La terapia de pareja

terapia de pareja

La vida en pareja es un asunto que suele interesar a todo el mundo, cómo hacer para que todo vaya bien, para sentirnos queridos, comprendidos y apoyados, atraídos por la otra persona, o cómo establecer una comunicación sana y fluida.

Los terapeutas de pareja se dedican a intervenir cuando uno de ellos (o ambos) piden ayuda porque se sienten atascados o sin ideas para solucionar un problema de pareja, cuando el desgaste por los problemas diarios o el tiempo hacen mella en la relación, por dificultades en algún área concreta (crianza, comunicación, relaciones sexuales, infidelidad, etc.).

Es frecuente trabajar en consulta para que la pareja vuelva a encontrarse, restableciendo conversaciones más constructivas, alimentando un trato más cariñoso, tomando decisiones sobre su día a día, de forma que puedan compartir momentos que les lleven a sentirse más unidos de nuevo.

En otras ocasiones algún evento importante genera una crisis entre la pareja (pérdidas, problemas económicos, malas relaciones con la familia política), y suele ser necesario generar más sensación de unión y trabajo en equipo para superar estos momentos.

La terapia de pareja también puede ayudar a llevar a cabo una separación de la manera menos dolorosa posible, cuando ambos están atascados o no saben qué pasos dar o qué decisiones tomar, evitando que los hijos se utilicen como armas con las que atacarse.

El tratamiento no necesariamente requiere que ambos acudan a las sesiones, se puede trabajar en un formato individual o de pareja, de manera que, aunque uno no quiera acudir (algo bastante frecuente) se puede trabajar en consulta para generar cambios en esa relación de pareja.

La terapia familiar

A pesar de todos los cambios sociales y de estilos de vida de las últimas décadas, muchas personas siguen planificando y disfrutando de sus vidas con la familia.

Convivimos, crecemos, nos preocupamos, discutimos, nos divertimos y ayudamos a padres, hijos, hermanos, abuelos, etc.

A veces surgen problemas en la familia que no se consiguen solucionar después de intentar muchas estrategias diferentes y de generar excesivo sufrimiento y preocupación.

La terapia familiar es una forma de abordar estos problemas de una forma más constructiva, y en muchas ocasiones ocurre algo sencillo pero excepcional: una familia reunida junto con el psicoterapeuta habla sobre lo que les ocurre, sobre cómo cada uno piensa o siente, de una forma más constructiva, como no ocurre en su día a día.

El trabajo del terapeuta familiar consiste en trabajar con la familia para conseguir los cambios que ellos quieren en sus vidas, a veces contando en consulta con todos los miembros de la familia o sólo con una parte de ellos.

Suele ser útil ayudarles a cambiar pequeñas cosas en su día a día, en su forma de relacionarse, de entender o interpretar al otro, de cuidarse o tenerse en cuenta. Y el terapeuta necesita entender cómo funciona esa familia, qué esperan cada uno de ellos, que les hacer sufrir, molestarse, ilusionarse, disfrutar…

La terapia familiar y de pareja es una especialidad de la psicoterapia que requiere formación adicional y específica por la mayor complejidad y diferenciación con otros problemas que se abordan en la psicoterapia individual.

Busca un terapeuta en tu ciudad que esté cualificado y amparado por las federaciones profesionales. En la web de la FEAP (Federación Española de Asociaciones de Psicoterapia) tienes un buscador de psicoterapeutas por especialidad y ciudad.

ComparteShare on Facebook6Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Alberto Moreno Gámez

Alberto Moreno Gámez

Psicólogo sanitario. Licenciado en Psicología por la Facultad de Psicología de Málaga. Máster en Terapia Sistémica Breve. Profesor del Master Universitario en Psicología General Sanitaria de Loyola Leadership School.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *