La recuperación de la actividad empresarial, según las fuentes tributarias

Análisis de los datos estadísticos tributarios para valorar la recuperación de la actividad empresarial

Apreciado lector, si usted está atento de manera regular a lo que dicen los medios de comunicación y las redes sociales, acción que es de esperar de un profesional, advertirá que muchos titulares insisten en que, durante el segundo semestre de este Año del Señor de 2017, se habrán alcanzado las cotas del Producto Interior Bruto del ejercicio 2008[1] y que, a finales de este período, también habremos logrado recuperar los niveles de renta disponible del precitado y aciago 2008. ¿Hay una recuperación de la actividad empresarial?

Ciertamente, otros datos son menos favorables, por ejemplo, el nivel de desempleo sigue siendo superior al 17% de la Población Activa (exactamente, el 17,22%)[2] y la tasa de ocupación se ha reducido dramáticamente, en cerca de dos millones de personas[3], por no hablar del crecimiento exponencial de la desigualdad en todos los niveles desde la que se mide en decilas de renta (índice de Gini) hasta la que se expresa en diferencias generacionales[4].

Ahora bien, en una economía de mercado como es la española (artículo 38 de la Constitución)[5]lo relevante, a nuestro entender, para determinar si se ha producido o no el anunciado “fin de la crisis”, es, en principio, si el número de los agentes básicos de esa economía: las empresas ha recobrado sus niveles anteriores o no.

Estadísticas para valorar la recuperación de la actividad empresarial

Para realizar ese ejercicio, como ya hemos resaltado en notas anteriores publicadas en este blog, lo importante es acudir a aquellas estadísticas tributarias editadas por la Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT)[6] donde aparece el número de obligados tributarios que son explotaciones económicas[7].

Esto nos lleva a atender a tres impuestos clave sobre la actividad empresarial: el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF), en lo que hace referencia a los empresarios individuales, generadores de rentas de explotaciones económicas; el Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante, IVA), cuyo sujeto pasivo es el empresario o profesional y el Impuesto sobre Sociedades (en adelante, IS), el cual, aun disponiendo de contribuyentes (artículo 7 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre) que no pueden calificarse como tales, tiene como ámbito subjetivo nuclear de la sujeción al gravamen a las sociedades mercantiles.

Pues bien, los datos estadísticos derivados del número de obligados tributarios empresariales sometidos a tales impuestos, reflejan bien a las claras el impacto de la crisis económica.

De esta forma, en el ejercicio 2008, dies a quo, los resultados, xtradios de los datos de la AEAT, son los siguientes:

A) Declarantes de explotaciones económicas, IRPF:

Estimación directa: 1.507.176.

Estimación objetiva no agrícola: 665.962

Estimación objetiva agrícola: 1.053.575

Total empresarios declarantes: 3.226.713

B) Contribuyentes del IS: 1.421.543.

C) Sujetos pasivos del IVA: 3.357.066

¿Y qué dicen los últimos datos estadísticos tributarios, relativos al año 2015, lo cual conlleva que, todavía en ese ejercicio, no nos habíamos recuperado de la crisis económica?. Veamos:

A) Declarantes de explotaciones económicas IRPF[8]:

Estimación directa: 1.664.628.

Estimación objetiva no agrícola: 475.417.

Estimación objetiva agrícola: 982.821

Total: 3.122.866.

B) Declarantes del IS: 1.425.383 (datos del período 2014, declaración 2015).

C) Sujetos pasivos del IVA: 3.195.051.[9]

Ciertamente, la simple comparación de cifras entre los dos años, 2008 y 2015, no es homogénea, al haber existido durante tal lapso temporal cambios legislativos que inciden en el ámbito subjetivo de los impuestos y, además, porque habrá que esperar otros dos períodos, más o menos, para disponer de las estadísticas de los gravámenes citados correspondientes al ejercicio 2017, pero sí reflejan que el tejido empresarial español ha sufrido una fuerte debacle durante la crisis y que todavía queda un largo camino por recorrer para disponer de un elenco de empresas tan numeroso como el existente en España con anterioridad a la crisis.

Referencias

[1] Año en el cual se sitúa, convencionalmente hablando, el inicio de la crisis sistémica mundial, conocida como la Gran Depresión 2.0, pues en septiembre de 2008 se produjo la quiebra del conglomerado financiero Lehman Brothers.

[2] Ver la Encuesta de Población Activa realizada trimestralmente por el Instituto Nacional de Estadística, www.ine.es

[3] Concretamente, la propia Encuesta de Población Activa señala que, en el primer trimestre de 2008, estaban ocupadas 20,6469 millones de personas, frente a sólo 18,8133 en el segundo trimestre de 2017.

[4] Ver, por ejemplo, la siguiente noticia de Oxfam-Intermón: “Ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre del mundo”, www.oxfamintermon.org

[5] Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación.

[6] En general, vid. “La importancia de las estadísticas del IRPF para los estudios de Política Social en España”, www.blogmastercaf.wordpress.com/author/domingocarbajovasco/, 10 de septiembre de 2014.

[7] Para un conocimiento exhaustivo y periódico de las estadísticas fiscales, nos remitimos a: www.agenciatributaria/estadisticas

[8] Passim. Agencia Tributaria. Subdirección General de Estadísticas. Servicio de Estudios Tributarios y Estadísticas. Estadística de los declarantes de IRPF. Principales resultados, 2015, 4 de julio de 2017.

[9] Passim. Agencia Tributaria. Subdirección General de Estadísticas. Servicio de Estudios Tributarios y Estadísticas. Estadística por partidas del IVA. Principales resultados, 2015, 12 de julio de 2016.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco es Inspector de Hacienda del Estado, Economista, Abogado y Profesor en diferentes instituciones y escuelas. Posee experiencia internacional, en asuntos europeos, Twinnings y otras materias de consultoría fiscal y financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *