La revolución de la consciencia empresarial

Allá por mayo de 2013 vino a Loyola Leadership School el eurodiputado Ramón Jáuregui a dar una conferencia sobre Responsabilidad Social Corporativa (RSC). De las cosas que dijo, aún recuerdo especialmente una de sus frases clave: la RSC no va sobre qué hace una empresa con el dinero después de ganarlo, sino sobre qué y cómo hace esa empresa para ganarlo. Por tanto, el sentido último de la RSC es actuar, en todo, con conciencia; es decir, tener conciencia, no lavarla, como se suele decir.

La cuestión será, acto seguido, definir exactamente hasta dónde llega o debiera llegar esa conciencia empresarial y de marca. Pero, ¿y si para ello vamos un pelín más allá y nos preguntamos por la consciencia de esa empresa o marca? En su interesante monografía titulada “La mente participativa” (Atalanta, 2016), el filósofo polaco Henryk Skolimowski nos invitaba a reflexionar sobre las relaciones de la mente y la consciencia humanas con el universo. Entre otras cosas, viene a decirnos que el estado máximo de consciencia lo alcanzaría aquella mente que sabe, no que está en el universo, sino que es parte del mismo, algo que es radicalmente distinto. Por decirlo de otro modo, los cimientos de una consciencia plenamente humana empiezan por tener claro que no estamos en el universo, sino que somos parte consustancial de él. Es ahí donde confluye el tener conciencia (discernir entre el bien y el mal y actuar en consecuencia) con el tener consciencia (reconocernos como seres existentes, y en última instancia como parte integrante de ese universo, según Skolimowski).

Llevemos tal confluencia al terreno que nos ocupa. Hablar de empresas y marcas con consciencia debiera ser hacerlo de aquellas que tienen claro, antes que nada, que no están en el universo, que no es que ocupen unas determinadas coordenadas espacio-temporales, sino que son parte consustancial del mismo. Saben, en el sentido más profundo del verbo saber, que no están en un planeta, en un país, en una comunidad determinada, sino que son planeta, son país, son comunidad. Todo lo cual implica, entre otras muchas cosas, que la simbiosis es plena y orgánica, que como les vaya a los unos, les irá a las otras.

La consciencia empresarial y de marca. Ese sería, por tanto, el punto de partida desde el que pensar en empresas y marcas con conciencia. Recordemos: aquellas que sitúan la ética y el humanismo no como un apósito ornamental, sino como el eje del éxito empresarial. Afortunadamente, cada vez son más los ejemplos de ello. Así lo describe el nuevo libro Brands with a Conscience, escrito por un conjunto de autores vinculados a Medinge Group, think tank internacional que aboga por un nuevo modelo de empresas, de marcas, y por tanto de capitalismo. Un nueva paradigma donde, como decimos, la cuestión vertebral son los principios, los valores y la responsabilidad para con el mundo. Y todo ello no como meras proclamas, tan bellas como hueras, colocadas en el frontispicio de los manuales de identidad corporativa, o en los claims de campañas de comunicación, sino en las entrañas de la praxis diaria, de manera transversal, y en toda la cadena de valor.

Valor, precisamente. Según los autores del libro, aportar valor es la clave, una vez más. Pero aportarlo de verdad. O lo que es lo mismo (aunque con algo más de profundidad): dar servicio, servir, en el pleno sentido de la palabra. Decía Rabindranath Tagore que quien no vive para servir, no sirve para vivir. Exactamente lo mismo se puede decir de las empresas y las marcas. Por ahí parece que van los derroteros de esta revolución de conciencia y de consciencia empresarial. Una revolución que no ha hecho más que empezar.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn44
José Antonio Muñiz Velázquez

José Antonio Muñiz Velázquez

Profesor de Comunicación en Universidad Loyola Andalucía. Doctor en Comunicación. Director del departamento de comunicación y educación de la Universidad Loyola Andalucía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *