Caso Volkswagen: la ética y los valores, un horizonte lejano

El caso Volkswagen no es aislado

Una investigación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha revelado que el mayor fabricante de vehículos del mundo, Volkswagen, instaló un software en sus vehículos con la intención da hacer trampas en los controles de los niveles de emisiones realizados sobre estos automóviles.

El software en cuestión identificaba cuando el vehículo estaba siendo sometido a pruebas. El programa activaba un dispositivo que modificaba los datos sobre la emisión de gases contaminantes, con lo cual el coche superaba el control, volviendo a desactivarse una vez finalizaba el test.

A partir de ahí, el uso de los automóviles afectados conllevaba emisiones contaminantes entre 10 y 40 veces superiores a los niveles legalmente permitidos. En todo el mundo están afectados unos once millones de vehículos diesel.

Han sido varias las declaraciones públicas de altos cargos de la empresa que, de manera insistente, han pedido disculpas e incluso han manifestando “sentirse abochornados” por el comportamiento deshonesto mostrado por la compañía con las administraciones públicas, con los ciudadanos y la sociedad en general, añadiendo alguno de ellos que “ese tipo de conducta iba totalmente en contra de los valores de la empresa”. Obviamente, hay que preguntarse, si iba en contra de los principios de Volkswagen, ¿por qué ha sucedido?

Responsabilidad Social Corporativa

Por desgracia, este affaire no es sino un ejemplo más (Enrom, Worldcom, Parmalat, Madoff, Bankia, Gescartera, Afinsa o Fórum Filatélico) de que la ética, los principios y los valores continúan siendo una asignatura pendiente en el ámbito de la economía y de las empresas, donde siguen primando, sobre todo, el fundamentalismo del mercado, las cuentas de resultados, los dividendos y los intereses de grupos de poder que pretenden perpetuarse a costa de lo que sea. El fin siempre justifica los medios.

En los últimos años han sido muchas las organizaciones y las empresas, incluido el propio consorcio automotriz Volkswagen, que desarrollaron políticas de Responsabilidad Social Corporativa, asumiendo códigos éticos para impedir malas prácticas relacionadas con el medio ambiente, las condiciones laborales de los trabajadores, la publicidad engañosa o la corrupción.

Ante la opinión pública lo han escenificado mediante la asunción explícita del contenido de decálogos de ética empresarial. No obstante, este y otros muchos casos nos llevan a preguntarnos, ¿para qué, de qué sirve? Los empresarios del engaño siguen ahí, dado que son muchos los escándalos que se destapan.

Se persiste en condicionar la salud de las personas, el cumplimiento de las leyes, la conservación del medio ambiente y los límites de la lógica al beneficio empresarial y personal. Por ello, el déficit de ética y de valores en los negocios y en el proceso de la globalización contemporánea continúa siendo más que notable y evidente.

Fraude Volkswagen no es un caso aislado

Caso Volkswagen sobre el fraude de emisiones en los vehiculos

Además, este fraude del grupo Volkswagen ha sido posible gracias a la connivencia de los gobiernos europeos con la poderosa industria del automóvil.

Desde hace algunos años, los expertos vienen denunciando que las normativas europeas (Euro 5 y Euro 6) que establecen los límites aceptables para las emisiones de gases de combustión de los vehículos nuevos vendidos en los Estados Miembros de la Unión Europea, no son muy fiables, dado que los test se realizan en bancada (laboratorio) y no en carretera.

Además, se permiten trucos “legales” para reducir aún más las emisiones y los consumos teóricos sobre los reales.

En definitiva, en Europa no conocemos con exactitud las emisiones de gases de combustión de muchos de los coches que circulan en el continente. ¿Por qué? Pues por varios motivos. Porque nadie ha puesto el suficiente celo a la hora de establecer controles efectivos al respecto en este sector, porque la industria del automóvil es la más poderosa del continente, destacando en particular la alemana, y porque no es cuestión de imponer exigencias estrictas dado lo mucho que hay en juego.

A pesar de que algunos gobiernos han reclamado que se depuren responsabilidades, sin embargo, todos los ministros de Industria de la UE han cerrado filas con Volkswagen y con Alemania.

Como ya se ha comentado, el fraude de Volkswagen no es un caso aislado. Es uno más que estalla sin que autoridad alguna lo detecte y lo ataje a tiempo. ¿Se trata de la punta del iceberg?

Algunos responsables políticos se han escandalizado ante otro caso más. Nada nuevo. Que no nos engañen, ha pasado y seguirá sucediendo mientras no haya una ética verdadera y unos principios que operen transversalmente en la política y en la economía. Por desgracia, ese es todavía un horizonte lejano y esta historia se volverá a repetir. Hasta la próxima.

Luis Amador

Luis Amador

Profesor titular del Departamento de Economía. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), es Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Córdoba. Procede de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ETEA) donde lleva impartiendo clases en asignaturas vinculadas al área de economía desde 1988. Ha sido Secretario del Departamento de Economía, Ciencias Jurídicas y Sociología (Facultad de CC. EE. y Empresariales-ETEA) y Coordinador del Programa de Doctorado “Planificación, Dirección y Entorno Económico-Social de la Empresa (Universidad de Córdoba). Investigador en temas relacionados con el turismo y el desarrollo sostenible. Desde su creación (año 2000) es miembro del Observatorio de Sostenibilidad de la Provincia de Córdoba, órgano promovido por la Diputación de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *