¿Qué es, y de qué se encarga neuropsicología? Una breve perspectiva actual

El termino Psicología proviene del griego (psique: alma y logos: ciencia). La psicología es la disciplina que estudia la conducta y los procesos mentales. Como ciencia, se basa en el método científico para encontrar respuestas y generar conocimiento, estando en constante evolución y siendo una disciplina joven. La psicología estudia cómo llevar a cabo correctas evaluaciones e intervenciones de la conducta y los procesos psicológicos, así como también contribuye en el avance y propuesta de nuevas herramientas que ayuden a mejorar la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de todo tipo de trastornos conductuales y mentales.

Formando parte de la psicología podemos encontrar varias disciplinas relacionadas, entre las que se encuentra, la Neuropsicología. La Neuropsicología focaliza los principales objetivos de la psicología (prevención, evaluación, diagnóstico y tratamiento) al ámbito del funcionamiento del sistema nervioso, teniendo especial interés en el estudio de las alteraciones del sistema nervioso central (traumatismos craneoencefálicos, accidentes cerebrovasculares, trastornos neurológicos, alteraciones del neurodesarrollo, etc). La neuropsicología está, por tanto, interesada en el funcionamiento del cerebro y de sus correlatos comportamentales, a partir de la observación y el estudio de las alteraciones cerebrales y sus consecuencias.

Existen datos históricos que evidencia el interés del ser humano desde la antigüedad por estudiar las consecuencias conductuales de lesiones cerebrales. Por ejemplo, ya los egipcios (Papiro de Edwin Smith datado en el 1650 a.C.) documentaron la relación entre heridas craneales y alteraciones conductuales en distintos pacientes de la época. Por otra parte, Hipócrates (377 a.C.) y Platón (347 a.C.) ya sostenían que el cerebro debía ser la base biológica de la psique (del alma), en contraposición a pensadores anteriores que pensaban que el corazón era la base de todos los procesos psicológicos (teoría cardiocentrista), o bien, aquellos que sostenían que alma y cuerpo eran entidades separadas (Descartes, sigo XVII). Más recientemente, en torno a finales del siglo XIX y principios del siglo XX, diversos médicos neurólogos, como Paul Broca o Karl Wernicke, evidenciaron la relación entra la pérdida de funciones psicológicas (por ejemplo el habla) y lesiones cerebrales concretas.

No es hasta mediados del siglo XX cuando aparece el término Neuropsicología para referirse a la disciplina de la psicología que se encarga del estudio científico de la relación existente entre las funciones cerebrales y la conducta de los seres humanos. En la actualidad, el desarrollo de las técnicas de Neuroimagen, que permiten el estudio de la actividad del sistema nervioso en vivo, unido a los múltiples avances que se han realizado en las diversas áreas de conocimiento que se integran dentro de las neurociencias, han permitido un rápido y apasionante auge de los conocimiento disponibles sobre las bases neurobiológicas de los procesos cognitivos y su relación con el comportamiento humano, tanto normal como patológico. En este sentido, la neuropsicología cobra un especial interés desde el punto de vista académico y científico, al propiciar un contexto idóneo en el que desarrollar investigación básica y traslacional, con la que seguir aumentando nuestro conocimiento de los mecanismos que subyacen a las relaciones entre cerebro, cognición y conducta.

Teniendo en cuanta lo comentado anteriormente, el profesional de la neuropsicología necesita una formación especializada en la aplicación de evaluaciones e intervenciones basadas en el estudio científico del comportamiento humano a lo largo de todo el ciclo vital, y su relación con el funcionamiento normal y patológico del sistema nervioso central. Asimismo, el profesional de la neuropsicología debe prestar especial atención a siete grandes dominios de especial relevancia para el profesional de la neuropsicología. A saber, la evaluación, la intervención, el asesoramiento, la enseñanza y la supervisión, la investigación, la ética y el desarrollo profesional en neuropsicología. Por otra parte, un mejor conocimiento de los distintos aspectos cognitivos afectados en diversas patologías neurológicas, sin duda contribuirá a una mejor evaluación y a un mejor diseño de programas de estimulación cognitiva adecuados para distintas poblaciones clínicas de estas características. En este sentido, diversos estudios han demostrado que la rehabilitación neuropsicológica puede mejorar las capacidades cognitivas en estas personas, destacando la importancia que la evaluación y la estimulación cognitiva tienen en estos casos, y siendo la neuropsicología, por tanto, uno de los ámbitos de aplicación de la Psicología más relevantes en nuestra sociedad.

REFERENCIAS
FEDACE (2013). Guía de Familias de la Federación Española de Daño Cerebral. http://fedace.org/guia-de-familias/
Hannay, H. J., Bieliauskas, L. A., Crosson, B. A., Hammeke, T. A., Hamsher, K. deS., & Koffler, S. P. (1998). Proceedings: The Houston Conference on Specialty Education and Training in Clinical Neuropsychology. Archives of Clinical Neuropsychology, 13(2).
Helms, J.L., Rogers, D.T. (2011). Majoring in Psychology: Achieving Your Educational and Career Goals. Wiley-Blackwell. ISBN: 978-1-118-74102-3.
Kolb B., Whishaw I.Q., (2016) Neuropsicología Humana (7ª Ed.). Madrid: Editorial Médica Panamericana
Santolaya, F.; Berdullas, M.; Fernández, J. R. La década 1989-1998 en la psicología española: análisis del desarrollo de la psicología profesional en España. Papeles del Psicólogo, 2002, núm. 82
ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Alejandro Galvao Carmona

Alejandro Galvao Carmona

Personal Docente e Investigador adscrito al área de Psicobiología del Departamento de Psicología de la Universidad Loyola Andalucía. Doctor en Psicología con mención internacional por la Universidad de Sevilla y especialista en Electrofisiología Cognitiva (EEG, qEEG, ERPs). Experto Universitario en técnicas de Neuroimagen por la Universidad de Málaga. Ha centrado su labor en la evaluación del deterioro cognitivo y los efectos de la Neurorehabilitación en pacientes con Esclerosis Múltiple, Daño Cerebral y TDAH adulto. Director actual del Laboratorio de Neurociencia Humana (LNH) de la Universidad Loyola Andalucía y responsable de la línea denominada “análisis psicobiológico de las disfunciones cognitivas a lo largo del ciclo vital”, adscrita al departamento de Psicología. Director actual del Máster en Neuropsicología de la Universidad Loyola Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *