LEO-Otoño 2016 estima un crecimiento del 2,8% del PIB

Presentación de Loyola Economic Outlook Otoño 2016

Manuel Alejandro Cardenete, catedrático de Economía y vicerrector de la Escuela de Posgrado de la Universidad Loyola Andalucía, Manuel Ángel Martín López, presidente del Consejo Empresarial de Economía, Financiación y Fiscalidad de Pymes de la CEA, y  Laura Padilla, profesora del Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, han presentado la última edición de Loyola Economic Outlook Otoño 2016,

El nuevo informe económico, realizado por el Departamento de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, estima un crecimiento del 2,8 por ciento para 2016 en la comunidad andaluza, lo que se situaría por debajo de la previsión nacional en un 0,3 por ciento, mientras que la tasa de paro estaría en el 28,5 por ciento para la región mientras que, a nivel nacional, estaría en el 19,3 por ciento.

Previsiones económicas para Andalucía

Las previsiones del PIB andaluz muestran una tendencia parecida a la del nacional tanto en el tercer trimestre, con un crecimiento del 0,7 por ciento, como en el cuarto trimestre, con un crecimiento del 0,6 por ciento. Así, para 2017 el crecimiento previsto es de 2,1 por ciento.

En cuanto al mercado de trabajo, se prevé un incremento del desempleo en el tercer trimestre del 0,5 por ciento y una disminución del mismo del 2,5 por ciento en el cuarto trimestre, alcanzando la tasa de paro un nivel del 29,2 por ciento y 28,5 por ciento, respectivamente.

En lo que se refiere a IPC, se prevé una bajada de precios del 0,2 por ciento en el tercer trimestre y un ligero aumento del 0,1 por ciento en el cuarto trimestre, reflejando la evolución del dato de IPC anual un descenso en torno al 0,2 por ciento y un aumento del 0,1-0,2 en el año 2017.

Proyecciones económicas para España

Debido a la mejora económica experimentada en el primer y segundo trimestre del año, la previsión de crecimiento anual del PIB para el año 2016 es de un 3,1 por ciento. Por su parte, la previsión de crecimiento del PIB para el tercer trimestre es de un 0,8 por ciento y de un 0,7 por ciento para el cuarto trimestre. Por último, la previsión para el conjunto del año 2017 es del 2,4 por ciento.

En cuanto a la evolución de la tasa de desempleo, se prevé una disminución de la misma, del tres por ciento en el tercer trimestre y del 0,5 por ciento en cuatro trimestre, situándose la tasa de paro en el 19,4 por ciento y el 19,3 por ciento, respectivamente. Para 2017 esta tasa experimentaría una ligera disminución hasta el 18,5 por ciento.

En cuanto al IPC, la previsión apunta hacia una ligera bajada de precios en el tercer trimestre del 0,1 por ciento y un leve aumento del 0,1 por ciento en el cuatro trimestre. La variable consumo de los hogares sigue estando muy alineada con la evolución del PIB, con la cual la estimación de Loyola Andalucía para el tercer y el cuarto trimestre es de un aumento del 0,7 por ciento y del 0,6 por ciento, respectivamente, siendo del 3,2 por ciento para el conjunto del año 2016 y del dos por ciento para 2017.

Respecto a la inversión, se prevé un crecimiento de la misma que alcance el 1,4 por ciento en el tercer trimestre y el 1,2 por ciento en el cuarto trimestre. Con relación a esta misma variable, la previsión para el conjunto del año 2016 es de 3,9 por ciento y para 2017 de 3,5 por ciento.

Desde una perspectiva global, Loyola Andalucía ha apuntado que España entrará en un crecimiento átono, con tasas de desempleo altas, lo que es «algo negativo», que, además, podría llegar hasta 2020.

Entorno internacional

Loyola Economic Outolook Otoño 2016 señala la «gran incertidumbre» geopolítica internacional, que lleva a la economía mundial a encontrarse «lejos» de recuperar el pulso mostrado en los años anteriores al estallido de la crisis.

El comportamiento más reciente de la economía de Estados Unidos, con la revisión a la baja de su crecimiento y el aplazamiento de la normalización de tipos de la FED, junto a la materialización de riesgos en algunos países europeos -Gran Bretaña o España- son factores que pueden afectar a las expectativas de crecimiento de los países desarrollados en general y de las economías europeas en particular.

En el viejo continente se confirma que el Brexit va a tener una mayor impacto sobre la propia economía inglesa y una incidencia menor de la esperada en el resto de los países que integran la Unión Europea. No obstante, permanecen en el horizonte algunos riesgos e incertidumbres de carácter político y, a pesar de ello, el BCE mantiene los tipos en el cero por ciento y la duración de su plan de compra de activos.

En cuanto a economías de países emergentes, los indicadores reflejan un comportamiento algo más favorable, aunque persisten las fuentes de incertidumbre. Por un lado, el crecimiento de las economías asiáticas emergentes mantiene un buen tono. Por su parte, la economía de la India creció un 7,1 por ciento y la de Indonesia un 5,2 por ciento, tasas anuales que corresponden también al segundo trimestre de 2016.

En América Latina la situación económica se muestra más estable, con la excepción de Brasil. Por último, la economía rusa, sumida desde hace un año y medio en una profunda recesión, se contrajo un 0,6 por ciento anual en el segundo trimestre, después de haber caído un 1,2 por ciento en el primero.

Andalucía, líder en patentes

La profesora del Departamento de Economía, Laura Padilla, ha sido la encargada de presentar el monográfico sobre innovación en la empresa andaluza. Así, ha indicado que Andalucía ha liderado el ranking nacional de registro de patentes durante el primer semestre de 2016, con un total de 241 solicitudes, según datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM). Esto supone un incremento del 19,3 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Es la primera vez que Andalucía encabeza el ranking nacional en toda la serie histórica. Le siguen Madrid (238 solicitudes), y la Comunidad Valenciana (195 solicitudes). Esto señala una recuperación económica de Andalucía en materia de I+D aplicada.

Loyola Andalucía ha apuntado que, aunque el dato es positivo junto al gasto en I+D, son solo medidas parciales de la capacidad innovadora de una economía, porque no todas las patentes se acaban comercializando ni todo el gasto en I+D se acaba materializando en ideas que se comercialicen después.

 

Puedes consultar el informe Loyola Ecomic Outlook Otoño 2016 en el siguiente enlace.

Loyola Econ

Loyola Econ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *