Nuevas perspectivas en el conflicto de los gastos financieros. Sentencia de la Audiencia Nacional de 28 de junio de 2018

Gastos financieros

La citada sentencia aborda una operación típica del denominado conflicto de los gastos financieros, cuyos efectos se produjeron en 2011 y anteriores. La operación consistió, en esencia, en la constitución en España de una entidad instrumental a la que la entidad matriz, residente en el Reino Unido, transmitió la participación sobre una entidad íntegramente participada residente en territorio español, habiendo la matriz facilitado al efecto un préstamo participativo a la entidad instrumental, la cual pasó a ser cabecera de un grupo fiscal junto con la entidad adquirida.

La Administración tributaria entendió que de la operación descrita no se derivaban otros efectos que los puramente fiscales, caracterizados por la erosión de la base imponible de la entidad instrumental en el importe de los intereses satisfechos a la entidad matriz, por cuanto concurre esta artificiosidad característica del conflicto en la aplicación de la norma tributaria, puesto que el obligado tributario a través de una serie de operaciones complejas, que ya se han descrito previamente, lo que consigue es endeudarse con otra entidad del grupo no residente, que de forma periódica le carga intereses por esa deuda, con la consiguiente merma de tributación que ello supone en el Impuesto sobre Sociedades, máxime cuando la sociedad está acogida al régimen especial de consolidación fiscal de dicho tributo, de forma tal que procedía declarar la existencia de un conflicto en aplicación de la norma tributaria, en el sentido del artículo 15 de la Ley General Tributaria.

El contribuyente, por el contrario, entendió justificada la operación, aduciendo que la misma tenía por finalidad redistribuir los gastos financieros de un préstamo sindicado tomado de terceros por la entidad matriz. Así, el contribuyente alegó, entre otros motivos, que la reestructuración estaba motivada por la necesidad de ubicar la carga financiera en las filiales, derivada del préstamo sindicado obtenido para financiar la compra…de manera tal que habiéndose producido el endeudamiento del grupo en el año 2001, cuando éste se constituyó como tal (tras la desinversión de…) este endeudamiento se traslada a las filiales de una forma racional y coherente al valor de sus activos, con total independencia entre la magnitud de la carga fiscal que se ubicaba en cada jurisdicción y el tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades al que estaban sometidas las respectivas filiales. Es decir, estamos ante la ubicación en España de deuda externa, proveniente de una adquisición a terceros.

Sentada la necesidad, la falta de artificiosidad y la absoluta normalidad en los negocios escogidos para acometer la reestructuración, la fórmula escogida (fórmula mixta, en parte con financiación intragrupo y en parte con recursos propios) fue la fórmula idónea desde el punto de visto financiero, ya que mejoró la rentabilidad financiera gracias al componente financiero y con total irrelevancia del componente fiscal.

Es más, el nivel de endeudamiento alcanzado por el grupo de consolidación fiscal español no sólo fue (y así se mantuvo) muy inferior al nivel de endeudamiento global del grupo sino que se situó en la media española propia del sector de actividad al que pertenece…

El tribunal fue sensible a la alegación precedente, y así dirigió oficio al Equipo de Inspección, autor de dicho informe para que (conforme a los art. 435.2 y 436 de la L.E.C .), en el plazo improrrogable de 1 mes, informe a esta Sala de los siguientes extremos:

  • Si la reestructuración del Grupo (…) en España en 2004 supuso traer a nuestro país parte del endeudamiento que el Grupo había asumido en el año 2001 para adquirir el propio Grupo.
    Y si, por lo expuesto, las deudas asumidas por la actora no lo son en realidad con el Grupo, sino que se corresponden con una porción de la total financiación ajena requerido por el grupo a nivel mundial, cuando se forma el Grupo en 2001, tras la desinversión de(…).
  • Que se informe también, a la vista de los documentos nº 4 y 5 de la demanda, si el tipo de interés satisfecho en España a raíz del préstamo participativo, es inferior al interés satisfecho por el Grupo (…), con ocasión del préstamo sindicado.
  • Asimismo, se deberá informar acerca de si la reestructuración hoy enjuiciada, se hubiera realizado con fondos propios, con tal actuación se hubiese colocado al Grupo en España en una situación de claro infraendeudamiento, alejada de la propia de cualquier sector, y de cualquier ortodoxia del mercado.

El informe remitido por la Administración tributaria admitió que el préstamo al que se refieren las presentes actuaciones, tiene como única finalidad la redistribución entre las distintas sociedades operativas del grupo, la carga financiera que tiene la sociedad (…),como consecuencia del contrato de amortización de líneas de crédito garantizado de 725 millones de libras que suscribió el 29 de junio de 2001, con un consorcio de prestamistas para financiar la compra de la división de sistemas para la industria (…).

Con esta información el tribunal intuyó que la operación realizada por el contribuyente tenía por objeto replicar en sede de las entidades filiales residentes en territorio español la estructura financiera del grupo multinacional, recordando que la Consulta Vinculante VO 775-15 de 10 de marzo, de la DGT, apreció motivos económicos válidos en una reestructuración en la que el grupo multinacional replicó en España el esquema de financiación ajena que el grupo obtuvo a nivel mundial, permitiendo, la deducibilidad de los intereses satisfechos en España para la adquisición de una sociedad participada por el Grupo.

Tal vez el tribunal haya interpretado extensivamente la consulta referida, pues en la misma la réplica no se refiere a la estructura financiera del grupo sino a la estructura financiera de una operación de adquisición a terceros de una participación que, posteriormente, fue transmitida a una entidad del propio grupo residente en territorio español. Pero esto no es relevante. Lo relevante es que el tribunal, seguramente por vez primera, admite la legitimidad de las operaciones de adquisición intragrupo de participaciones tendentes a redistribuir la carga financiera del grupo entre las entidades que lo integran en función del valor de los activos reales. En este sentido, afirma que el grupo (…), racionalizó su estructura societaria, trasladando el endeudamiento (tras la desinversión de…) a las filiales de forma racional y coherente al valor de sus activos, con total independencia entre la magnitud de la carga fiscal que se utiliza en cada jurisdicción y el tipo impositivo del Impuesto sobre Sociedades al que estaban sometidas las filiales…

El criterio de la sentencia es de largo alcance. En efecto, llevado hasta sus últimas consecuencias, supone legitimar aquellas operaciones cuyo objetivo es distribuir la carga financiera que el grupo multinacional paga a terceros  entre las entidades que lo conforman en función del valor de los activos reales controlados por todas y cada una de ellas.

Nadie sabría discutir la equidad de ese criterio, por otra parte perfectamente aplicable en concepto de motivos económicos válidos, en el sentido del artículo 15 h de la Ley 27/2014 heredera, en este punto, del artículo 14.1.h) del TRLIS, introducido por el Real Decreto-Ley 12/2012, pero ha de reconocerse que, sin el aliento judicial, la Administración tributaria difícilmente hubiera podido espigarlo.

La Administración tributaria acertó al constatar que la operación deparaba una erosión fiscal al margen de cualquier modificación económica relevante, pero el tribunal alzó la vista más allá y encontró, si no un efecto económico relevante, una justificación objetiva para la operación, consistente en una suerte de distribución equitativa de la carga financiera soportada por el grupo entre las distintas entidades que lo conforman, atendiendo al valor de los activos reales controlados por las mismas.

El criterio del tribunal ha de ser contemplado positivamente, en el bien entendido que no amparará aquellas operaciones determinantes de una estructura de endeudamiento de una entidad residente en territorio español que desborde la del grupo multinacional al que pertenece. Sin embargo, su aplicación práctica requerirá un alto grado de entendimiento entre la Administración tributaria y los contribuyentes concernidos, seguramente solo alcanzable en el contexto de las actas con acuerdo.

Eduardo Sanz Gadea.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea es Licenciado en Derecho y en Economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *