La transformación digital, liderada desde la perspectiva de las personas

transformación digital

Cada vez que hablamos con nuestros aliados naturales en los clientes, los Directores de Recursos Humanos, sobre nuestra capacidad como consultores para ayudar a las organizaciones en su proceso de transformación digital, recibimos un tipo de respuesta parecido: “estupendo, os pongo en contacto con el CDO (Director de Cambio Digital), o con el CTO (Director de Tecnología)”. Y nosotros, recurrentemente, les decimos: “gracias, pero creemos que con quien debemos hablar es contigo y con el CEO”…

Como recientemente ha publicado nuestro Director de Desarrollo Corporativo en Dopp consultores, Jesús Maza,

“el mundo empresarial está afrontando, desde hace algún tiempo, los procesos de transformación necesarios para adaptar las organizaciones a los cambios que se están generando como efectos de la digitalización. Es evidente que el principal cambio que ha generado la revolución digital está siendo protagonizado por el cambio en los hábitos de los clientes, que reclaman rapidez, sencillez y transparencia en las relaciones con sus empresas proveedoras. Por eso, hasta el momento, predominan los cambios que se afrontan desde una perspectiva fundamentalmente tecnológica, que tienen que ver más que ver con la relación de la empresa con sus clientes, que con una transformación integral de la compañía”.

Pero sin desdeñar la importancia de la propia tecnología, la clave del éxito de un verdadero proceso de transformación digital está en cómo los miembros de la organización también transforman su perfil, evolucionan y se adaptan a diferentes maneras de hacer. Por tanto, no es sólo una cuestión de que las personas aprendan el uso de nuevas herramientas, sino que se transforman los modelos de comportamiento y relación humanos. De esta manera, la resistencia natural de las personas al cambio que cualquier proceso de cambio encuentra como barrera, en este caso de transformación/revolución, se acentúa enormemente.

Cuál es, por tanto, la llamada de atención para todos los que nos dedicamos a fortalecer los sistemas de gestión de personas en las organizaciones, ya sea desde una perspectiva asesora, o desde una perspectiva puramente gestora: pues que no podemos ser observadores o sujetos pasivos en estos procesos de transformación organizacional derivada de la revolución digital, sino que debemos convertirnos en protagonistas, incluso líderes de ello. La situación que de hecho observamos que se produce con frecuencia es la de tener que paliar a posteriori los déficits derivados de no haber trabajado con la intensidad debida en la perspectiva de las personas.

No conceder la trascendencia que tiene a esta perspectiva de las personas, puede convertirse en un error garrafal, sobre el que debemos alertar para evitarlo desde el inicio.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Alfonso Medina Echeverría

Alfonso Medina Echeverría

Licenciado en Ciencias económicas y empresariales, por la universidad de Sevilla, es consejero delegado de Dopp Consultores. Es profesor en el Master de Dirección de personas y gestión del talento, donde es responsable de la asignatura de Consultoría interna y externa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *