Declaración franco-alemana relativa al proyecto BICCIS

El 19 de junio del corriente año, se ha dado a conocer un documento que contiene una declaración franco-alemana de apoyo al proyecto BICCIS. La declaración se refiere exclusivamente a la propuesta de Directiva relativa a la base imponible común, y tiene por finalidad la pronta aprobación de la misma, con carácter previo a considerar la posible adopción de la propuesta de Directiva concerniente a la consolidación. La base imponible común es un objetivo a corto plazo, y seguramente factible, la consolidación es un objetivo a más largo plazo, meramente posible.

El documento no se limita a un apoyo de carácter político sino que, además, contiene un conjunto de observaciones relativas a puntos relevantes de la propuesta de Directiva. Cabe destacar las siguientes:

  • Extender el campo de aplicación de la norma armonizadora a todos los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades de los respectivos Estados miembros.
  • Introducir una norma en virtud de la cual, sin perjuicio de las normas específicas concernientes a los ingresos y gastos, la base imponible se determine de acuerdo con los principios contables, mediante el método de la diferencia de activos.
  • Rechazo de la inclusión en la base imponible de incentivos al I+D+i, sin perjuicio de la posibilidad de los Estados miembros de establecerlos fuera del ámbito de la norma armonizada, considerando, con todo, la aproximación de los tipos de gravamen.
  • Rechazo de la bonificación en concepto de crecimiento e inversión («BCI»), esto es, del Allovance for Corporate Equity o deducción ACE.
  • Rechazo de la compensación de pérdidas sufridas por las entidades filiales, en cuanto esta materia debe ser subsumida en la consolidación.
  • Rechazo de la amortización por el sistema de
  • Introducción de una cláusula de escape, basada en la estructura financiera del grupo de empresas, correctora de la norma limitativa de la deducción de intereses.
  • Apoyo a la idea de tributación mínima efectiva.
  • Limitación a la deducción de intereses, cánones y otras remuneraciones pagadas a entidades residentes en jurisdicciones fiscales que tengan establecido un régimen fiscal preferencial que determine una tributación por debajo de un cierto porcentaje.

Las observaciones precedentes suponen, más allá del apoyo político a la iniciativa de la Comisión, una toma de posición frente a aspectos esenciales del Impuesto sobre Sociedades.

En efecto:

  • La apelación a los principios de contabilidad, implica reconocer que la alternativa, esto es, la regulación exhaustiva de los ingresos y gastos, no es técnicamente deseable. No se ocultará que en esta línea de pensamiento se inscribe nuestro Impuesto sobre Sociedades, a partir de la Ley 43/1995.
  • El rechazo a la minoración de la base imponible por causa de los incentivos al I+D+i, sin perjuicio del apoyo a esta actividad por otras vías, es una apuesta por la pureza de la base imponible, en cuanto expresión cuantitativa de la capacidad económica.
  • La mención, aunque indirecta, a la aproximación de los tipos de gravamen, rompe con una suerte de tabú y, en el fondo, unida a la base imponible común, indica la deslegitimación de la competencia fiscal.
  • La introducción de la cláusula de escape en materia de limitación de intereses, pone bien a las claras la injusticia que anida tras la norma limitativa pura y simple, al estilo de la introducida en España por el Real Decreto-Ley 12/2012, posteriormente reproducida por la Ley 27/2014.
  • El rechazo a la deducción ACE, supone un fuerte varapalo a la iniciativa de la Comisión ya que, en efecto, la misma es de gran trascendencia, en cuanto abre paso a un modelo de tributación diferente del tradicional.
  • La limitación a la deducción de intereses, cánones y otros gastos, por razón de la tributación de la entidad perceptora de los correspondientes ingresos, es una medida muy potente contra la desviación de beneficios hacia jurisdicciones fiscales de conveniencia si bien, probablemente, solo podría establecerse en relación con las denominadas jurisdicciones fiscales no cooperativas.

Pero, sin duda, la observación más relevante es la concerniente a la tributación mínima efectiva. Conviene reproducirla en sus propios términos para intuir, de la manera más idónea, su alcance: Concerning controlled foreign company (article 59 of the CCTB Directive) France and Germany support at this stage the application of a minimum standard provided by the ATAD on CFC rules. Nevertheless, France and Germany consider that the proposed provision in the CCTB Directive draft is not sufficient. France and Germany support the idea of an effective minimum taxation. Therefore an effective tool preventing unjustified exploitation of differing tax rates should be developed. The CFC rules in that context provide a starting point for further reflections on that objective (punto 17 de la declaración).

Ciertamente, la observación es parca ya que no indica cuales serían los elementos básicos de la estructura fiscal que garantizaría la tributación mínima efectiva. No obstante, pueden espigarse las siguientes ideas:

  • Versará sobre las rentas obtenidas a través de entidades filiales residentes en el extranjero.
  • Tomará en consideración la tributación efectiva de la filial extranjera.
  • Su función será desalentar las prácticas de desviación artificiosa de beneficios.

En su versión más simple podrá ser una modalidad refinada y ampliada de la transparencia fiscal internacional. Pero también cabe otra versión, más sofisticada, emparentada con la tributación sobre base imponible consolidada global.

Eduardo Sanz Gadea.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea

Eduardo Sanz Gadea es Licenciado en Derecho y en Economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *