El aprendizaje colectivo y la construcción de conocimiento entre los fans de Juego de Tronos.

aprendizaje colaborativo

Supongo que no es una sorpresa para nadie si comienzo este post diciendo que en unos pocos días se estrena la séptima temporada de Juego de Tronos (Game of Thrones, HBO, 2011- ). Asumo que todos hemos oído hablar de esta serie televisiva en la que se cruzan al mismo tiempo zombies congelados, dragones y la más tradicional capa y espada. Juego de Tronos es un producto televisivo cuya importancia y reconocimiento en el siglo XXI de las series televisivas es innegable. Sin embargo, lo realmente relevante no es el coste de producción de la sexta temporada, ni los galardones y críticas que pueda conseguir su episodio “La batalla de los bastardos”; tampoco lo son sus diálogos o monólogos inteligentes y agudos, ni sus personajes complejos y ricos a la vez. Lo que me resulta verdaderamente fascinante de Juego de Tronos no es la serie en sí misma (¡qué osado soy!), sino lo que está ocurriendo alrededor: aprendizaje colaborativo y pasión por el conocimiento.

Juego de Tronos ha aprovechado y recogido toda la artillería tecnológica y digital de nuestros días para construir o, más bien, fomentar, la aparición de micro comunidades de aprendizaje en la que seguir explorando, aprendiendo y enseñando a otros el complejo universo de la serie. Los alumnos aventajados (fans) han desarrollado blogs, webs, wikipedias y podcasts para desmenuzar, analizar y profundizar en cada uno de los episodios de la serie: teorías, diálogos, conversaciones, fan-vids, fan-fics, etc…

Esta misma idea no es exclusiva de Juego de Tronos, y también puede observarse en otras series actuales como Westworld (HBO, 2016- ) o The Leftovers (HBO, 2014-2017). En todas ellas, los escenarios o, si se quiere, los espacios de aprendizaje, son puramente digitales y se construyen atendiendo a las particularidades de cada medio: Reddit, Twitter, Podcasting, Blogs… En estas comunidades, se habla, discute, dialoga y se respetan las teorías de unos y otros. En definitiva, se conversa con pasión buscando el aprendizaje entre todos/as. Además, el consumo o visionado de la serie se vive como una experiencia. Se aprende viviendo y experimentando el debate y la discusión.

En definitiva, volvemos a la idea del comienzo: pasión por el conocimiento y aprendizaje colaborativo. Esto no es ninguna casualidad. Los entornos digitales están promoviendo una cultura de la participación en la que los intermediarios populares están generando y desarrollando nuevos espacios de aprendizaje en los que se produce motivación y engagement. No es casualidad que, como explica Javier Nó, decano de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Loyola Andalucía, una de las tendencias a corto plazo más importantes en la innovación en educación superior es precisamente “el aprendizaje colaborativo”.

También lo discutimos en un post anterior: da la oportunidad a los alumnos de construir una comunidad fan, crea experiencia usando redes sociales, gamificación, diseñando nuevos espacios de aprendizaje, etc… La pasión y el engagement son los ingredientes clave para fomentar la construcción de conocimiento de forma colectiva así que ¡no esperes más! Convierte la asignatura que estás impartiendo en Westeros y deja que tus alumnos vuelen solos en sus propios dragones.

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0
Javier Lozano Delmar

Javier Lozano Delmar

Profesor de Narrativa y Estética Audiovisual en el departamento de Comunicación y Educación de la Universidad Loyola Andalucía. Doctor en comunicación. Subdirector de Loyola Leadership School en el área de educación y comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *