La Campaña del IRPF/2016: Algunas conclusiones

  1. INTRODUCCIÓN.

A punto de concluir la campaña anual de 2016 para la declaración-liquidación del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF), el 30 de junio de 2017, es interesante efectuar un balance de la misma, a la espera de que la Agencia Estatal de Administración Tributaria (en adelante, AEAT) publique las estadísticas completas correspondientes.[1]

No se trata de un período con grandes modificaciones legislativas, pues la entrada en vigor de la última gran reforma del gravamen, la derivada de la Ley 26/2014, de 27 de noviembre, tuvo lugar para los períodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2015, pero sí han existido significativos cambios en el procedimiento de declaración, en particular, la supresión del tradicional modelo PADRE, por lo cual resulta interesante proporcionar un primer balance de la campaña.

  1. BALANCE DE LA CAMPAÑA.

En cuanto a las cuestiones pertinentes a la obligación material de tributar, tal y como se define en el artículo 19 de la norma básica de nuestro Ordenamiento Tributario, Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (en adelante, LGT)[2], ha existido una materia que ha sido objeto de atención principal por parte de los contribuyentes y los medios de comunicación como es el tratamiento de las indemnizaciones derivadas de la declaración de nulidad de las llamadas cláusulas suelo de las hipotecas.

Con independencia del juicio que merezca el establecimiento de un sistema alternativo y extrajudicial para resolver las disputas al respecto (que no parece haber funcionado como se esperaba, pues los Juzgados están recibiendo avalanchas de demandas en este asunto) por medio del Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo, cabe señalar que, tributariamente, supone consolidar la doctrina de la Dirección General de Tributos al respecto, incorporada ahora en la ley del impuesto por medio de una nueva disposición adicional, la disposición adicional 45ª de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del IRPF (en adelante, LIRPF)[3]

Otros asuntos de especial incidencia, siquiera mediática, han sido los debates relativos a la posible exención de las prestaciones por maternidad abonadas por la Seguridad Social y el tratamiento de los gastos de asistencia a congresos por parte de profesionales sanitarios (médicos y enfermeros).

En relación a la primera cuestión, el debate sigue abierto, pues si bien la Resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central (en adelante, RTEAC) de 2 de marzo de 2017 las declara plenamente sometidas al IRPF, pues su naturaleza es equivalente a la de un rendimiento del trabajo, diversos Tribunales de lo Contencioso tienen otros criterios, verbigracia, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid n º 6241/2016.

Respecto del segundo problema[4], parece que, al final, la presión de los “lobbies” médicos llevará a que se modifique el Reglamento del IRPF declarando estas retribuciones en especie como exentas, al calificarlas como actividades de formación, artículo 44 del Reglamento del IRPF, Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo.[5] [6]

También cabe destacar que los contribuyentes (empresarios) que determinan sus rendimientos en estimación objetiva (en adelante, EO) en 2016, no han sufrido cambios en la cuantía de los módulos e índices, excepto las ya tradicionales reducciones en actividades agrícolas y ganaderas de ciertos municipios e, incluso, para todo el territorio nacional, reguladas por la Orden HFP/377/2017, de 28 de abril, por la que se reducen para el período impositivo 2016 los índices de rendimiento neto aplicables en el método de estimación objetiva del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, para las actividades agrícolas y ganaderas afectadas por diversas circunstancias excepcionales (BOE de 4 de mayo).

Sin embargo, es muy importante recordar que, en 2016, las actividades de la División 3ª, 4ª y 5ª (fabricación y construcción) con retención al 1%, no pueden declarar en EO y que quedan fuera las siguientes actividades con epígrafes del Impuesto sobre Actividades Económicas: 314, 315, 316.2, 316.4, 316.9, 453, 463, 468, 474.1, 501.3, 504.1, 504.2, 504.4, 504.5, 504.6, 504.7, 504.8, 505.1, 505.2, 505.3, 505.4, 505.5, 505.6 y 505.7, por lo cual el ámbito subjetivo de la EO se ha reducido significativamente.

Por último, en EO, se reduce de 5 a 4 la magnitud específica (número de vehículos) para los epígrafes 722 y 757.

También en este ejercicio se produce el incremento al 75% del porcentaje de deducción en la cuota para los microdonativos, cuantías menores de 150 euros, en los que exista recurrencia, es decir, la cuantía de lo donado haya superado o sido equivalente a la de los dos ejercicios anteriores.

Por último, destacamos por su cierto revuelo mediático, la RTEAC 02/03/2017, R. 06326/2016, de unificación de criterio, donde se establece que la reducción sobre el arrendamiento de bienes inmuebles destinados a vivienda, artículo 23.2 LIRPF, solo se aplica en los rendimientos declarados por el contribuyente, no sobre los comprobados por la Administración Tributaria, ratificando de esta forma la tradicional doctrina de la Dirección General de Tributos al respecto.

En el plano de las obligaciones formales, además de la significativa aceleración del acceso a las nuevas tecnologías que supone la supresión del programa PADRE y la generalización del uso de la Renta Web, destacamos otras alteraciones como son las siguientes:

  • Nuevo procedimiento de rectificación de autoliquidaciones que permite rectificar, cuantas veces sean necesarias, durante el período de declaración, para lo cual se incluye una casilla específica en el modelo (similar al antiguo de declaración complementaria por atrasos) y se diferencian más claramente de los casos que dan lugar a las declaraciones complementarias.
  • En la imputación de rentas que se proporciona a los contribuyentes figuran nuevos datos, empezando por la mención a las rentas obtenidas en el exterior, datos derivados de la significativa ampliación de los intercambios de información tributaria, desglose del valor suelo/construcción en valores catastrales, etc.
  • Mejoras de la “Renta WEB” en los apartados de rendimientos, ganancias y pérdidas patrimoniales, deducciones Ceuta y Melilla, descarga automática de datos en DAFAS (deducciones en la cuota diferencial por familia numerosa y descendientes y ascendientes discapacitados)[7] y tratamiento de los “no obligados” en las declaraciones modificadas por el contribuyente.
  • Nueva casilla para la obtención del nº de referencia RENO: Casilla 440, base liquidable general, Declaración 2015.
  • Aparición y modificación de algunas casillas de declaración, por ejemplo, inclusión de una casilla general para “otras ganancias de capital” o declaración de la nacionalidad del contribuyente extranjero (para conocer los que son, a su vez, ciudadanos de la Unión Europea).
  • Unificación de todos los plazos de la campaña de renta

Por último, habrá que esperar todavía unos días para conocer los resultados recaudatorios de esta campaña, así como otros aspectos de interés cuantitativo, por ejemplo, si el número de declarantes ha superado ya los efectos de la crisis económica.[8]

Domingo Carbajo Vasco.


[1] La AEAT publica anualmente las “Estadísticas de declarantes del IRPF” en su portal, pestaña “Estadísticas”,www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/datosabiertos/catalogo/hacienda/Estadistica_de_los_declarantes_del_IRPF.shtml
En los momentos actuales la última publicación se corresponde al ejercicio 2014 (autoliquidación 2015), por lo cual no cabe esperar la edición de las estadísticas completas del IRPF relativas al período impositivo 2016 hasta el año 2019.
[2] Obligación tributaria principal.
La obligación tributaria principal tiene por objeto el pago de la cuota tributaria.
[3] «Disposición adicional cuadragésima quinta. Tratamiento fiscal de las cantidades percibidas por la devolución de las cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos derivadas de acuerdos celebrados con las entidades financieras o del cumplimiento de sentencias o laudos arbitrales.
  1. No se integrará en la base imponible de este Impuesto la devolución derivada de acuerdos celebrados con entidades financieras, en efectivo o a través de otras medidas de compensación, junto con sus correspondientes intereses indemnizatorios, de las cantidades previamente satisfechas a aquellas en concepto de intereses por la aplicación de cláusulas de limitación de tipos de interés de préstamos.
  2. Las cantidades previamente satisfechas por el contribuyente objeto de la devolución prevista en el apartado 1 anterior, tendrán el siguiente tratamiento fiscal:
  3. a) Cuando tales cantidades, en ejercicios anteriores, hubieran formado parte de la base de la deducción por inversión en vivienda habitual o de deducciones establecidas por la Comunidad Autónoma, se perderá el derecho a practicar la deducción en relación con las mismas, debiendo sumar a la cuota líquida estatal y autonómica, devengada en el ejercicio en el que se hubiera celebrado el acuerdo con la entidad financiera, exclusivamente las cantidades indebidamente deducidas en los ejercicios respecto de los que no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, en los términos previstos en el artículo 59 del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo, sin inclusión de intereses de demora.

    No resultará de aplicación la adición prevista en el párrafo anterior respecto de la parte de las cantidades que se destine directamente por la entidad financiera, tras el acuerdo con el contribuyente afectado, a minorar el principal del préstamo.
    b) Cuando tales cantidades hubieran tenido la consideración de gasto deducible en ejercicios anteriores respecto de los que no hubiera prescrito el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria mediante la oportuna liquidación, se perderá tal consideración, debiendo practicarse autoliquidación complementaria correspondiente a tales ejercicios, sin sanción, ni intereses de demora, ni recargo alguno en el plazo comprendido entre la fecha del acuerdo y la finalización del siguiente plazo de presentación de autoliquidación por este Impuesto.
    c) Cuando tales cantidades hubieran sido satisfechas por el contribuyente en ejercicios cuyo plazo de presentación de autoliquidación por este Impuesto no hubiera finalizado con anterioridad al acuerdo de devolución de las mismas celebrado con la entidad financiera, así como las cantidades a que se refiere el segundo párrafo de la letra a anterior, no formarán parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual ni de deducción autonómica alguna ni tendrán la consideración de gasto deducible.
[3] Lo dispuesto en los apartados anteriores será igualmente de aplicación cuando la devolución de cantidades a que se refiere el apartado 1 anterior hubiera sido consecuencia de la ejecución o cumplimiento de sentencias judiciales o laudos arbitrales.»
[4] Para una mayor información, nos remitimos a: “Un apunte sobre la tributación en el IRPF de los gastos de asistencia a congresos médicos”,www.loyolaandnews.es/masteresoficialesloyola/un-apunte-sobre-la-tributacion-en-el-irpf-de-los-gastos-de-asistencia-a-congresos-medicos/, 19 de junio de 2017.
[5] Artículo 44. Gastos de estudio para la capacitación o reciclaje del personal que no constituyen retribución en especie.
No tendrán la consideración de retribuciones en especie, a efectos de lo previsto en el artículo 42.2.a) de la Ley del Impuesto, los estudios dispuestos por Instituciones, empresas o empleadores y financiados directamente por ellos para la actualización, capacitación o reciclaje de su personal, cuando vengan exigidos por el desarrollo de sus actividades o las características de los puestos de trabajo, incluso cuando su prestación efectiva se efectúe por otras personas o entidades especializadas. En estos casos, los gastos de locomoción, manutención y estancia se regirán por lo previsto en el artículo 9 de este Reglamento.
[6] En cualquier caso, entendemos será necesaria una reforma expresa de la redacción reglamentaria anterior, pues el artículo 44 del RIRPF exige que los pagos de los gastos sean efectuados directamente por las empresas para las cuales trabajan, cuando en el supuesto contemplado los pagados son realizados por terceros: las empresas farmacéuticas, normalmente.
Asimismo, no puede olvidarse el principio de legalidad aplicable en materia de exenciones tributarias, arg. ex. artículos 133. 3 de la Constitución Española y 8, d) de la LGT.
[7] Ver al respecto: “Las DAFAS y el IRPF 2016”, www.loyolaandnews.es/masteresoficialesloyola/las-dafas-y-el-irpf-2016/, 10 de mayo de 2017.
[8] En 2008 hubo 19.388.981 autoliquidaciones del IRPF que bajaron hasta 19.257.120 en 2010; después, en 2011, se produjo una leve recuperación, alcanzándose 19.457.730, para volver a bajar en el año siguiente, 2012, a 19.379.484.
Hubo que esperar a 2015 para superar el máximo histórico de declarantes, ascendiendo la cifra a 19.576.788.
Cabe esperar que, en este año, se siga superando tal cuantía.
ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco es Inspector de Hacienda del Estado, Economista, Abogado y Profesor en diferentes instituciones y escuelas. Posee experiencia internacional, en asuntos europeos, Twinnings y otras materias de consultoría fiscal y financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *