Dime dónde trabajas y te diré que tipo de profesional eres

seleccion diferencial

Las empresas donde trabajamos dicen más de nosotros que nuestro propio currículum, por ello es clave esforzarnos por trabajar en entidades de prestigio. Entidades cuya reputación no solo procede de sus beneficios, sino también de su preocupación por dar valor a sus clientes, socios de negocio y empleados.

Pero, ¿cuáles son las claves para conseguirlo?, ¿en qué se fijan los responsables de selección de estas compañías a la hora de incorporar un nuevo empleado?

Es por todos sabido, que sin esfuerzo y constancia es imposible alcanzar nuevas metas, por eso, partiendo de la base de que la principal clave del éxito es el trabajo duro, a continuación, se describen 5 claves más que debemos cuidar si queremos formar parte de una gran compañía:

1-    Formación

La formación de la que dispongamos, así como el centro académico donde la hayamos cursado, nos permitirá o no diferenciarnos del resto de candidatos a una oferta en una gran empresa. Los centros académicos mejor valorados hacen presuponer un nivel educativo diferenciador. Así mismo, el haber cursado parte de estos estudios en el extranjero aportará más valor aún a nuestra candidatura.

2-    Actividades Extracurriculares

Los seleccionadores valoran muy positivamente que los candidatos estén involucrados en causas sociales o proyectos independientes que, seguro, le habrán dotado de competencias concretas y diferentes a las que se obtienen durante los estudios.

3-    Red de contactos

Los contactos multiplican las posibilidades de llamar la atención de un posible empleador. De ahí que se deba cuidar las relaciones con personas clave, así como las redes sociales, a través de las cuales mostramos quienes somos, que hacemos y nuestros intereses.

4-    Objetivos vitales

Las grandes organizaciones seleccionan personas con ganas de crecer y de impulsar con su trabajo y esfuerzo a la empresa. Los candidatos dispuestos a invertir esfuerzos a corto plazo para obtener a largo plazo una mejor posición, son valorados muy positivamente en el ámbito laboral.

5-    Imagen personal

Aunque no resulte adecuado mencionarlo, lo cierto es, que las grandes compañías de prestigio no solo seleccionan candidatos con una formación y experiencia determinada, sino que también valoran que la imagen del candidato se adapte a la imagen con la que se relaciona la organización.

No obstante, este criterio subjetivo, que puede responder a estereotipos o vivencias personales del seleccionador, puede ser rebatido si apostamos por una formación de calidad y la complementamos con actividades extracurriculares que permitan posicionarnos como un fuerte valor para la empresa.

ComparteShare on Facebook37Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn91
María del Mar Maestre Espejo

María del Mar Maestre Espejo

Licenciada en Psicología y Máster en Gestión de Recursos Humanos, actualmente realiza el doctorado en Investigaciones Psicológicas aplicadas a la Educación. Posee experiencia previa en consultoría de RRHH y formación, y actualmente, y desde 2012, trabaja en Loyola Leadership School como Academic Postgraduate Program Manager

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *