Loyola Economic Outlook: mejoran las perspectivas económicas de España, pero con alto nivel de incertidumbre

perspectivas económica de españa

El pasado viernes 28 de junio publicamos el número de verano de nuestro boletín de coyuntura trimestral Loyola Economic Outlook (puedes consultar el informe completo en este enlace). En el mismo, constatábamos la tendencia a la ralentización económica que está caracterizando a la economía española en los últimos trimestres. No obstante, en este informe también destacábamos una mejora de las expectativas a corto y medio plazo.

Contexto internacional y europeo

La economía mundial crecerá de forma robusta en los próximos años. El FMI prevé un crecimiento del PIB mundial en torno a un 3,3% en el año 2019 y un 3,6% en 2020. No obstante, este crecimiento estará distribuido de forma desigual. Para nuestro análisis, conviene destacar la debilidad económica de la Eurozona, que viene explicada por el estancamiento de dos de las principales potencias: Alemania e Italia.

Este hecho no solo ha llevado al Banco Central Europeo a retrasar indefinidamente la subida del tipo de interés básico, actualmente en el 0,0%, sino que incluso comienza a hablarse de volver a situar los mismos en terreno negativo. Todo ello en un contexto en el que el euro ya comienza a depreciarse respecto al dólar y en el que la sombra de un Brexit sin acuerdo planea sobre la Eurozona, añadiendo un grado más de incertidumbre sobre su evolución a medio plazo.

En el contexto internacional, el informe LEO destaca especialmente los posibles efectos de las tensiones comerciales entre bloques sobre el crecimiento económico mundial. Si bien hasta hace pocos días hablábamos principalmente de los efectos colaterales que podía tener una eventual guerra comercial entre China y Estados Unidos en Europa, ahora parece que Trump ha decidido darse una tregua con China mientras amenaza con nuevos aranceles a la Unión Europea, lo cual sería un factor agravante de su delicada situación económica en caso de materializarse.

Economía española

El inicio del año 2019 fue bueno para la economía española. En efecto, el PIB trimestral creció un 0,7% en el primer trimestre del año de acuerdo a la Contabilidad Nacional del INE. Frente al 0,6% registrado en el último trimestre de 2018, este dato supone un repunte del crecimiento dentro de una tendencia de desaceleración, y viene explicado en gran parte por un efecto positivo del sector exterior.

Tal y como muestra el cuadro macroeconómico de España, se espera que el crecimiento del PIB en el segundo trimestre de 2019 se modere al 0,6%. Esta moderación del crecimiento viene reflejada en algunos de los indicadores para los que ya tenemos datos hasta junio, tales como el número de cotizantes a la Seguridad Social, que ha moderado su ritmo de crecimiento por debajo del 3% en los últimos meses, o los índices de Gestores de Compras (PMI, por sus siglas en inglés), que muestran una disminución de las expectativas de los agentes económicos, especialmente en la industria manufacturera. 

cuadro macroeconomico de espana
Fuente: Loyola Economic Outlook, verano 2019

Figura 1. Indicadores de actividad económica

cotizantes seguridad social
Fuente: Elaboración propia con datos de BDSICE, Ministerio de Economía.

En cualquier caso, las buenas noticias al inicio del año 2019 han originado una revisión al alza de nuestra previsión de crecimiento anual de PIB en 2019 hasta el 2,4% (frente al 2,2% de nuestro anterior número). En 2020, mantenemos nuestra previsión anterior de crecimiento anual del 2,0%. La inversión empresarial (FBCF) será el componente que más contribuirá a dicho crecimiento, en tanto que nuestras previsiones apuntan a que la misma se podría expandir un 3,8% en 2019 y un 3,3% en 2020.

crecimiento pib
Fuente: Loyola Economic Outlook (verano 2019).

Estos números, si bien confirman la tendencia a la desaceleración económica que registra en los últimos trimestres la economía española (en 2018 el crecimiento del PIB fue de 2,6%), siguen mostrando crecimientos moderados que no solo alejan el riesgo de recesión a corto y medio plazo, sino que además posiciona a España como motor de crecimiento de la Eurozona, para la que el FMI estima crecimientos del 1,3% y 1,5% en 2019 y 2020, respectivamente.

El mercado laboral seguirá creando empleo, aunque a un ritmo menor debido a la ralentización económica. Nuestras previsiones apuntan a un crecimiento del número de ocupados del 1,9% en 2019, y del 1,7% en 2020, año en el que se podrían alcanzar los niveles de empleo pre-crisis, en tanto que España podría superar los 20 millones de ocupados. No será así en el caso de la tasa de desempleo, debido al aumento de la población activa. La misma rondará el 13,8% en 2019 y el 12,7% en 2020.

mercado laboral espana
Fuente: Elaboración propia con datos de INE

La buena salud de la economía española presenta en cualquier caso algunos riesgos que podrían alterar el escenario base y, por tanto, modificar nuestras previsiones. En primer lugar, la debilidad económica de la Eurozona, nuestro principal socio comercial, puede terminar afectando a la economía española vía exportaciones. Este efecto podría ser aún mayor si agregamos las posibles consecuencias económicas que puede tener el desencadenamiento de una guerra comercial entre bloques.

A nivel nacional, además de la parálisis legislativa que impide acometer reformas, también podríamos mencionar la incertidumbre acerca de los sectores industrial y turístico. Con respecto al primero, el índice PMI manufactures, lleva varios meses concatenando valores por debajo de 50, umbral por debajo del cual se considera recesión. Es el caso del sector automovilístico, que registra tasas interanuales negativas desde el último trimestre de 2018. Respecto al sector turístico, aunque el gobierno espera nuevos records de turistas y pernoctaciones este año, los empresarios no descartan un verano a la baja por la mejora de la estabilidad en países del Mediterráneo competidores de España.

A modo de conclusión, podríamos decir que la economía española mejora sus perspectivas económicas para los próximos periodos, tanto de actividad económica como en materia de empleo, si bien existen numerosos factores en el entorno, tanto interno como externo, que añaden especial incertidumbre sobre su evolución a medio plazo.

Jesús Miguel Lasarte López

Jesús Miguel Lasarte López

Ayudante de investigación de Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía. Miembro del equipo investigador de Loyola Economic Outlook y el Barómetro Económico de Sevilla. Actualmente curso Programa de Ciencias de los Datos en Universidad Loyola Andalucía, realizando su tesis sobre modelización y previsión de economías regionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *