La presencia o la eficiencia

trabajo presencial

Cuántas veces hemos debatido sobre las fuerzas laborales que alteran nuestra planificación de recursos: el índice de absentismo, la rotación espontánea de nuestras plantillas, la bajas laborales o la salud laboral, y todo ello, pensando en que nuestros equipos estén presentes en la oficina, se interrelacionen , trabajen en equipo físicamente , es decir, desde la perspectiva del control y el seguimiento de nuestros recursos.

Sin embargo, ¿es necesario que nuestras plantillas estén en un horario estricto en las oficinas?  ¿Es obligatorio que el concepto tan perseguido del trabajo en equipo implique presentismo? Pensamos cuando gestionamos esos índices de control en el medio o realmente en el fin de nuestras organizaciones?

Realmente es complicado definir una posición en este asunto, porque ni todos los sectores son iguales y necesitan lo mismo, ni las empresas son entes rígidos que no precisen evolución dentro de una cultura o política más o menos definida.

Sin embargo, para reflexionar sobre estos aspectos considero clave abordar el razonamiento que realicemos considerando también aspectos externos a las organizaciones que nos proporciona el entorno socio económico en el que nos encontremos.

La generación milenial

Entre esos aspectos externos a valorar debemos tener en cuenta los valores, usos y costumbres de la generación milenial que ahora se incorpora al mercado laboral de forma tímida por la profunda crisis que hemos vivido.

Los valores, lejos de ser permanentes en el tiempo , evolucionan según las necesidades del ser humano y esta nueva generación milenial es digital lo cual les ha permitido un elevado acceso a la información (buena y también desordenada y poco estructurada, es decir, datos sin contrastar sin más), creativa, competitiva, muy formada y ha crecido afortunadamente  en la economía del bienestar. Eso les ha facilitado el desarrollo de una serie de competencias características que marcaran sus preferencias, sus habilidades y su capacidad de adaptación en el entrono laboral.

Nos encontramos, por tanto, ante una generación con alto conocimiento de datos, con acceso absoluto a un mundo globalizado y con capacidad de innovar en la resolución de situaciones que se planteen en su vida laboral.

Esta nueva generación no aspira a adecuarse a condiciones laborales rígidas, donde la flexibilidad sea la excepción. Esta nueva generación aspira a usar sus talentos relacionales a través de redes sociales, entornos virtuales o Internet en general. Esta generación es potente en eso y las organizaciones debería estar planificando como beneficiarse de esos nuevos recursos y competencias.

El equilibrio y la eficiencia

Un equilibrio razonable entre experiencia y recién titulados debería ser nuestro objetivo en nuestra planificación de estructuras. Nuestro sector, nuestro momento vital empresarial , nuestros proyectos nos marcará ese equilibrio necesario.

Una vez dotada la organización de ese equilibrio , la eficiencia la encontraremos en la gestión de nuestros talentos internos, flexibilizando las compañías lo suficiente para que los valores , preferencias y habilidades de cada empleado aporten a la organización, dejando la rigidez en condiciones laborales, que tiempo atrás fue la base de sistemas de gestión , a un lado.

ComparteShare on Facebook11Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Elena Baena

Elena Baena

Profesional desde hace 20 años en el mundo de los Recursos Humanos, donde ha desarrollado toda su carrera, ejerciendo diversas posiciones directivas en multinacionales (Ayesa, Grupo Adecco), en la empresa pública (Canal Sur) y en el mundo audiovisual como Directora de Estrategia y Comunicación en la productora de televisión Andalucía Digital Multimedia. Es profesora en el Máster de Dirección de Personas y Gestión del Talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *