El escándalo Facebook y la doble moral de los medios

seguridad en los medios

¿Te acuerdas de Casablanca? Mi escena favorita es esa en la que, obligado por los nazis, el capitán Renault ordena cerrar ‘Rick’s’. Cuando el propio Rick le pregunta por qué cierra el local, el policía finge estar indignado y exclama: “¡Es un escándalo! He descubierto que aquí se juega”. Justo en ese momento, uno de los empleados del café más famoso del mundo se acerca y le entrega unos billetes diciendo “Sus ganancias, señor”.

Esta deliciosa escena viene a mi mente una y otra vez en las últimas semanas al hilo del “escándalo” de los datos robados a Facebook por Cambridge Analytica y el uso de esa información para crear campañas de apoyo a Donald Trump dentro de la red.

Indignados, los medios de comunicación han desatado una furiosa campaña contra la compañía de Zuckerberg. Basta con leer algunos titulares recientes: “Facebook, un ídolo digital caído”, “Los planes de Facebook para controlar el resto de tu vida”, “¿Es el momento de abandonar Facebook?” Y, así, salvo honrosas excepciones, una tormenta de noticias acusando a la plataforma de todo tipo de tropelías.

Al mismo tiempo, mientras levantan airados la voz contra Facebook, esos mismos medios se afanan en recabar todo tipo de datos de los usuarios a través de cookies, formularios de registro, newsletters, aplicaciones para móviles u otros dispositivos, juegos y, por supuesto, sus propios perfiles y espacios en las denostadas redes sociales. Y, por supuesto, utilizan esos datos para comerciar: publicidad mejor segmentada, ofertas de todo tipo… Quién sabe si alguno no está cediendo esos datos a terceros con intenciones poco confesables…

No creas que hablo sin conocimiento de causa: como responsable de proyectos de RTVE.es que fui, me senté innumerables veces con proveedores que me ofrecían construir servicios capaces de almacenar todos esos datos de los usuarios.

Todos guardan tus datos. Todos. Y todos tus datos.

Aquí tengo que aclarar que no me ha gustado nada lo que ha pasado con Facebook y Cambridge Analytica. No por ese caso en concreto, sino porque es posible que haya pasado montones de veces. Los datos que Facebook guarda sobre mí son poco relevantes, pero aun así no creo que deban circular alegremente.

Dicho esto, ¿alguien piensa que las redes sociales viven del aire? Su negocio somos nosotros: la información que les damos, todo lo que les confiamos. Y conste que me parece bien: me parece un trato justo, porque, a cambio de agregar mis datos a los de otros millones de usuarios, dispongo de una herramienta de comunicación personal, de alcance planetario y gratis. El balance no me parece demasiado desequilibrado, la verdad. Mi compañía telefónica hace lo mismo con mis datos, pero además me saca 50 euros al mes por utilizar una herramienta de comunicación que no es mejor que las que ofrecen gratis las redes sociales.

También Google

Pero eso no lo leerás en ningún medio de comunicación, porque mi compañía telefónica se anuncia en sus páginas o en sus programas. Tampoco leerás que Google hace lo mismo que Facebook con tus datos, claro, porque Google acaba de aprobar un programa de apoyo a los medios por más de 300 millones de euros (algo así como un 0,3% de sus beneficios). En cambio, Facebook no da nada a los medios: incluso ha reducido notablemente la visibilidad de sus publicaciones, con lo que se ha reducido el tráfico que les aportaba.

Uno no deja de preguntarse si esa tormenta de indignación contra Facebook estará en realidad motivada por el enfado que los medios tienen con la red social desde que no les envía tantos usuarios. A lo mejor si Facebook les diera unas migajas de sus ingentes beneficios, como ha hecho Google, esa tormenta no habría pasado de nubecilla.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
David Varona

David Varona

Doctor en comunicación y Máster en relaciones internacionales por la Universidad Complutense de Madrid. Ha sido redactor jefe de participación y socialmedia en RTVE. Es profesor e investigador en nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación en la Universidad Loyola Andalucía y director del Máster en Periodismo Digital Avanzado de Loyola Leadership School.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *