¿Liderar o dirigir?

Misión del ejecutivo: ¿liderar o dirigir?

Sin duda la principal misión del ejecutivo es conseguir resultados. Pero para hacerlo puede liderar o dirigir, es una cuestión de visión, la diferencia está en su amplitud de miras. Mientras aquel que dirige piensa en conseguir los resultados a corto plazo idolatrando su propio ego como figura clave del éxito, el líder afianza los resultados a largo plazo trabajando las debilidades y poniendo en alza las fortalezas del equipo sacrificando su ego personal por el éxito colectivo.

Esto no siempre es correctamente percibido por la dirección de muchas compañías las cuales premian estilos de dirección basados en éxitos pasados sin tener en cuenta cómo estos fueron obtenidos. Existe un proverbio africano que dice “si quieres ir rápido camina sólo, si quieres llegar lejos camina acompañado».

«El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad»

Lidera

Quien lidera le pide a las personas que aprendan a hacerlo. Desarrollan a las personas. Les apasiona su trabajo. Es un innovador. Delega autoridad. Permite fallos, permite que los empleados cometan errores y aprendan de ellos. Fija objetivos retadores pero razonables. Comparte el conocimiento.

Dirige

Quien dirige les dice a las personas qué hacer y cómo lo tienen que hacer. No se centran en desarrollar a las personas. Crean una atmósfera de miedo. El trabajo es una manera de ganarse la vida. Les pagan para hacerlo. Se resiste al cambio. Es autoritario, pero también le asusta tomar decisiones. Su gente tiene miedo de cometer errores Fija objetivos sin sentido o ni siquiera los fija. Protege y realmente no comparte el conocimiento.

Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva

Los 7 hábitos nos conducen por un proceso continuo de maduración que parte de un estado de dependencia basado en culpabilizar a todo lo que nos rodea a la independencia personal, la cual nos hace sentirnos responsables de todo en primera etapa y a la interdependencia como meta final siendo la combinación de talento y habilidades del equipo lo que nos posiciona como líderes altamente efectivos.

Desde luego un modelo basado en el crecimiento personal nos puede ayudar a ver con mayor nitidez aquellos aspectos que nos alejan o por contra pueden acercarnos desde la eficiencia a controlar nuestro continuo aprendizaje por la gran experiencia de la vida. Cada uno de los hábitos por si solos tienen suficiente lógica para ser considerado camino hacia el éxito, aunque la fuerza para poder interiorizar la suma de todos ellos nos permite asentar nuestro crecimiento sobre sólidos principios difícilmente vulnerables.

No hay mejor ejemplo para ello que demostrar día a día con nuestros actos la consolidación de nuestro desarrollo personal sin olvidar que lo que somos comunica claramente más, que lo que decimos. Ya lo decía Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz en 1952: “El ejemplo no es una de las formas de influir en los demás, es la única”.

Claves sobre el liderazgo

7º hábito: Afile la sierra

Este hábito complementa el desarrollo de los 6 anteriores, siendo este la renovación equilibrada de los cuatro aspectos básicos de la vida: mente, cuerpo, alma y corazón. El cuidado y la atención que le prestemos nos posicionará cuantitativamente y cualitativamente las oportunidades que nos estamos dando para nuestro crecimiento personal.

Este hábito es el que pretende preservar mejorando lo más importante que tenemos: nosotros. A mi juicio es el hábito mas difícil de cubrir en su plenitud ya que a pesar de la lógica que lo sostiene va en contra del modo de vida que nos marca nuestra sociedad. Las exigencias de nuestro día a día y los compromisos que nosotros mismos nos ponemos muchas veces sin ser conscientes no nos ayudan.

Por ello, es necesaria la reflexión periódica y ser utópicamente capaces de parar el paso del tiempo para evaluar los efectos y las desviaciones fruto de la incoherencia en algunos casos a la que nos lleva el no darnos cuenta que el paso del tiempo tiene efectos irreversibles.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Rafael Ceballos

Rafael Ceballos Romano es Ingeniero Industrial por la Universidad de Sevilla así como Executive MBA y Diplomado en Alta Dirección. En la actualidad es el Director Industrial de Haciendas Bio y profesor de la asignatura Supply Chain Management en el MBA de Loyola Leadership School.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *