La esencia de un profesional de recursos humanos en la empresa

10 claves para convertirte en un profesional de recursos humanos

Me preguntan a menudo jóvenes alumnos que aspiran a desempeñar su labor profesional en el ámbito de los Recursos Humanos qué es lo que importa de verdad en la función y cuáles son las competencias que deben tener para ello.

Dar recetas no sé si es lo adecuado, ya que creo en la iniciativa y creatividad de cada uno, sobre todo los más jóvenes, para descubrir cómo mejor desempeñarse y destacar en la noble y compleja labor de la dirección de personas. Pero por si acaso sirviera de algo a aquellos que ahora empiezan, y basándome en mi experiencia de más de 25 años ya en la función, aquí van algunos apuntes.

Claves para ser un buen profesional de recursos humanos

Primero, conoce el Negocio. No pretendas aislarte en tus conocimientos técnicos de RR.HH. Debes aspirar a conocer tu producto, tu servicio que ofreces a tus clientes. No habrá entendimiento con tus empleados si no conoces qué hacen y para qué sirve su labor. Algunas Compañías hacen pasar al jefe de RR.HH primero por distintos puestos de la línea , antes de dedicarse a su función (por ejemplo, Mc Donalds). Me parece una idea genial.

Segundo, conoce a tus empleados. Dedica tiempo a hablar con ellos. Busca el encuentro. Pregúntales no solo por temas laborales, interésate por aquello que a ellos les preocupe. Valorarán tu interés, y crecerá el respeto de ellos hacia tu trabajo.

Tercero, no pretendas arrogarte el derecho de gestionar las personas tú solo. Descentraliza y delega. Encárgate tú de proveer las herramientas y deja gestionar los recursos humanos a los jefes de la línea jerárquica. Son ellos quienes deben desarrollar, formar, promocionar, sancionar, etc. Tú preocúpate de que tus mandos sean buenos gestores de personas y no solo buenos Técnicos. Trabaja con ellos la importancia de las habilidades directivas.

Cuarto, preocúpate de desarrollar tus habilidades de comunicación. En la función es clave comunicar de forma eficaz y convincente. Tendrás que hacerlo con tus jefes, con tu equipo, con los representantes sindicales, con todos. Y lo más importante… deberás convencer y persuadir.

Quinto, entérate bien qué significa la palabra empatía, porque la vas a tener que ejercitar. Nos incumbe mantener la llamada paz social: o sea, evitar conflictos estériles en el seno de la Empresa que afectan a la motivación de los empleados y a su productividad. Para ello, deberás tratar de entender bien el problema, ofrecerte a mediar, proponer alternativas, posicionarte en los temas con criterios claros y firmes, pero también con flexibilidad.

Sexto, reflexiona acerca del dimensionamiento adecuado de tu organización. ¿Qué debéis hacer dentro, con recursos internos? ¿Qué vamos a decidir hacer fuera, externalizar? Esta decisión es estratégica, afecta al modelo de RR.HH. que vais a tener, a la flexibilidad, al desarrollo de tu core business, al modelo de relaciones laborales.

Séptimo, acostúmbrate a trabajar por objetivos, y tu organización a ello. En realidad, no hay otra forma de gestionar que a través de objetivos SMART. Ya sabes, medibles, alcanzables, realistas, acotados en tiempo y específicos. El Objetivo te ayuda a definir las prioridades, te ayuda a crecer profesionalmente, pero sobre todo orienta al resultado, que es el fin último en la Empresa.

Octavo, introduce la innovación como una herramienta habitual en tu trabajo. No dejes pasar la oportunidad de replantearte todo periódicamente. Crea con tu equipo dinámicas de generación de ideas. Selecciona éstas e implanta aquellas que sean factibles y aporten más valor. No hacer esto, es caer en la rutina, el aburrimiento y el anquilosamiento.

Noveno, no dejes de aprender. Ay de aquel que piense que ya lo sabe todo ! Deberás fomentar la lectura de temas profesionales lo más que puedas. Es más que recomendable hacer benchmarking con tus colegas en otras organizaciones, estudiar las mejores prácticas, practicar el networking o red de contactos profesionales, asistir a jornadas, seminarios, o renovarte cursando masters executive o similares, etc.

Décimo, la impronta personal. Esto ha quedado como un decálogo, pero la última te toca a ti , lector. Aplica a partir de ahora tu personalidad, tu carisma, tu impronta y decide tú que quieres aportar de manera personal a tu cometido profesional. Busca la originalidad y audacia, seguro que acertarás!!

ComparteShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn34
Juan Román Gallego

Juan Román Gallego

Director de recursos humanos en Cobre Las Cruces. Ha sido director de recursos humanos de Huntsman Tioxide y jeje de recursos humanos en Carrefour. Licenciado en Derecho por la Universidad de Comillas.

2 thoughts on “La esencia de un profesional de recursos humanos en la empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *