Ratio, beneficio/riesgo

ratio para invertir

Casi todos los traders de bolsa profesionales que conozco, al abrir una posición calculan el ratio beneficio riesgo. Consiste en estimar el beneficio que esperamos obtener si la inversión sale bien y dividirlo por la pérdida que podemos tener si la inversión va mal. Hay que entender primero que el capital invertido no es igual al capital arriesgado.

Imaginemos que queremos comprar 10 acciones de una empresa X, que tienen un precio de 100 EUR la acción y que hemos decidido que si la acción cae más de un 5%, es decir, si baja de 95 EUR, vamos a deshacer la posición no asumiendo más perdida.

El capital invertido serán 10 acciones x 100 EUR/acción = 1000 EUR, sin embargo, el capital arriesgado serán 10 acciones x (100-95) = 50 EUR. Si a la hora de poner esta posición hemos hecho nuestros cálculos y consideramos que las acciones que compramos a 100 EUR deberían valer 120 EUR, tenemos que nuestro beneficio esperado son 10 acciones x (120-100)=200 EUR, y por tanto, el ratio beneficio/riesgo de esta posición es de B/R=200/50=4.

Hacemos esto porque por mucho que analicemos una empresa y el entorno, en numerosas ocasiones simplemente nos equivocamos, por gran cantidad de motivos: sucede algo inesperado, alguna información se nos paso o simplemente calculamos mal y queremos tener siempre la posibilidad de recuperarnos, no perder nunca una cantidad de capital que no nos permita rehacernos.

El ratio del 2,5

Así, en función del sistema que cada trader utilice, este suele ir acompañado de un sistema de gestión de capital cuyo pilar fundamental suele ser este ratio, no invirtiendo en nada que no tenga un ratio B/R mínimo. En mi caso, por ejemplo, en muy rara ocasión invierto en algo que no tenga un ratio de 2,5.

Esto quiere decir que por cada 2,5 veces que me equivoco, si no me equivoco una vez, recuperare todo lo perdido. Ajustaremos este valor en función de si tenemos un sistema que pierde muchas veces, o que pierde mucho cuando pierde, o basado en lo que nuestra psiquis sea capaz de aguantar sin darnos ganas de tirarnos por la ventana.

Este ratio, tan crítico cuando invertimos en bolsa, apenas se utiliza en inversiones fuera de los mercados de capitales. Cuando analizamos una inversión fuera de la bolsa, una empresa a comprar, un activo en el que invertir o una ampliación de una línea de producción, entre otras, usamos cantidad de ratios. Veremos mucho los ratios de liquidez, margen bruto, margen neto, ROE, ROA, VAN, TIR, muy pocas veces, sino nunca veremos que se analice cuanto podemos perder si la inversión nos sale mal, si simplemente estábamos equivocados, ¿qué es lo peor que nos puede pasar? ¿Somos capaces de aguantarlo?

La cantidad a perder rara vez será el capital invertido, será el valor residual, el valor liquidativo, o nuestra mejor estimación de cuanto estamos arriesgando de nuestro capital invertido. Si calculamos prácticamente siempre cuanto vamos a ganar. Me gustaría aprovechar este articulo para invitar al lector a calcular este ratio en cada inversión que se plantee y en poner en practica la filosofía de no invertir jamás por debajo del ratio B/R mínimo que considere, en mi caso como he comentado este es 2,5.

El ratio en inversiones inmobiliarias

A modo ilustrativo comparto con vosotros como utilizamos este ratio cuando acometemos inversiones inmobiliarias en nuestra empresa. Invertimos en mucho inmueble con bastantes años y que necesitan una reforma para luego alquilarlo a largo plazo. También oportunistamente invertimos en inmuebles o en terrenos que hacemos apartamentos y vendemos.

Supongamos este último caso que es más sencillo, nuestra última inversión ha sido de este estilo: hemos invertido 500.000 EUR en un inmueble que hemos comprado a un fondo de inversión. Los precios hoy en día son muy transparentes con las plataformas de compra y alquiler. Calculamos por cuanto podemos vender los apartamentos si nos va bien y vendemos todo y calculamos el beneficio que esperamos obtener.

Si nos fuera mal, los pisos no se vendieran por cualquier motivo, contemplamos como peor escenario venderlos al precio más bajo que se haya vendido nunca en la zona. Calculamos el ratio B/R y si este no es superior a 2,5, no invertimos.

Esto es aplicable también para razonar como sociedad. Os invito a pensar en estos términos en algunas de las cuestiones de la actualidad política española, manteniendo las distancias y entendiendo en cualquier caso que las motivaciones no son puramente económicas en ellas, pero seguramente os darán un punto de vista nuevo si pensáis en estos términos.

Por ejemplo, ¿cuál es el B/R para Cataluña en las pretensiones de independencia? ¿Y para el resto del país? ¿Cuál es el ratio B/R si se sube el salario mínimo? ¿Y si se suben las pensiones? ¿Y si se bajan? ¿Y si se invierte en educación? ¿Y en sanidad? ¿Y en armamento? ¿Y si suben los impuestos? ¿Si se bajan?

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Ismael Guerrero

Ismael Guerrero

Ingeniero Industrial Universidad de Sevilla, Graduate School Mechanical Engineering Yale University, GMP Harvard Business School. Autor de varias publicaciones científicas entre ellas en la prestigiosa revista Science. Co autor en el Handbook of Photovoltaics. Empieza su carrera investigando para la NASA y DARPA, de donde pasa a trabajar para la ESA en la empresa Tecnologica como jefe de proyecto de los satélites Herschel y Planck. Co fundador de varias empresas y patentes destacando DCWafers primera empresa española de fabricación de obleas de Silicio. Director de operaciones en Asia del Hedge Fund GSF, VP de Proyectos en Canadian Solar (CSIQ:NASDAQ), Presidente de Originacion de Terraform Global (GLBL:NASDAQ) formando parte del equipo que la saca a bolsa en NASDAQ, CEO en Asia de SunEdison (SUNE:NASDAQ). Actualmente dirige su propio family office donde desarrolla proyectos en distintas geografías y sectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *