La historia de un niño que necesitaba un pantalón y tardaron años en comprárselo

educación

Es tiempo de hacer.

Nunca se habló tanto de educación, ni se le dio tanta importancia como hasta ahora. Si introducimos esta palabra en el gran buscador google, obtendremos 454 millones de resultados.

Jamás se ofrecieron tantos datos que comparan el nivel educativo de los principales países del mundo.

Nunca nadie habló en España tanto de Finlandia, a la que se conoce básicamente por tener los mejores resultados del mundo… en educación.

A la luz de estas sencillas anécdotas, hay un enorme debate que circula una y otra vez en los ámbitos educativos en relación al cambio en la educación. Muchos rescatan esa conocida comparativa en la que se cuenta que si un médico del siglo XIX entrase en un quirófano, sólo podría salir corriendo pues no sabría qué hacer, sin embargo si un profesor de este mismo siglo entrase en alguna de nuestras aulas podría impartir clase sin ningún problema e incluso con brillantez.

Expertos, profesionales, conferenciantes, políticos, filósofos, asociaciones, partidos políticos… todos coinciden sin excepción en que la educación debe cambiar. El niño debe ser el centro y el verdadero protagonista del aprendizaje. Cada niño es único y sus inquietudes, necesidades e intereses, también lo son. El profesor debe situarse a su lado, guiando y acompañando este proceso de enseñanza-aprendizaje.

Para ello se proponen metodologías activas, distribuciones diferentes de los espacios, introducción de la tecnología, atención individualizada y única, aprendizaje por competencias, consideración de las inteligencias múltiples, estudio para la aplicación de la neurodidáctica…

Sin embargo y a pesar de la visión unánime y del conocimiento y seguridad de la aplicación de todas estas evidencias didácticas, los responsables  de la educación seguimos reflexionando y debatiendo, posponiendo la introducción de estas herramientas, preocupados por las reacción de los padres…. Seguimos esperando y esperando, pensando y pensando, hablando y hablando…

¿Se imaginan que le tuviéramos que comprar un pantalón a un niño porque va sin ellos, y nos llevásemos varios años mirando el escaparate, dialogando sobre ello y dudando sobre si comprarlo o no? ¿Qué pasaría con su talla?

Preguntémonos… ¿Qué va a ocurrir con la educación de estas generaciones de niños y niñas?

Es tiempo de hacer y de que un maestro del siglo XIX al entrar en una clase… salga corriendo.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Rafael Ruiz Díaz

Rafael Ruiz Díaz

Licenciado en Ciencias de la Educación. Profesor de Educación Secundaria Obligatoria con 28 años de experiencia en centro concertado ocupando distintos cargos en el mismo. Auditor interno de Sistemas de Gestión en Calidad en Educación. Experto en formación presencial y e-learning. Asesor educativo y coach. Director del Máster Universitario en Formación del Profesorado de Bachillerato, ESO, Formación Profesional y Enseñanza de Idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *