¿Hacia el fin de la crisis económica? La recuperación del número de declarantes del IRPF

  1. INTRODUCCIÓN.

En algunos “posts” de este “blog” (las voces riman, incluso en inglés) nos hemos referido a la relevancia de las estadísticas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (en adelante, IRPF) para detectar la evolución económica y social de nuestra patria[1].

En esta importancia e íntima conexión entre los cambios sociales y las estadísticas del IRPF influye, no tanto la importancia recaudatoria del propio impuesto, primer ingreso de los Presupuestos tanto del Estado[2] como de las Comunidades Autónomas[3], sino la generalidad de los declarantes.

Téngase en cuenta que los contribuyentes del IRPF, artículos 8 a 10, ambos inclusive, de su norma fundamental, Ley 35/2006, de 28 de noviembre (en adelante, LIRPF), se centran, exclusivamente, en la persona natural y la obligación de declarar parte de niveles de rentas muy bajos, según los diferentes rendimientos sometidos a gravamen, artículo 6 de la LIPRF[4]; ello, sin considerar aquellos contribuyentes que declaran, aun no estando obligados a hacerlo, para obtener la devolución de los pagos a cuenta que hayan realizado o les hayan retenido en el ejercicio.

Esta obligación general de declarar de la persona física conlleva que los contribuyentes afectados se asimilen, en principio, a los habitantes del territorio nacional que sean residentes, pues como sabemos los sujetos no residentes están sometidos a otro tributo: el Impuesto sobre la Renta de los no Residentes.

  1. LOS DECLARANTES DEL IRPF.

Ahora bien, el número de declarantes del IRPF se aleja también bastante de la población española, 46.445.828 personas, según el último censo del Instituto Nacional de Estadística (en adelante, INE)[5], por varias razones.

La primera porque el IRPF sólo afecta a los declarantes residentes, lo cual excluye a los no residentes, cifra esta última difícil de concretar, pues ya sabemos que la residencia fiscal no puede identificarse con la nacionalidad. Ahora bien, el propio Censo del INE da como “extranjeros” una cifra próxima al 10% de la población, concretamente, 4.418.157.

En segundo término, las Estadísticas del IRPF publicadas de manera meticulosa, homogénea y amplia por la AEAT[6], sólo afectan al territorio común, no incluyendo las autoliquidaciones del IRPF de los Territorios Forales, es decir, el País Vasco y Navarra[7] y, en tercer orden, existen los no declarantes por el IRPF, debido a que consideran que no tienen obligación de realizar tal obligación tributaria formal y material, ver supra y que son, cuantitativamente, más importantes de lo que puede parecer a simple vista.[8]

A la inversa, ha de tenerse en cuenta el significado de la declaración conjunta que conlleva que una sola declaración integre a varios contribuyentes, según sus modalidades, generalmente, el cónyuge (unidad familiar biparental) o los hijos menores (unidad familiar biparental y monoparental)[9].

Pues bien, a pesar de que consideremos la existencia de la tributación conjunta contraria a la igualdad de género y al principio constitucional que identifica al contribuyente del IRPF con el individuo, persona natural[10], lo cierto es que el número de declaraciones conjuntas sigue siendo significativo en el IRPF, aunque esté disminuyendo.

De esta forma, en el año 2014 (declaración 2015), último para el cual se dispone de las estadísticas completas de este gravamen, se produjeron 500.273 declaraciones conjuntas monoparentales y 3.548.697 declaraciones conjuntas de casados; en suma, el 20,95% de las autoliquidaciones del IRPF.

En estas condiciones, sucede que existen estimaciones de que unos 33 millones de personas declaran, de una forma u otra, el IRPF en el Territorio Común, lo que, unido a los no declarantes, da idea de la generalidad del tributo.

  1. EVOLUCIÓN DE LOS DECLARANTES Y CRISIS ECONÓMICA.

Ahora bien, como ya hemos indicado, para declarar IRPF, en principio, uno tiene que obtener “rentas” y (dejando al lado la problemática del fraude) resulta que si las rentas disminuyen por debajo de los mínimos legales, ver arriba o, simplemente, desaparecen, además de la pérdida demográfica (España perdió población en 2015, por ejemplo), la consecuencia inmediata de la crisis económica sería una minoración del número de declaraciones-liquidaciones del IRPF.

Y los datos estadísticas señalan inmediatamente que así ha sucedido, reiterando el carácter de magnífico indicador social que el IRPF posee[11].

Tabla Evoluc IRPF

Fuente: Elaboración propia, según datos de la AEAT.

Pues bien, la propia AEAT acaba de anunciar que los datos provisionales de las liquidaciones del IRPF del ejercicio 2105 (declaración 2016) han ascendido a 19.551.000, superándose la cifra de 2008.[12]

Por lo tanto, la crisis puede darse por terminada; claro que otra cosa es cómo ha terminado si hablamos de los niveles de renta declarada, de la desigualdad, etc.; pero esa es otra historia social.

Domingo Carbajo Vasco

_____________________

[1] Ver, por ejemplo, “La importancia de las estadísticas del IRPF para los estudios de la Política Social en España”, 10 de septiembre de 2014, www.loyolaandnews.es/masteresoficialesloyola/la-importancia-de-las-estadisticas-del-irpf-para-los-estudios-de-politica-social-en-espana/
[2] Según la Agencia Tributaria (en adelante, AEAT). Informe anual de recaudación tributaria, 2015, www.agenciatributaria.es/static_files/AEAT/Estudios/Estadisticas/Informes_Estadisticos/Informes_Anuales_de_Recaudacion_Tributaria/Ejercicio_2015/IART15.pdf, el IRPF supuso en ese año 72.346 millones de euros de recaudación, frente a 60.305 millones de euros, que correspondieron al Impuesto sobre el Valor Añadido (en adelante, IVA).
[3] Aunque en estas entidades territoriales tenemos que matizar, pues el ingreso más relevante sigue siendo la participación en los ingresos tributarios del Estado, lo cual revela la falacia de su pretendida “autonomía financiera”, para no hablar del peso creciente del FLA (Fondo de Liquidez Autonómico) en alguna de ellas.
[4] Artículo 96 LIRPF, verbigracia, para rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta, la obligación de declarar comienza con un límite conjunto anual de 1.600 euros.
[5] Referencia a 1/01/2016. Nos remitimos a: www.ine.es/inebaseDYN/cp30321/cp_inicio.htm
[6]www.agenciatributaria.es/AEAT.internet/datosabiertos/catalogo/hacienda/Estadistica_de_los_declarantes_del_IRPF.shtml
[7] Para hacernos una idea de lo que supone esta exclusión, en Navarra se declararon 325.395 autoliquidaciones del IRPF (positivas y negativas) en el período impositivo 2014 (declaración 2015), último para el cual se dispone de estadísticas en la Comunidad Foral, www.navarra.es/home_es/Gobierno+de+Navarra/Organigrama/Los+departamentos/Economia+y+Hacienda/Organigrama/Estructura+Organica/Hacienda/ESTADISTICAS+IRPF.htm
[8] En este sentido, el Instituto de Estudios Fiscales lleva analizando tales datos desde hace muchos años, Ver www.ief.es/recursos/estadisticas/fuentes_tributarias.aspx
[9] Sobre las modalidades de la tributación conjunta, nos remitimos al artículo 82 LIRPF.
[10] Al respecto, nos remitimos, por ejemplo, a nuestra contribución en este portal: “¿Un caso de discriminación por razón del matrimonio?”, 10 de enero de 2013, www.loyolaandnews.es/masteresoficialesloyola/un-caso-de-discriminacion-por-razon-de-matrimonio/
[11] Más reflexiones en mi texto: “Crisis e Impuesto sobre la renta”, 9 de mayo de 2012, www.loyolaandnews.es/masteresoficialesloyola/crisis-e-impuesto-sobre-la-renta-de-las-personas-fisicas/
[12]www.agenciatributaria.es/static_files/AEAT/Contenidos_Comunes/La_Agencia_Tributaria/Sala_de_Prensa/2016/04_01_2016_NP_Renta_2015_Evolucion_cierre_anno.pdf

 

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco

Domingo Carbajo Vasco es Inspector de Hacienda del Estado, Economista, Abogado y Profesor en diferentes instituciones y escuelas. Posee experiencia internacional, en asuntos europeos, Twinnings y otras materias de consultoría fiscal y financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *