Un nuevo punto de inflexión en la revolución digital

Inteligencia artificial

29 de marzo de 2018. Satya Nadella, CEO de Microsoft desde 2014 escribe un email a sus empleados a las 7:29 de la mañana  con el asunto “Embracing our future: Intelligent Cloud and Intelligent Edge” , es decir, “Abrazando nuestro futuro: inteligencia artificial y nube”.

Este email deberá estar en cualquier relación de hitos de la revolución digital que estamos viviendo. ¿Por qué?
Con su mensaje, Nadella da un giro radical a una empresa que nació en 1975 con un solo producto: el sistema operativo, primero con MS-DOS y posteriormente con Windows. Así, 40 años después de su nacimiento el actual CEO de Microsoft reduce a la mínima expresión la división de desarrollo del producto que tantos éxitos y beneficios les ha dado a la empresa de Redmon. Histórico.

¿Windows está en decadencia?

No es decadencia, es adaptación al medio. Es cierto que en los últimos años de Bill Gates y posteriormente Steve Ballmer hasta su renuncia en 2014, algunas decisiones estratégicas no estuvieron a la altura. El intento de recuperar terreno en los móviles comprando Nokia ya es un fiasco declarado, y con él, la oportunidad de recuperar cuota de mercado en el mundo de los sistemas operativos.

Con Windows alcanzaron una increíble cuota de penetración en los 80 y especialmente en los 90, década en la que llegó a superar el 90% (9 de cada 10 dispositivos en el mundo tenían Windows como SO). Pero a partir de 2007 comenzó a perder esa hegemonía con la irrupción de los móviles y las tablets, es decir, IOs de Apple y Android de Google, reduciéndose a un discreto 30%.

Microsoft había llegado tarde al desarrollo de ambos dispositivos y, por tanto, el control de una buena parte de los mismos.

¿Por qué la nube y la inteligencia artificial?

Por un lado, la nube va acaparando a cada vez más usuarios. La progresiva reducción del coste de almacenamiento, y el mayor acceso a redes cada vez más potentes, está soportando un crecimiento de servicios en la nube nunca vistos. Pero no olvidemos que tener información en la nube implica alimentar de información a las empresas que dan estos servicios.

Por otro lado, la inteligencia artificial, la capacidad de que las máquinas imiten a los humanos a través de herramientas y algoritmos, se está abriendo paso desde hace años en nuestras vidas sin darnos cuenta (reconocimiento de voz, SIRI, etc), y actualmente estamos en uno de esos puntos de inflexión que deben agendarse. La prueba es que tanto Microsoft, a través de su comunicado de Nadella, como también Google, en su Google I/O 2018, han declarado con apenas 2 meses de diferencia, su intención de darle un papel protagonista a este tipo de desarrollos.

Tenemos por delante unos apasionantes años de innovaciones, esta vez, relacionados con el acercamiento del comportamiento de las máquinas al de las personas.

La revolución digital continúa.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Patricio Sánchez

Patricio Sánchez

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, ha sido director académico y director territorial en el Instituto de Práctica Empresarial y Executive Education Manager en la Universidad Loyola Andalucía. Actualmente es Postgraduate Controller & Senior Program Manager en Loyola Leadership School. Profesor de Tecnología y competitividad en el PLD de Loyola-ESADE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *