eternidad.

Le anuncia a Picapleitos que ya ha superado el conjunto de sus maldades, por lo tanto, cuando muera tendrá que llevar una cadena mucho más larga y pesada. Entonces le anuncia la visita de tres espíritus de la Navidad, que le darán la última oportunidad de salvarse. Picapleitos no se asusta y desafía la predicción.

Pasado, presente y futuro

Esa noche aparecen los tres espíritus navideños: el del Pasado, que le hace recordar a Picapleitos su vida infantil y juvenil llena de melancolía y añoranza pensando que “no había Derecho” en muchas cosas y que el iba a cambiar el mundo y la justicia”, antes de su adicción por el trabajo; así como por su desmedido afán de pleitear.

El del Presente le hace ver su actual situación, solo en su despacho, sin querer oir hablar de otra cosa que no sean demandas o querellas y también la de la familia de su pasante Jon Mata, que a pesar de estar empezando y no ganar casi dinero tiene una gran familia y siempre celebra la navidad.

Luego el Espíritu le muestra cómo todas las personas celebran la Navidad; incluso el sobrino de Picapleitos, Rafa, celebra la Navidad de una manera irónica pero alegre (debido a que los invitados no quieren la presencia de Picapleitos).

Al final el espíritu muestra a varios personajes: la Ignorancia, el Interés, la Necesidad, la Tolerancia, la Paciencia y la Neutralidad; para luego posteriormente el espíritu desaparecer inmediatamente a la medianoche.

El Espíritu del Futuro, mudo y de carácter sombrío, le muestra lo más desgarrador: el destino de los pleitos: los recursos, el recuerdo sobrio de sus amigos de promoción del colegio y lo más espantoso: su propia soledad ante las “dilaciones indebidas”, que afecta a sus clientes, ante la cual Picapleitos se horroriza finalmente e intenta convencer al espíritu de que está dispuesto a cambiar si le invierte el destino.

Al final, despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre mediador que comprende que el conflicto es una oportunidad para crecer y no algo negativo.

El cambio lo vive el propio Picapleitos cuando finalmente celebra la Navidad, hace que un jovenzuelo le compre el pavo y lo envíe para su empleado Mata sin dar a conocer quién lo mandó. Posteriormente, sale a la calle para saludar a la gente con una Feliz Navidad y entra en casa de su sobrino Rafa para festejar, causando asombro entre los invitados.

Con respecto a Jon Mata, finge reprenderlo por su llegada tarde al trabajo; le da un aumento de sueldo y va con él para ayudar a la familia y en especial a todos sus clientes, para “ver más allá” lo que al final causa felicidad en ellos haciendo memorable la frase “que Dios os bendiga a todos y nos de la oportunidad de reconocer a los demás”.

Consigamos en este 2016 que las personas se reconozcan aunque no compartan los puntos de vistas del otro. Solo así podremos vivir nuestra “cultura del acuerdo en mediación”. ¡Feliz Navidad!

Autor

Francisco Javier Alés

Abogado y Mediador, Director de la Escuela Sevillana de Mediación desde el año 2007, es Asesor y Delegado en Andalucía del World Mediation Forum, y Embajador de la Paz de la Fundación Argentina CERECO. Se incorpora a la Universidad Internacional Loyola Andalucía como Director del Foro Internacional de Mediadores Profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *